Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA CONTABILIDAD: EN EL MUNICIPIO HERRAMIENTA GERENCIAL

Son muchas las teorías sobre la administración; algunas de las cuales pasan por Taylor y Fayol y les toma tiempo diseñar grupos laborales, equipos de trabajo, círculos de calidad ,de alto rendimiento entre otras, y desarrollar diferentes alternativas para resolver algunos problemas de cumplimiento, calidad, empoderamiento, compromiso y control, todo para obtener los mejores resultados en términos de unos objetivos propuestos.

Son muchas las teorías sobre la administración; algunas de las cuales pasan por Taylor y Fayol y les toma tiempo diseñar grupos laborales, equipos de trabajo, círculos de calidad ,de alto rendimiento entre otras, y desarrollar diferentes alternativas para resolver algunos problemas de cumplimiento, calidad, empoderamiento, compromiso y control, todo para obtener los mejores resultados en términos de unos objetivos propuestos.

La administración en un municipio no se aparta de estos modelos, porque debe orientar su quehacer a satisfacer las necesidades y servicios locales de la población. La propia Constitución determinó que el municipio tiene a su cargo la prestación de los servicios públicos de primer nivel, y la conformación de infraestructura básica que garantice el desarrollo económico y social de su territorio. Para ello gozan de autonomía para la gestión de sus intereses, dentro de unos límites establecidos por la propia Constitución.

El Alcalde como gerente público, generador de desarrollo en el municipio debe administrar eficiente y transparentemente sus recursos, ejecutando las inversiones y aplicando las estrategias más convenientes para cumplir los objetivos trazados en el plan de desarrollo. La consecución de los recursos y la administración de los mismos no es posible sin una herramienta como la contabilidad, que integrada a otros elementos como la planeación, el presupuesto, la gestión, el control y la medición de resultados, dan cuenta a los ciudadanos de la buena o mala tarea de la administración.

La contabilidad, no sólo es una obligación legal, es un sistema que por sus características y condiciones debe garantizar niveles adecuados de confianza en la información que produce. Con base en los datos contables el Alcalde puede definir prioridades en su administración, igualmente puede ejercer autocontrol retroalimentando los procesos ejecutados por su gobierno y puede medir y evaluar los resultados de su propia gestión.

De esta forma, la contabilidad en el municipio es base para el ejercicio del control interno y la rendición de cuentas apoyando así la gobernabilidad, también para la evaluación de la gestión en ejercicio del control fiscal a cargo de las contralorías. A través de la contabilidad los alcaldes pueden identificar los activos improductivos, las obligaciones inmediatas, las necesidades de recursos, las posibilidades de financiamiento y la estructura del patrimonio municipal.

En los municipios llevar contabilidad paga, porque con base en la contabilidad pública que registra la ejecución presupuestal, se calculan el ahorro operacional y los ingresos corrientes, con el fin de establecer la capacidad de pago del municipio, según lo establece el artículo séptimo de la Ley 358 de 1997.

De igual forma cuando el municipio cuenta con estados financieros razonables, presupuestos y notas explicativas que acrediten su capacidad de pago, podrá acceder a los créditos que las entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria ofrecen a las entidades territoriales, según lo establece el artículo 47 de la Ley 510 de 1999.

Un municipio que se acoge a la Ley 550 de 1999, de reestructuración, para asegurar su función social, necesita de la contabilidad para obtener la relación de acreedores y el inventario de acreencias que se requieren para llevar a cabo la respectiva negociación.

De igual forma, el municipio que cumple con las obligaciones en materia de contabilidad pública, recibe los apoyos en recursos financieros y garantías de la Nación a que se refiere el artículo 80 de la ley 617 de 2000.

Si el municipio, distrito o el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, entrega información confiable y oportuna a la Contaduría General de la Nación - CGN, participa en la distribución de los recursos de propósito general del Sistema General de Participaciones SGP, como premio a su eficiencia fiscal y administrativa, según lo establece el artículo 79 de la ley 715 de 2001.

Al cumplir la exigencia de adoptar el Sistema Nacional de Contabilidad Pública, al aplicar las normas expedidas por la CGN y llevar en debida forma los libros de registro de la ejecución presupuestal de ingresos y gastos y los de la contabilidad financiera, evita incurrir engravísimacontemplada en Código Disciplinario Unico (Ley 734 de 2002) como causal de destitución.

Contribuye al ejercicio del control fiscal y al cumplimiento de las obligaciones en materia de información financiera para los órganos de control y la evaluación de la gestión, de conformidad con lo establecido en la Ley 87 de 1993 y demás normas relacionadas con la materia.

El Alcalde a través de la contabilidad, posibilita el acceso de los ciudadanos a la información financiera, económica y social del municipio, apoyando así los procesos democráticos de participación ciudadana y brindando confianza en la gestión adelantada por su administración.

Por estas razones y por muchas otras, llevar contabilidad en un municipio paga!.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
1 de marzo de 2004
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: