Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ESCUELA PÚBLICA, EN PROBLEMAS

Altos índices de deserción, edificios en ruinas, maestros mal entrenados, huelgas docentes crónicas: las escuelas públicas de América Latina comparten penurias en la carrera cuesta arriba por sacar del analfabetismo y la ignorancia a millones de niños del continente. Ver gráfica (Analfabetismo en países de Latinoamérica).

Altos índices de deserción, edificios en ruinas, maestros mal entrenados, huelgas docentes crónicas: las escuelas públicas de América Latina comparten penurias en la carrera cuesta arriba por sacar del analfabetismo y la ignorancia a millones de niños del continente. Ver gráfica (Analfabetismo en países de Latinoamérica).

Con el año escolar 2004 en marcha en casi todos los países de la región, los niños volvieron a clases para encontrar más de lo mismo, como en Brasil, donde en algunos municipios funcionan escuelas primarias en las propias casas de las maestras, que imparten clases para chicos de varias edades sin orientación pedagógica.

Ese país tiene 24 millones de personas analfabetas (16 por ciento de la población), en tanto apenas 5,8 millones (6,8 por ciento) terminaron sus estudios superiores. La falta de inversiones en educación y los sueldos bajos hacen poco por elevar esas cifras, y existe un gran problema de evasión escolar de los alumnos más pobres, que a menudo repiten grado.

El caso de México, donde la tasa de analfabetismo es de 10,9 por ciento en los mayores de cinco años, subraya una dificultad que resuena en otras partes de América: mientras la ley ordena que la educación sea gratuita y obligatoria, la realidad marca que los grupos más pobres queden irremisiblemente al margen del saber.

Así lo indica un informe de Naciones Unidas, que señala la falta de equidad como el mayor problema educativo del país.

En Argentina la educación está en crisis desde hace varias décadas, pero este declive se acentuó en los años noventa, sobre todo en las escuelas que dependen del Estado. Los maestros están mal pagos y en ocho provincias el comienzo de clases estuvo signado por conflictos en reclamo de mejoras salariales.

Una reforma educativa en esa misma década del 90 no fue precisamente eficaz: según distintos informes, los egresados de primaria no entienden lo que leen y los de secundaria se transforman en una legión de fracasados a la hora de rendir exámenes de acceso a la universidad.

Otro país que intenta una reforma es Chile, que impulsa la ampliación de la jornada escolar de parcial a completa. La reforma supone entre 200 y 250 horas más de clase y la puesta al día de todos los programas de estudio, con acento en la enseñanza de inglés y de informática.

El aumento de horas de clase, de lecciones de idiomas y cursos de computación se empantana en un hecho alarmante: la escasa calidad de la enseñanza. Un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) indica que el principal problema de la educación chilena es la calidad, relativamente baja comparada con estándares internacionales.

También en Perú se confía en las computadoras como la panacea de los males educativos, a través del programa Huascarán, que consiste en dotar de estas máquinas a las escuelas de las zonas pobres del país para que los niños menos favorecidos accedan a Internet.

Mientras se adapta la educación a la era informática, algunos de estos menores ni siquiera tienen sillas y demás mobiliario de mínima necesidad: los chicos de barrios marginales siguen las clases sentados sobre ladrillos.

Idéntica situación se produce en Paraguay, donde las computadoras enviadas por el Gobierno conviven con bajos sueldos docentes, infraestructura inadecuada, falta de capacitación del personal y escasez de materiales didácticos.

Y en Ecuador, el Ministerio de Educación y Cultura dice que las escuelas se están acercando al mundo de la informática, cuando son muchos los establecimientos de educación pública sin agua ni electricidad.

La tasa de analfabetismo en Uruguay es relativamente baja (3,21 por ciento), aunque la deserción escolar y los índices de repetición son la preocupación del momento, además del hecho nada desdeñable de haber perdido la mitad del personal no docente en los últimos diez años.

En Costa Rica y Honduras ralean la tiza, los borradores y el papel, cuando no las mismas aulas y pupitres. No extraña entonces que la tasa de analfabetismo en este último país sea de 27 por ciento.

***.

Deficiencias comunes.

Colombia reúne varias deficiencias comunes al continente, a lo que se suma la agudización del conflicto que deja cerca de un millón de desplazados anualmente, entre ellos unos 200.000 niños y jóvenes de cinco a 17 años.

Las reformas educativas de los noventa no han tenido el impacto ni el efecto que se esperaba.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
20 de abril de 2004
Autor
AFP

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: