Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL PLAN MUISCA DE LA DIAN

Un paso correcto en el camino de resolver los innumerables problemas del sistema tributario colombiano es la próxima implantación anunciada por la Dian de un sistema informático de control a los contribuyentes, que ha sido empleado con éxito en otras partes del mundo.

Un paso correcto en el camino de resolver los innumerables problemas del sistema tributario colombiano es la próxima implantación anunciada por la Dian de un sistema informático de control a los contribuyentes, que ha sido empleado con éxito en otras partes del mundo.

El programa Muisca nombre que parece escogido para aludir a la malicia indígena de los colombianos para eludir el pago de impuestos- tiene como fin vigilar con lupa el patrimonio y los ingresos de por lo menos 20 millones de ciudadanos y, de esa manera, descubrir a los evasores. El control se ejercerá mediante una moderna central de información que cruzará los datos suministrados por diversas fuentes, como la banca, el comercio, las notarías, las bolsas y las secretarías de Tránsito, sobre todas las operaciones superiores a cinco millones de pesos que realicen las personas naturales o jurídicas en el país.

Mediante este cruce de información, las autoridades tributarias no sólo podrán verificar la veracidad de los datos suministrados por los contribuyentes que cumplen con el deber de declarar sus ingresos, sino también identificar a aquellos que, estando obligados a hacerlo por el volumen de propiedades, operaciones o créditos que manejan, esquivan esa obligación e incumplen, en consecuencia, el pago que les corresponde como parte de la sociedad.

El programa anunciado por la Dian es el resultado de una alianza con la Agencia Tributaria de España, que ha aplicado con éxito estos controles. Una experiencia que, traducida en cifras, resulta realmente espectacular, pues la base de contribuyentes españoles pasó en las últimas dos décadas, gracias a aquel sistema, de 400.000 a 14 millones de personas.

El director de la Dian, Mario Aranguren, pronostica que, gracias al Muisca , en los próximos dos años la base de contribuyentes colombianos aumentará de 435.000 a 2 millones de personas y el volumen de la evasión, que hoy llega al 30 por ciento de los recaudos, se reducirá a un 20 por ciento. Esto significaría un incremento en la recaudación de impuestos nacionales, solamente en el primer año, de 500 mil millones de pesos.

Lo más sobresaliente de esta iniciativa es que, por primera vez en mucho tiempo, el fisco no se limitará a exigir el pago de los impuestos a los mismos contribuyentes que han cargado tradicionalmente con el peso tributario. Es bueno saber que en lugar de seguir hostigando a quienes cumplen la ley, mediante normas cada día más drásticas y procedimientos cada vez más engorrosos, se pondrá ahora el énfasis en perseguir a quienes ocultan bienes e ingresos, eluden su obligación de tributar y perjudican, de esa manera, al conjunto social del cual derivan beneficios y riqueza.

Este solo hecho, el de abrir la posibilidad de que aquellos que nunca han compartido la carga social empiecen a ser obligados a ello, podría repercutir no sólo en el aumento automático de los ingresos del Estado, sino en algo no menos importante: en el cambio de actitud de los contribuyentes, cuya resistencia a pagar impuestos se debe, en no pequeña medida, a la inequidad que ha prevalecido en esta materia.

Claro está que para poner orden y equidad en el sistema tributario de este país harán falta muchas cosas más que el programa de control anunciado por la Dian. Para comenzar, no bastan las políticas represivas para hacer más eficaz aquel sistema. También hay que crear estímulos que hagan atractivo para el contribuyente informar al Estado. Y es urgente impulsar la reforma tributaria estructural tantas veces mencionada, sobre todo en los meses recientes, para eliminar privilegios, exenciones injustificadas y otras arandelas que plagan la actual legislación tributaria. Porque la regla de oro, en este como en otros aspectos claves de la vida social, es que se garantice un tratamiento equitativo a todos los ciudadanos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
2 de febrero de 2004
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: