Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ARROZ Y PESCADO, TODO EN UNO

La experiencia de más de 20 años de Alvaro Urquijo como arrocero no lo hizo dudar a la hora de cultivar peces dentro de sus arrozales. Ya había probado como piscicultor y esta curiosa combinación podría convertirlo en el primer rizipiscicultor del país.

La experiencia de más de 20 años de Alvaro Urquijo como arrocero no lo hizo dudar a la hora de cultivar peces dentro de sus arrozales. Ya había probado como piscicultor y esta curiosa combinación podría convertirlo en el primer rizipiscicultor del país.

Hoy lo es, pues a ojo cerrado decidió poner en práctica al mismo tiempo y en el mismo lote los dos negocios de los que ha vivido en esta zona cordobesa, límite con Antioquia.

"Es un sistema agrícola y pecuario que impide el uso de fertilizantes y plaguicidas químicos y reduce el de la maquinaria agrícola y se considera semi intensivo por el uso racional que se da a las aguas y a los suelos", explicó el ingeniero agrónomo Rafael Pérez, asistente técnico de Fedearroz, uno de los impulsores del proyecto en esta zona del país.

Un paquete tecnológico sobre este sistema de producción se está perfeccionando en la finca de Alvaro Urquijo, que se espera tener listo para mediados del presente año, luego de obtenerse un detallado análisis económico y su viabilidad para ponerlo a funcionar en otras regiones arroceras del país.

Sin embargo, es de destacar que otros proyectos similares se están desarrollando en el Norte de Santander, en los municipios arroceros abastecidos por el Distrito de Riego del Zulia.

Así se hace Rizipiscicultura.

Simultáneamente, se hace un semillero con la variedad de arroz que se quiera sembrar y un reservorio de aguas con una profundidad de 80 centímetros, para el que se destina el cinco por ciento del área arrocera que se va a sembrar; si se trata de una hectárea, dicho estanque tendrá 500 metros cuadrados.

Mientras germinan las semillas, se colocan en el estanque alevinos de ocho días de nacidos de las especies escogidas, en este caso, cachama, tilapia, carpa y bocachico.

Cuando el arroz tiene de entre 20 a 25 días de germinado, se trasplanta hacia su sitio definitivo, lotes que previamente han sido fertilizados. Una vez hecha esta labor, se inicia la dinámica entre el cultivo y los peces, que comienzan a circular por los diferentes canales que inundan los lotes.

En este viaje por el arrozal, los peces buscan su comida, la misma que pueden encontrar en su estado natural, como malezas, algas e insectos.

Una vez el cultivo del arroz está listo para la cosecha, 110 días después de trasplantado, se desinundan los lotes, lo que obliga a los peces a retornar al reservorio de donde partieron.

Allí los peces llegan pesando de entre 250 a 300 gramos en el caso de las cachamas donde pueden estar un tiempo más hasta que lleguen al peso que requiere el mercado.

Si se ha sembrado una variedad de arroz que da soca es decir, una segunda cosecha, se reinicia la dinámica descrita luego de recolectado el arroz.

Por otra parte, como dentro del cultivo hay seres vivos, se hace imposible el uso de plaguicidas para el control de los insectos y las enfermedades, por lo que se utilizan controladores biológicos como Trichoderma, para el manejo de la enfermedad conocida como Rizoctonia y hongos como Beauveria, Metharrizium y el parasitoide Trichogramma, para el control de la plaga conocida como diatrea o barrenador del tallo.

Al final, en las cuentas del proceso productivo, Urquijo cosechó 20 toneladas de arroz y tres de pescado durante su ciclo de cultivo del 2003.

Algunas recomendaciones.

Si en su finca quiere poner en práctica este modelo productivo, es necesario tener en cuenta:.

* Disponer de tierras arcillosas, y de alta retención de humedad.

* Rotar el cultivo de arroz con alguno que ofrezca otros nutrientes a los suelos, tal como el frijol, que fija nitrógeno del aire.

* Escoger especies de peces procedentes de estaciones piscícolas que garanticen la calidad del producto.

* Escoger variedades de arroz certificadas, de alta producción, resistentes al volcamiento y que den soca.

* Contar con asistencia técnica, en este caso, directamente con Fedearroz, gremio que respalda y financia la investigación de este proyecto productivo.

* Utilizar mano de obra para el control de malezas, pues queda vedado el uso de herbicidas, ya que afectan a la población piscícola.

* Combinar otras prácticas para el manejo integrado de plagas, como los plásticos de colores untados con aceite vegetal y las antorchas; en el primer caso, los insectos atraídos por el color quedan pegados al plástico, mientras que las antorchas llaman la atención de otras plagas y resultan incineradas.

Foto.

A la hora de la cosecha, Urquijo recolecta arroz y peces y, a su vez, genera mano de obra, ya que la mayoría de las labores del cultivo deben hacerse de forma manual.

Juan Carlos Domínguez

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
31 de enero de 2004
Autor
Juan Carlos Domínguez Redactor de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: