Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ASESINAN A CUÑADO DE ESCOBAR

El secuestro y posterior asesinato de Carlos Arturo Henao Vallejo, cuñado de Pablo Escobar Gaviria, y de un allegado a la familia ocurrido ayer en Medellín, puso en evidencia ante los organismos de seguridad que el grupo clandestino denominado Perseguidos Por Pablo Escobar (Pepes) podría estar aún activo y actuando en contra de los intereses del capo. Voceros cercanos al Bloque de Búsqueda en la capital antioqueña le dijeron a EL TIEMPO ayer que esta sería una segunda estrategia de dicho grupo en su guerra contra Escobar. Una guerra, que prefieren sin mucha publicidad, a diferencia de la primera parte de la persecución contra el confeso narcotraficante.

Esa estrategia habría comenzado, de acuerdo con las fuentes, con el secuestro de Nicolás Escobar Urquijo, sobrino del capo e hijo de su hermano Roberto, recluido en Itagí, cuyo objetivo habría sido enviarle un mensaje de advertencia a Escobar y personas cercanas. Los voceros no descartan que la liberación del joven haya sido producto de un trueque de prisioneros entre las dos fuerzas enfrentadas.

Las primeras averiguaciones, según la información del Bloque de Búsqueda, indican que los crímenes de ayer y de otras seis personas allegadas a Escobar fueron realizados por un grupo que está cobrando venganzas por las muertes de los integrantes de las familias Moncada y Galeano, quienes fueron asesinados por órdenes del capo cuando aún estaba confinado en la cárcel de La Catedral. Ese grupo podría ser los Pepes , dijeron las fuentes.

El secuestro de Henao Vallejo, contador de 43 años, y de Francisco Luis Toro Zuluaga, su acompañante de 36 años, ocurrió a las 2 de la tarde del miércoles cerca al aeropuerto José María Córdova, jurisdicción de Rionegro, oriente antioqueño.

El cuñado de Escobar y su compañero habían llegado minutos antes en un vuelo procedente de Cartagena. Testigos del hecho informaron a las autoridades que los dos hombres fueron interceptados en un sitio cercano al aeropuerto, por un numeroso grupo de hombres fuertemente armados, quienes se movilizaban en varios automóviles.

El grupo bajó del vehículo a Henao y Toro, los obligó a subir a uno de los automóviles en que viajaban y se los llevó con rumbo desconocido.

En el organigrama Familiares de Henao denunciaron inmediatamente su desaparición ante la Oficina Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos, adscrita a la Procuraduría de Antioquia. Allí, los funcionarios realizaron todo tipo de averiguaciones en organismos de seguridad del Estado, inspecciones, hospitales y anfiteatro, pero con resultados infructuosos.

Tres horas después, como a las 5 de la tarde, varios ciudadanos alertaron a las autoridades sobre la presencia de dos cadáveres en el sitio conocido como Altos del Tesoro, en el exclusivo sector de El Poblado, suroriente de Medellín.

Un fiscal permanente realizó las diligencias del levantamiento, pero no se pudo identificar a las dos víctimas que estaban atadas de pies y manos, tenían signos de tortura y presentaban numerosos impactos de arma de fuego.

Sólo hasta la media noche las autoridades pudieron establecer, con certeza, que se trataba de Henao Vallejo y Toro Zuluaga.

Estos asesinatos son, sin duda, una retaliación contra Escobar. Son una venganza , dijeron los voceros del Bloque de Búsqueda.

Por su parte, voceros de los organismos de inteligencia de Medellín le dijeron a este diario que tanto Henao como Toro aparecen en el organigrama que se tiene de los hombres con que cuenta actualmente Escobar. El cuñado y su acompañante aparecían vinculados a las actividades de tráfico de drogas del Cartel de Medellín hacia Estados Unidos , dijo la fuente.

Henao y Toro, según la misma fuente, se conocieron en el barrio La Paz de Envigado y desde entonces hacen parte de la organización de Escobar. Francisco Luis Toro es, al parecer, hermano de un hombre conocido como Kiko Toro y hacía parte del clan de los toritos.

El asesinato de Henao y Toro se suma a los de otras seis personas, ocurridos en el último mes y que al parecer fueron perpetrados por el mismo grupo armado.

Un mayo negro A principios de mayo fue sacado de una urbanización en El Poblado y asesinado Jesús Acosta Mesa, Chucho , encargado de expedirle pasaportes y documentos falsos al cartel. Tenía dos oficinas de trámites de visas y pasaportes en El Poblado y el centro de Medellín.

Acosta Mesa aparece en una nota manuscrita enviada por Escobar a un tal César, la cual fue conocida por EL TIEMPO, en la que el capo le pide que arregle la salida de un conocido suyo al extranjero.

El pasado 26 de mayo, igualmente, fue hallado en un despoblado de Envigado el cadáver baleado y torturado de Juan Diego Gutiérrez Arrubla, hermano de Gustavo Adolfo Gutiérrez, Trapeadora , quien se sometió a la justicia hace ocho días.

Cuatro días después, el viernes 30, un grupo armado secuestró y asesinó en La Estrella, al sur de Medellín, a tres hombres, entre ellos a Julio César Díez Bedoya, hermano de Juan Carlos Díez Bedoya, La Garra , uno de los hombres de confianza de Escobar recluidos en Itagí. Las otras dos víctimas, Luis Eduardo Escobar Montoya, Melao , y Juan Carlos Roldán Zapata, Mellizo , pertenecían al grupo de sicarios de Johny Edison Rivera, El Palomo , muerto en operación del Bloque de Búsqueda.

Así mismo, el pasado lunes las autoridades de Envigado encontraron, en la Loma del Escobero, el cuerpo baleado del ganadero Jesús María Gómez Quijano, de quien se dice era persona muy cercana a Escobar y quien escondió recientemente al capo en una hacienda de San Carlos, oriente antioqueño.

Gómez Quijano, de 53 años, era un ganadero y comerciante muy conocido en Medellín y el oriente antioqueño. Se le conocía con el apodo de Chucho Gómez .

La actuación de un grupo clandestino contra los intereses de Escobar tomó fuerza esta semana cuando se conoció la renuncia oficial de tres abogados del grupo de su grupo de apoderados, quienes denunciaron amenazas contra sus vidas y faltas de garantías para el debido proceso. La renuncia fue oficializada ante la Fiscalía Regional de Antioquia por los abogados José Salomón Lozano Cifuentes, Santiago Uribe y Reynaldo Suárez.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
4 de junio de 1993
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: