Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL PADRE DE LA BOTÁNICA MODERNA

Inmóviles, silenciosas y transmisoras de vida, las plantas encierran secretos que pueden ser útiles al hombre. Del fuerte aroma de sus extrañas estructuras y del zumo que se puede sacar de ellas, un colombiano, un sacerdote de la comunidad de los Claretianos, ha descubierto sus propiedades en beneficio de la gente.

Sus estudios y el trabajo que ha realizado durante 30 años, es actualmente reconocido en el exterior, mientras que en el país, su nombre se escucha por su consultorio médico en donde atiende un promedio de 500 personas al día.

Es la vida agitada del sacerdote Gustavo Huertas, que dedica su tiempo a predicar el Evangelio y a investigar científicamente las cualidades de las plantas que él mismo cultiva y procesa para sus pacientes.

No es un hombre joven. Pero nadie acierta a decir que tiene 72 años: casi siempre le reducen 20. Tal vez porque él aplica los conocimientos aprendidos, de 30 años, en su propia vida.

La mayoría de la gente piensa que es solo un botánico. Pero, la verdad de su carrera, es que se especializó en paleobotánica en Estados Unidos, durante tres años y medio, gracias a una beca que obtuvo despues de culminar sus estudios de sacerdocio.

Pero no ha estado solo durante su trayectoria científica. Con el sacerdote Luis Alfredo Camargo Gutiérrez, también de la comunidad de Los Claretianos y experto en Ecología, han realizado las investigaciones.

Cuando terminaron sus estudios en Estados Unidos, empezaron a clasificar las especies de plantas, unas 3.500, de la Sabana de Bogotá. En el caso de los fósiles de las plantas, los mayores descubrimientos del sacerdote Huertas se realizaron en Villa de Leiva (Boyacá).

Luego de 11 años de investigación en paleobotánica, en los próximos meses el clérigo publicará un libro que recoge datos científicos de 62 especies, con sus estructuras, que existían en la región. Las consultas médicas Después de 28 años de haber dictado cátedra en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, el sacerdote Huertas se dedicó a descubrir las bondades de las plantas en la salud del ser humano.

Así desarrolló un centro de naturismo, en compañía del médico cirujano Hermes Molano Criollo, de la Universidad del Rosario. Allí atienden a miles de personas, que están pendientes de las citas que se abren cada tres meses.

El paciente es atendido por los dos profesionales. Cada uno se dedica a lo suyo. Las recetas naturales son efectivas, pero, en ocasiones, también se ordenan inyecciones para que la medicina actúe con rapidez , dijo el sacerdote Gustavo Huertas.

En las mismas instalaciones de la comunidad de los claretianos, entre los municipios de Chía y Sopó, el sacerdote Huertas tiene un terreno cultivado con las especies medicinales que nacen en la Sabana. Más que radiestesia Claro que el sacerdote Gustavo Huertas es más conocido por la radiestesia, es decir, el arte de percibir la radiación. En 35 años ha descubierto alrededor de 3.500 pozos de agua.

El trabajo consiste en colocar dos péndulos y detectar bajo la tierra los yacimientos de agua. Es una sensación que percibo con facilidad e, incluso, determino si el líquido es puro o se encuentra contaminado , explicó el sacerdote.

La aptitud que posee la descubrió después de observar a un radiestesista en uno de sus viajes a Europa. También leyó varios libros y comprobó que tenía esa facultad.

Sin embargo, a través del tiempo, ha aplicado ese método en patologías con simplemente tocar el cuerpo. Por esa razón se define como paragnosta, es decir, una persona que conoce más allá de lo que es ordinario.

Con el método que utiliza ha detectado las enfermedades de miles de pacientes que ha atendido en 10 años en su consultorio y que trata con las plantas que ha investigado.

Parte de los conocimientos naturistas se han obtenido por las familias campesinas que, por tradición, las han utilizado para resolver sus problemas de salud , dijo el sacerdote.

En la actualidad, la comunidad religiosa ha desarrollado varios artículos naturistas, que se venden únicamente en una pequeña tienda de la sede principal por la Carretera del Norte.

No son pocas las personas que consideran al sacerdote Gustavo Huertas como el Mutis del siglo XX, por sus descubrimientos e investigaciones que realiza constantemente y que han sido observados y admirados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
20 de junio de 1992
Autor
AURELIO MUÑOZ M.

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: