Cerrar

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EN COLMOTORES, LA CALIDAD LA HACE LA GENTE

En 1983, Colmotores enfrentó una de las mayores crisis de su historia. Para superarla se condujo la empresa a una nueva era. Esta se basó en el reconocimiento de la gente como el elemento más importante de la compañía y colocó los pilares para iniciar un proceso de calidad total . Las causas del problema fueron, entre otras, la apertura de las importaciones, la devaluación del peso frente al dólar en 50 por ciento, exagerados compromisos de exportación y especialmente un estricto control de precios que obligaba a vender por debajo del nivel de costos.

La situación produjo una disminución de las ventas, la reducción del personal y la acumulación de pérdidas. Fue tan grave que se llegó a considerar el cierre de la compañía.

Como respuesta a esa dificultad, Colmotores inició una nueva era. Se realizaron negociaciones con el Gobierno que originaron contratos de ensamble equitativos, compromisos de exportación viables y la posibilidad de productir diferentes modelos.

Internamente la firma estableció su misión y objetivos empresariales. Identificó sus amenazas, oportunidades, fuertes y debilidades. De ese análisis se definió que lo más importante de la organización es su gente.

La frase por encima de todo valoramos la gente resume la filosofía de personal que Colmotores comenzó a practicar en ese entonces. Sus principios básicos son confianza, trabajo en equipo, mejoramiento continuo y satisfacción del cliente.

Paralelamente se preparó y divulgó la filosofía de calidad, que muestra el camino a seguir para introducir la calidad total en cada labor.

En ella se definen cuatro principios fundamentales que se deben practicar en todos los niveles de la organización. Son: nuestra prioridad en calidad es la satisfacción del cliente; el método de trabajo para obtener calidad es prevención, no reparación; la medida de desempeño para conseguir calidad es cero defectos, cero desperdicios, y es más económico producir calidad que no hacerlo.

Para preparar y concientizar a sus empleados sobre la importancia de la aplicación de estas dos filosofías en cada tarea, Colmotores desarrolló el Programa de Entrenamiento para la Calidad (PEC).

El PEC busca la total satisfacción del cliente interno y externo; cumplir con todos sus requerimientos. Para lograrlo, proporciona una metodología de planificación, programación y evaluación de las labores, teniendo el mejoramiento continuo como propósito final.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
27 de agosto de 1991
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�