Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PADRE PUERTA TRANSFORMÓ A SORACÁ

Hasta hace dos meses el acontecimiento más importante que tenía Soracá era la llegada todos los domingos de los deportistas que participaban en la ciclovía de Tunja, por la vía hacia ese municipio.

Hasta hace dos meses el acontecimiento más importante que tenía Soracá era la llegada todos los domingos de los deportistas que participaban en la ciclovía de Tunja, por la vía hacia ese municipio.

Los habitantes recuerdan que las fiestas de San José, en marzo; y el Aguinaldo Soraquense, también eran motivo para la llegada de muchos tunjanos y habitantes de otras localidades cercanas.

Ahora, sin embargo, muchas cosas en Soracá comenzaron a cambiar y los primeros sábados de cada mes el pueblo se queda pequeño para albergar a los miles y miles de feligreses que siguen y creen en el sacerdote Alvaro de Jesús Puerta.

Los milagros del Pbro Puerta han trascendido entre católicos de todo el país, e incluso a nivel internacional. Muchos han sido testigos de la recuperación de enfermos que ya no tenían esperanza de vida y de la reconciliación de matrimonios que estaban a punto de fracasar.

Por ello quienes padecen de cualquier enfermedad crónica o terminal, o quienes tienen problemas con su pareja, su familia o en el trabajo, no dudan en desplazarse a donde esté el sacerdote, porque están convencidos que él puede transformar sus vidas.

Richard Germán Cuervo, un joven de 23 años fue víctima de un disparo en la columna hace 2 años en el municipio de Chíquiza, desde entonces se ha convertido en seguidor del padre Puerta, primero en el municipio de Motavita y ahora en Soracá, porque pese a que los médicos le han dicho que no volverá a caminar, el poder de la palabra de Dios en las misas de sanación le ha devuelto poco a poco la sensibilidad en las piernas, y seguramente con fé se podrá levantar de esa silla de ruedas.

Estela Castillo, una mujer bogotana de 38 años de edad, asistió por primera vez a una misa de sanación, lo hizo en Soracá, iba acompañada de su esposo con quien está casada hace 10 años y no han podido tener hijos; fueron a pedirle a Dios el milagrito. Ella, está convencida del poder de la celebración eucarística, ya que su familia vivió en carne propia la recuperación de su hermano Martín, a quien le habían dado poco tiempo de vida, como consecuencia de un tumor cerebral, y quien hoy en día se ha empezado a recuperar asombrosamente.

Los niños también han sido curados, es el caso de Jessica Juliana Díaz, quien se recuperó hace un año de una luxación de cadera que le diagnosticaron cuando tan sólo tenía 7 meses, aunque los médicos aseguraron que la única forma de sanarse era a través de una intervención quirúrgica, el poder de las misas de liberación fue superior dice su madre Martha Rocío, ya que actualmente la niña está curada, y participa de la renovación por medio de la palabra de Dios.

Estos hacen parte de los muchos casos de hombres, mujeres, niños, jóvenes y ancianos que se desplazan hasta Soracá con la esperanza de liberarse de la enfermedad, que depositan toda su confianza en la predicación del evangelio, que quieren escuchar con atención la palabra de Dios, para curarse de los dolores del cuerpo y del ama que los ha dejado indefensos en la vida.

Espíritu de Dios llena mi vida, espíritu de Dios llena mi alma, espíritu de Dios llena mi ser, con estas palabras miles de católicos se entregan a Dios y con lágrimas en los ojos, anhelan despojarse del dolor para vivir como verdaderos cristianos, porque el Señor ha dicho Al que pide se le dará y al que llama se le abrirá.

Bendiciones para el pueblo.

Aunque Soracá queda tan cerca de Tunja, jamás había sido tan visitado, dijo uno de sus habitantes, la llegada del Pbro. Alvaro Puerta, transformó el pueblo en su totalidad, cada vez que hay misa de sanación, llegan miles de visitantes, se reactiva el transporte, el comercio, la economía, el turismo e incluso el sector de la construcción también ha venido tomando fuerza.

En este municipio boyacense están felices con el padre, porque su llegada les ha traído bendiciones y además les ha permitido acercarse más a Dios y fortalecer su fe, por ello, como buenos católicos no pueden faltar a las misas de sanación.

Aunque hasta ahora se han realizado dos celebraciones eucarísticas, los soraquenses están que no se cambian por nadie, y esperan tener al padre Puerta durante muchos años, para tener más cerca la presencia de Dios y construir verdaderas familias cristianas.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de marzo de 2004
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad