Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ME IMPORTA UN RÁBANO

Hace 4.000 años a un egipcio curioso se le ocurrió comerse unos bulbitos rojos que crecían bajo tierra, prendidos de una pequeña y aparentemente insignificante planta. Nunca se enteró de que en China un chino hacía lo mismo con las raíces negruzcas de una especie similar y ninguno de los dos imaginó que en la India un indio mezclaba sucurry con rábano blanco.

Aunque la expresión me importa un rábano se emplea en forma denigrante, el Raphanus Sativus, es una planta superalimenticia y comestible de la familia de las crucíferas, de raiz carnosa y fusiforme.

A dónde rábanos estaríamos sin su picantica sazón en las ensaladas, sin la dulce consistencia del alargado rábano blanco, o la textura densa y un tanto más seca del rábano negro, que por dentro es beige? Según los expertos, la enzima que produce su sabor pimentoso reacciona con otra enzima para formar un aceite amostazado , que, al igual que la mostaza misma, produce una sensación de quemadura, si se come con cáscara.

Pero, a quién se le ocurriría pelar un rábano y quitarle el elemento sorpresa a la ensalada? Porque antes de hincarle el diente no puede saberse si va a resultar un poco picante o tan quemante que hará llorar los ojos, hinchar los labios y acalorar la lengua durante un par de horas.

La mayoría de la gente es amiga del rábano rojo, en forma de globo, que se consigue en los supermercados.

Pero quién conoce al superdotado rábano blanco, apodado Icicle (del inglés: estalactita de hielo, por su imponente forma forma y su pálido aspecto), tan crujiente como el rojo pero más suave y dulzón, o al exótico rábano negro, semejante a una gigantesca remolacha? Unos y otros, a la hora de comprarlos hay que fijarse que estén brillantes, firmes y sin grietas. Refrigerarlos al mínimo y comerlos cuando sus hojas están verdes todavía.

Según paladares entendidos, saben mejor crudos, salpicados con sal o untados con mantequilla. Los franceses los desayunan con pan y los ingleses, en la cena, con cerveza fría. Otros prefieren cocinarlos para combinarlos con otros vegetales.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
24 de junio de 1992
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad