SIETE MUERTOS EN ACCIDENTE AÉREO

SIETE MUERTOS EN ACCIDENTE AÉREO

La Aeronáutica Civil (Aerocivil) dijo que el avión que se cayó ayer cerca de Villavicencio y causó la muerte a siete personas y dejó heridas a otras 21, solo estaba autorizado para operar con un máximo de 13 sillas, incluidas las de la tripulación. Sin embargo, agregó que no existe sobrepeso del avión en el momento de iniciar el despegue , según los documentos de peso y balance entregados por la empresa Trans-Oriente, propietaria del DC-3 HK 2213 accidentado luego de decolar del aeropuerto de Villavicencio.

28 de mayo de 1994, 05:00 am

El accidente, donde murieron el piloto Jaime Medina, el copiloto Jairo Ortega y el mecánico del avión Luis Eduardo Sánchez, y la pasajera Isabel Cortés de Martínez, ocurrió dos minutos después del decolaje, aparentemente debido a una falla en uno de los motores de la aeronave.

Los otros 21 ocupantes del DC-3 resultaron heridos, entre ellos los representantes a la Cámara por el Vichada Julián Silva y Franklin Segundo García. Fue el segundo accidente aéreo que afrontó Silva en los últimos ocho días. El pasado ocurrió en Orocué (Casanare).

El de ayer fue el quinto percance de un avión ocurrido en los Llanos Orientales en quince días.

Una nueva tragedia aérea, que dejó siete personas muertas y 21 heridas, tuvo lugar ayer en los Llanos Orientales al accidentarse a diez minutos de Villavicencio un avión DC-3 afiliado a la empresa Transoriente. La aeronave, de matrícula HK 2213, cubría la ruta Villavicencio-La Primavera-Puerto Carreño (Vichada). Es el quinto accidente ocurrido en esta región en menos de 15 días.

La aeronave despegó a las 7:38 de la mañana del aeropuerto Vanguardia de Villavicencio y a los dos minutos de vuelo, de acuerdo con las primeras versiones de los sobrevivientes, empezó a emitir fuertes ruidos y a expulsar humo por uno de los motores; posteriormente se fue de lado y cayó a tierra.

Los restos del aparato quedaron a solo cinco metros de la fábrica de aceites Grasellanos, situada a cien metros de la carretera Villavicencio-Restrepo, lo que estuvo a punto de provocar una desgracia de mayores proporciones.

El piloto Jaime Medina, quien murió, alcanzó a comunicarse con la torre de control para indicar que tenía problemas en uno de los motores, pero no alcanzó a dar más detalles ya que casi de inmediato se precipitó a tierra, dijo un funcionario de la Aeronáutica Civil en Villavicencio.

Estábamos trabajando cerca de unos cuarenta empleados. Vimos que el avión se vino de lado hasta que cayó bruscamente. Si no se hubiera ladeado, los que estábamos en la empresa habríamos corrido un gran peligro de morir , afirmó Guillermo Guillén, trabajador de la factoría.

Inmediatamente salimos a auxiliar a la gente y apagamos toda la planta por precaución. La gente lloraba y pedía que los ayudáramos. Rompimos la cerca y los sacamos , relató Guillén.

Los 21 heridos fueron trasladados en uno de los furgones de Grasellanos y en ambulancias particulares a las clínicas Meta, Martha y La Grama de Villavicencio, en donde se recuperan de las múltiples fracturas.

En el avión viajaban los representantes a la Cámara por Vichada Julián Silva y Franklin Segundo García. Silva se salvó de morir, por segunda vez en menos de una semana , en un l sargento segundo José Rodríguez.

El piloto Medina había afrontado una emergencia hace un año, cuando tuvo que acuatizar en el río Vaupés sin mayores consecuencias. El vuelo, según versiones de algunos pasajeros, estaba programado para el jueves a las 7 de la mañana, pero el avión fue sometido a mantenimiento y reparación por fallas técnicas.

Hector Bernal, administrador de la empresa Transoriente, dijo que efectivamente el vuelo había sido aplazado para someter el aparato a mantenimiento. Agregó que estos retrasos son normales, ya que se trata de mantener los aviones en perfectas condiciones antes de volar.

Funcionarios de Transoriente rindieron indagatoria hacia el mediodía de ayer ante el inspector técnico de la Aeronáutica Civil, William Molina, con el fin de esclarecer los detalles que rodearon el accidente. Posteriormente se trasladaron al sitio de los hechos para verificar el estado en que quedó el aparato y las posibles deficiencias técnicas.

La de ayer es la quinta tragedia aérea en los Llanos Orientales en menos de dos semanas. Hace 15 días un avión pequeño cayó en inmediaciones de la cabecera del aeropuerto Vanguardia, sin resultados que lamentar.

Posteriormente se reportó el percance de un avión DC-6 al salirse de la pista de Mitú; allí tampoco hubo muertos ni heridos. El tercero de los accidentes se produjo el fin de semana pasado en jurisdicción de Orocué (Casanare), cuando otro pequeño avión aterrizó de emergencia a causa del mal tiempo que reinaba en la zona.

El lunes pasado, por la mañana, un avión tipo Islander se cayó cerca a Lomalinda, en jurisdicción de Puerto Lleras (Meta). Allí murieron cuatro personas y siete quedaron heridas.

William Molina, jefe de Control Técnico de la Aeronáutica Civil, al ser consultado sobre la razón de estos accidentes, dijo que la Aerocivil ha hecho lo que está a su alcance para prevenir este tipo de hechos, pero hay situaciones como las condiciones meteorológicas que se salen del control pasajeros y que hagan mantenimiento a sus aviones preciso Molina , pero tampoco tenemos suficiente personal para ponerle a cada compañía o aeronave un inspector que revise todo , puntualizó.

Me robaron tres millones Luis Hernán Durán Braydi, uno de los sobrevivientes, contó: el avión despegó y apenas empezó a subir sentimos que sonó algo muy duro y todo el mundo pensaba que se había abierto la puerta. Entonces gritaban que la puerta, la puerta! . Henry -otro de los viajeros- dijo que no era eso, sino que el avión estaba fallando, pero que no nos paráramos, que no pasaba nada .

Ibamos 24 pasajeros y el accidente fue prácticamente saliendo -continua narrando-. Yo lo único que decía era que tan sólo Dios y la Virgen sabe lo que puede ocurrir . Me agarré duro de una de las partes del avión y sentí cuando di contra el suelo.

Después recuerdo que fui sacado por unas personas y montado a una ambulancia. Cuando me llevaban, recordé que había dejado mi maleta y una plata . Les dije que me dejaran, que no tenía nada; cuando llegué otra vez al sitio del accidente, empecé a buscar una cartera que llevaba, pero no la encontré. Me robaron tres millones de pesos , dice, con evidente tristeza, el sobreviviente.

Lista de víctimas En el accidente murieron Jaime Medina, piloto; Jairo Ortega, copiloto, y Luis Eduardo Sánchez, mecánico. Así mismo, los pasajeros Celina Barreto, Oliva Lozada, Wilson Ortiz e Isabel Cortés de Martínez.

Los heridos son Leonardo Vargas, Félix Moreno, Luis Requinosa Leguízamo, Omaira Isabel Roldán, María Martínez, Hermógenes Bermúdez, María Stella Yustes, Henry Martínez, Luis Ortega y José Rodríguez.

También, Luis Fernando Vargas, Franklin Segundo García, Luis H. Durán, Abdul Ortiz, Edgar Martínez, Robert Jesús Cordero, Pedro Pablo Pérez, Milena Silva, Mijail Cepeda, Gilberto Dalel y Julián Silva.

Un bebé de seis meses, que no fue identificado, salió ileso.