Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

SICARIOS COLOMBIANOS AZOTAN ESMERALDAS

En un basurero de la ciudad de Esmeraldas (472 km al noroeste de Quito y a solo dos horas de Tumaco), el 16 de enero del 2004 fue encontrado el cadáver del colombiano Remberto de Jesús Cuero Ureta, con 20 balazos, y, sobre él, un cartel: Me mataron por asesino y ladrón . Habría sido una muerte más en la caliente zona, pero fue el inicio de una cadena de asesinatos atribuido a un grupo de limpieza delictiva .

En un basurero de la ciudad de Esmeraldas (472 km al noroeste de Quito y a solo dos horas de Tumaco), el 16 de enero del 2004 fue encontrado el cadáver del colombiano Remberto de Jesús Cuero Ureta, con 20 balazos, y, sobre él, un cartel: "Me mataron por asesino y ladrón". Habría sido una muerte más en la caliente zona, pero fue el inicio de una cadena de asesinatos atribuido a un grupo de limpieza delictiva .

Tres días después, en el barrio El Arenal, el cadáver de otro colombiano, Tito Elías Montaño López, fue hallado con tres impactos de proyectil y varios cortes en la cabeza. En lo que va del año, 11 asesinatos, seis de ellos contra colombianos y con características similares, son investigados por un grupo especializado de la Policía Judicial de Ecuador.

Pistolas de 9 mm. y ametralladoras miniUzi han sido utilizadas en esta seguidilla criminal, para acribillar en lugares públicos, en la noche o en pleno día, a estas 11 personas, la mayoría, según la Policía, con antecedentes delictivos.

El 11 de febrero fue asesinado el ecuatoriano Sandro Portocarrero Bagui y, el 22 del mismo mes Jackson, Maclovio Escobar Gonzáles, también ecuatoriano, cuyo prontuario incluía robo y asalto. En abril 5, junto a una bodega del puerto pesquero de Esmeraldas, fue baleado el colombiano José Rengifo Mosquera. Cuatro días después, de la misma manera, cayó el ecuatoriano Galo Elías Gómez Banguera; el 26, dos ocupantes de una motocicleta asesinaron al colombiano Carlos Tito Panezo Casierra. Las muertes de Felisa Márquez y Gilberto Tomás Angulo Corozo, ecuatorianos, son atribuidas a la banda de Los sicarios , pero según el informe policial podrían haber sido por equivocación.

La Policía Judicial adjudica estas muertes a un grupo de 12 sicarios colombianos, contratados por empresarios ecuatorianos.

Extraoficialmente, las autoridades informaron a EL TIEMPO que los contratantes están vinculados con la empresa pesquera de Esmeraldas y que adoptaron está medida para protegerse de una organizada banda delictiva, conocida como Los zapatones , que se dedicó a asaltar botes para robar los productos de la pesca y los motores fuera de borda.

No quiso denunciar.

En Esmeraldas, uno de los principales balnearios de la costa ecuatoriana, la mayoría de población negra vive de la pesca y el comercio. Atacames, Tonsupa, Zua y Muisne, pequeñas poblaciones de afluencia turística por sus aguas cálidas los 12 meses del año, decenas de colombianos se dedicado a la pesca o a pequeños negocios de comida, atraídos por la dolarización de la economía ecuatoriana.

Rosita Quiñónez, casada con uno de esos colombianos que buscó vida en Ecuador como pescador, se niega rotundamente a señalar la casa de la mujer de José González Bone o José Sandoval Carabalí, conocido como el El Peluquero -otro colombiano-, asesinado el 18 de mayo a tiros.

La mujer de González, una colombiana, no quiere hablar de la muerte de su marido. Ni siquiera presentó denuncia y dice no saber nada de quiénes la dejaron viuda. Solo asegura que era un hombre trabajador que se dedicaba a la peluquería.

Sobre uno de los cadáveres fue dejado un panfleto mediante el cual el autodenominado Comando Especial Antidelincuencia se atribuye los asesinatos y anuncia que van a "operar en la limpieza de todos los malandrines o ladrones que están azotando con robos continuos".

Un comunicado del mismo grupo, firmado por el Comandante Richar Castro llegó a los medios de comunicación, informando su acción defensa a los comerciantes de la provincia y anunciando operaciones en otras ciudades. La organización, identificada por la Policía como Los sicarios , estaría dirigida por un colombiano de apellidos Cortez Palacios, conocido como El Topo .

Un informante relató a los investigadores que primero llegaron 5 personas contratadas para eliminar a una lista de delincuentes, pero estos últimos se organizaron luego de la muerte de siete miembros de su grupo y, el pasado 26 de abril, mataron a la salida de una empresa telefónica a Jhonny Palacios Cortez, hermano del supuesto jefe de Los Sicarios , colombiano que portaba identificación ecuatoriana falsa.

A consecuencia de esta acción, Los sicarios reclutaron a colombianos y ecuatorianos, conformando una banda de 12 a 16 miembros, que cobran mil dólares por cada asesinato. La Policía no descarta la participación de miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia, que dominan la zona de Tumaco. Según la fuente policial los delincuentes abatidos en estos operativos de limpieza habían asaltado una lancha pesquera y asesinado a tres ocupantes que eran miembros de las AUC.

Al parecer, los sicarios cruzaron la frontera para vengar la muertes y posteriormente fueron contratados por empresarios pesqueros de la zona.

Policía los captura.

Tras un operativo realizado en las últimas horas por la Policía ecuatoriana en los sectores conocidos como el Timbre y Chige, en Esmeraldas, ocho detenidos confirmaron en sus declaraciones que fueron contrataron por industriales del sector pesquero, cuyos nombres se mantienen en reserva.

El coronel Alfonso Camacho, comandante de Policía de Esmeraldas, que hizo público el informe, reportó la captura de cinco colombianos y tres ecuatorianos, de los cuales dos son menores de edad, a quienes se confiscaron pistolas, revólveres y metralletas miniUzi, teléfonos celulares, armas cortopunzantes y granadas de mano.

Los capturados son los colombianos Jairo Domingo Mairongo (29 años), John Freddy Cuero Quiñones (24 años), Francisco Antonio Moreno Ruiz (39 años), Javier Alcides Parra Banguera (20 años), Carlos Alberto Moreno Valencia (de 33 años), y los ecuatorianos Gino Pablo Quintero Jijón (30 años), y dos menores, de 13 y 16 años.

MAS COLOMBIANOS ASESINADOS.

La muerte violenta de colombianos ha adquirido mayor frecuencia en Ecuador. En abril, en la caleña Daysi Salazar, de 21 años, fue asesinada Guayaquil, con tres disparos, cuando salía de una tienda. Sus familiares llegaron desde Colombia para llevarse el cadáver y no quisieron presentar denuncia alguna.

El 9 de mayo fue encontrado el cuerpo del colombiano Jair Asprilla Buenaventura, asesinado con arma de fuego, que identificación ecuatoriana falsa. El 18 de mayo, maniatado junto a otros dos cadáveres, se encontró al caleño de 45 años de edad, Harold Chacón Colorado, muerte que se suma a otras tres registradas en Quito.

FOTO.

1- Jackson Escobar, ecuatoriano muerto.

2- Cartel dejado en uno de los cadáveres.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
22 de junio de 2004
Autor
MAGGY AYALA SAMANIEGO Especial para EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: