Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SOS POR VÍA BUCARAMANGA-CÚCUTA

Desde hace más de un año entre El Picacho y el Alto de Pamplona la carretera es una trocha, aunque Invías diga lo contrario. Antes gastábamos 5 horas y ahora son 6 horas de viaje , asegura el conductor de una buseta de Contranal, Carlos Plata, de 48 años, de los cuales lleva 22 manejando entre Bucaramanga y Cúcuta.

Desde hace más de un año entre El Picacho y el Alto de Pamplona la carretera es una trocha, aunque Invías diga lo contrario. Antes gastábamos 5 horas y ahora son 6 horas de viaje , asegura el conductor de una buseta de Contranal, Carlos Plata, de 48 años, de los cuales lleva 22 manejando entre Bucaramanga y Cúcuta.

Los innumerables huecos, baches y derrumbes de la bancada a lo largo de los 194 kilómetros de la carretera, principal conexión para el comercio entre Colombia y Venezuela, obligó a gremios, transportadores y a la clase política de Santander y Norte de Santander a lanzar un SOS para recuperar la vía.

Por ejemplo, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), en Norte de Santander, Luis Carlos Galán, y voceros de la Federación Nacional de Transportadores de ese departamento solicitarán mañana al Ministerio de Transporte y al Instituto Nacional de Vías (Invías) que se establezcan las responsabilidades en el manejo de la carretera.

Por esa vía circulan buses de las empresas Bolivariano, Berlinas, Brasilia, Omega, Motilones, Cotranal, Cotaxi, Trasan, Cootransunidos, Extra Rápido Los Motilones, Copetrán y decenas de carros piratas. Cada empresa hace un promedio de 20 recorridos diarios y el costo del pasaje es de 25 mil pesos.

Mientras Plata, que en cada viaje transporta hasta once pasajeros en un vehículo tipo vans, dice que la carretera se ha venido a menos en los últimos tres años, el Invías explica que desde el año pasado se llevan a cabo obras de mantenimiento por 3.131 millones de pesos para garantizar el rodamiento anualmente de 744.000 vehículos de todo tipo.

Sin embargo, el senador nortesantandereano Juan Fernando Cristo asegura que esta inversión es mínima y que se necesitan por lo menos 12.000 millones de pesos más para hacer el mantenimiento de la vía y no poder en riesgo a quienes la transitan como tampoco las mercancías que se transportan.

El problema es más sensible para los nortesantandereanos que tienen en esta carretera la principal vía para comunicarse con el interior del país. Uno de los sectores más afectados está ubicado entre el corregimiento La Laguna, del municipio de Silos hasta el punto conocido como Alto de Pamplona, en un tramo de casi 30 kilómetros de carretera.

En lo que corresponde a Santander, uno de los tramos que registra más problemas es el kilómetro 4 a la salida de Bucaramanga, donde una parte de la banca se fue al abismo hace dos meses y aún no ha sido reparada.

A lo anterior se suman los enormes huecos y el hundimiento del pavimento entre el corregimiento Berlín que hace parte del municipio de Tona, lugar turístico conocido por los cultivos de cebolla, trucha y las cabañas de Los Frailejones, hasta el sitio Cuestaboba, límites con Norte de Santander, a 128 kilómetros de Cúcuta.

La situación es preocupante, asegura un vocero de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), al señalar que la carretera es tan mala que los camioneros que les llevan sus productos de Bucaramanga a Cúcuta tienen que manejar muy despacio para llegar con huevos y aves en buen estado. Esto los ha hecho emplear en el viaje no menos de 12 horas, tres más de lo usual.

Este es uno de los renglones más susceptible al estado de la vía, pues no más el mes pasado por esa carretera despacharon desde Bucaramanga a la capital nortesantandereana 2i 374.560 huevos, 245 mil pollitos comerciales y 99.100 pollitas reproductoras.

El presidente de la Federación Colombiana de Transportadores de Norte de Santander, Leonardo Méndez, dijo que no entiende el por qué del deterioro de la carretera, si a lo largo de ella hay dos peajes hace varios años, uno en El Picacho (Santander) y el de Los Acacios (Norte de Santander).

Los directores del Invías en Santander, Sonia González, y en Norte de Santander, José Daniel Aldana, se defienden y dicen que aunque aún no tienen el consolidado del recaudo del año pasado por los dos peajes, esos recursos son empleados en la reparación de la vía.

Pero la incredulidad frente a la gestión del Invías es compartida por conductores que a diario se ganan la vida rodando por esta carretera. Fernando Vera Cano, de 45 años, y que conduce taxis de Contranal hace 15 años, aseguró: Fuera de los huecos que dañan los carros, toca pagar esos dos peajes .

El congresista santandereano Alirio Villamizar dijo que el Ministerio de Transporte debe ponerse al frente de la situación: La vía aumenta los costos de transporte y baja los salarios de los trabajadores santandereanos .

En este sentido también se pronunció el diputado nortesantandereano Francisco Bermont: La carretera es la única salida que tiene la mercancía del interior y del oriente del país a Venezuela y ese país es nuestro segundo comprador después de Estados Unidos. Tenemos que hacer que la recuperen .

El auge del contrabando.

La carretera Bucaramanga-Cúcuta no es solo ruta de conductores que hacen malabares para esquivar huecos, también es paso de contrabandistas de gasolina que entra a Colombia por Venezuela.

Mientras las autoridades aseguran que han aumentado los operativos para evitar el contrabando de gasolina, Farid Jones, director ejecutivo de la Federación Nacional de Distribuidores Minoristas de Derivados del Petróleo (Fendipetróleos) seccional Santander, dijo que por esa vía ingresan a Bucaramanga 90 mil galones de gasolina de contrabando diariamente. Esto le genera pérdidas de 60 millones de pesos diarios a cada una de las 55 bombas de servicio de la capital santandereana y a su área metropolitana , aseguró Jones.

En un operativo contra los contrabandistas que hizo la Policía de Santander el pasado 25 de febrero, en Berlín, ubicado en el kilómetro 54 saliendo desde Bucaramanga, se incautaron 2.380 galones de gasolina de procedencia venezolana, almacenados en 476 pimpinas de cinco galones cada una, de las cuales 237 fueron halladas en ventas clandestinas, andenes y vehículos.

Los contrabandistas logran entrar el combustible a pesar de los operativos que la Policía y el Ejército llevan a cabo en los peajes, en el sitio La Laguna y en Berlín. En el corregimiento de Berlín y la vereda Ranchadero del municipio de Silos, los expendios de gasolina ilegal están a la orilla de la vía.

Opción paralizada.

La iniciativa de construir la vía Bucaramanga-Cúcuta, de unos 160 kilómetros, por el Alto del Escorial, que dejaría a las dos ciudades a menos de tres horas, está paralizada desde hace 8 años por la presión de la guerrilla y los pocos recursos asignados a la obra.

Según el gobernador de Santander, Hugo Aguilar Naranjo, este proyecto vial que tendría un costo aproximado de 40 mil millones de pesos y permitiría a Antioquia, Santander y Norte de Santander conectarse con el Atlántico a través de Maracaibo (Venezuela), no fue contemplado por el presidente Alvaro Uribe Vélez en su Plan de Gobierno.

De esa vía solo fueron construidos 13 kilómetros entre los municipios de El Zulia y Santiago, en Norte de Santander.

FOTOS.

- Cerca de tres metros de carril se fueron al abismo hace dos meses, en el kilómetro 4, a la salida de Bucaramanga, poniendo en riesgo a los conductores que transitan por allí diariamente.

- Invías contrató trabajos de reparcheo y pavimentación, que tienen un costo de 3.131 millones de pesos, para el mejoramiento de los puntos más críticos de la carretera Bucaramanga-Cúcuta.

- Entre el sitio La Laguna y el Alto de Pamplona, el tránsito vehicular ha sido restringido en algunos puntos, mientras un contratista de Invías realiza obras de reparcheo.

Fotos: Edgar Vargas

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
7 de marzo de 2004
Autor
MARY MONSALVE Especial para El Tiempo

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad