Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS VIDEOS QUE ALBOROTARON A MELGAR

Nadie en el pueblo sabe exactamente cuándo ni cómo. Lo cierto es que en pocos días la mayoría de los habitantes de Melgar -uno de los parajes turísticos más apetecidos por los bogotanos- no eran ajenos a varios videos pornográficos que comprometían a mujeres de ese municipio tolimense y de la vecina Girardot.

Los discos compactos con las imágenes se han regado por toda la ciudad y han desatado un alboroto tal que hasta el procurador provincial, Pedro Miranda, tomó los micrófonos de una emisora local para advertirles a los habitantes que quien copiara o vendiera ese material estaría atentando contra la honra, la intimidad y el buen nombre de las personas que allí aparecen.

El hecho se ha convertido en una especie de leyenda urbana, a la que desde la vendedora de fritos del parque y el taxista hasta el más encopetado funcionario van adobando con nuevos detalles. Sus protagonistas - actrices conocidas por los lugareños y extranjeros que, según versiones, prestan sus servicios a programas de fumigación en la base de Tolemaida- no dejan de ser un plato suculento para el chisme pueblerino.

Son entre 7 y 12 películas -este diario conoció 3- y se consiguen hoy en tiendas locales a un precio que varía entre 5 y 15 mil pesos. Algunas, según se ve, fueron grabadas en famosas casaquintas del poblado.

Los videos no tienen nada que envidiarlesáa las producciones de expertos delá porno. Las jóvenes, de 19 a 21 años, aparecen en escenas sexuales explícitas. Una de ellas, trigueña, de pelo negro, es abrazada por un extranjero musculoso, con un corte de pelo militar y un tatuaje en uno de sus brazos. Este, en inglés, le pide que se presente y ella dice: Hello, me llamo Gloria* y tengo 19 años .

Otra, de pelo castaño claro y quien viste solo tacones, aparece con un extranjero de piel negra. Hola, me llamo Marina* y tengo 21 años , se le oye decir.

Esta creo que trabaja en un supermercado y la otra dicen que fue empleada de la base militar de Melgar , dijo a este diario un oficial que trabaja en la zona y conoce los videos.

En el pueblo, algunas personas aseguran que los hombres son técnicos y mecánicos adscritos a una empresa contratista, que realiza labores de fumigación para el Plan Colombia.

EL TIEMPO consultó al respecto con la Embajada en Bogotá y negaron tener conocimiento del asunto. No tenemos información de que sean estadounidenses ni de que tengan conexión con la embajada de Estados Unidos , dijo un vocero autorizado que solicitó copias de los videos para las confirmaciones de rigor.

La empresa contratista, por su parte, señaló que solo se podía pronunciar el jefe de la misma y que estaba fuera del país.

De dónde salieron? Pero si existe misterio alrededor de los extranjeros, las versiones que se tejen en Melgar sobre cómo aparecieron y se distribuyeron los videos también tienen su toque de suspenso.

Parece que a una de las niñas le prometieron dinero y no le pagaron. Entonces ella fue a la Fiscalía y puso un denuncio , aseguró la propietaria de un negocio a dos cuadras de la plaza, que prefiere no mencionar su nombre. Me contaron que la Fiscalía allanó una de las quintas y cogió los videos. De la Fiscalía alguien los sacó y los empezaron a quemar (copiar) , agrega.

Carlos*, un técnico en radio y televisión, tiene otra explicación. Según él, una de las mujeres habría denunciado ante las autoridades que la obligaron a participar de la grabación y que incluso la habrían golpeado. Llamaron a declarar a los gringos. Ellos llevaron los videos y ahí se ve patente que las muchachas lo hicieron por su propia voluntad , relata.

Y hay quienes afirman que los videos los distribuyó uno de los extranjeros, despechado porque una de las chicas lo rechazó y otros que le han puesto un ingrediente de muerte diciendo que una de las protagonistas murió por el abuso en una de las orgías.

No hay denuncias EL TIEMPO fue hasta los juzgados de Melgar, donde funcionarios afirmaron que si bien saben del alboroto, nunca han conocido de tutelas sobre el caso.

Autoridades como el procurador de Melgar, Pedro Miranda, tampoco han recibido quejas por los videos, pero como casi todo el pueblo sabe de su existencia.

La única acción que tomé fue hablar por una emisora local y les advertí a los habitantes que realizar copias, vender o distribuir ese material, en el que se dice aparecen personas de Melgar, es atentar contra la honra, la intimidad y el buen nombre de esas personas , puntualiza Miranda.

En la Fiscalía tampoco se registran denuncias. Eduardo Jaramillo Bolaños, fiscal seccional, y Octavio Andrés Hennessey García, fiscal local, enviaron un informe a la oficina de prensa de la Fiscalía General en Bogotá.

Me permito informarle que en estas unidades no reposa denuncio alguno, informe o igualmente tampoco se ha llevado a cabo diligencia de allanamiento, registro voluntario o incautación de dicho material fílmico ni de punible contra la libertad y el pudor sexual , dice una aparte del reporte.

Según el informe de los fiscales de Melgar, existe un comentario generalizado en esta población de la existencia de dichos videos que son negociados en vía pública y que efectivamente contienen escenas pornográficas de relaciones de parejas con mujeres adultas .

El caso, que no ha llegado a los estrados y despachos judiciales, sí logró colarse en los sermones de los sacerdotes s sus feligreses.

Saúl Spek, párroco de la iglesia San Francisco de Asís, situada en el parque principal de Melgar, aseguró que ha escuchado el rumor de los videos, pero que a él cómo sacerdote le quedaría muy mal ponerse a verlos.

Aseguró que, por lo que le han contado algunas personas, en las películas se evidencia que quienes participaron fueron libre y voluntariamente y al parecer les daban dólares por hacerlo .

Y aunque dice que no ha mencionado directamente el caso de los videos, sí ha reforzado en sus homilías los consejos a los padres.

Les he dicho tres cosas: primero, que les falta amarrarse los pantalones con sus hijos; segundo, que se les olvidó que la mujeres tiene una función social: la familia; y tercero, que el hombre llega hasta donde la mujer le permite .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
30 de agosto de 2004
Autor
Redacción Justicia

Publicidad

Paute aqu�