LA INDUSTRIA DE BOGOTÁ: A AFRONTAR EL RETO DE LA TECNOLOGÍA

LA INDUSTRIA DE BOGOTÁ: A AFRONTAR EL RETO DE LA TECNOLOGÍA

Bogotá cosechará los beneficios de la apertura económica, siempre y cuando remueva ciertos cuellos de botella como la comunicación hacia los puertos marítimos, y se abra al campo de la renovación tecnológica. Esa fue una de las tesis sostenidas en el taller de expertos que dirigido por el Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES), el Instituto Colombiano para la Especialización Técnica en el exterior (Icetex), el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) y la Misión Bogotá Siglo XXI, se realizó en EL TIEMPO, para lanzar la investigación conjunta que las cuatro entidades y las universidades de Bogotá, realizan sobre el tema Recursos humanos para el año 2.010 .

16 de junio de 1992, 04:00 am

Francisco Mojica, director técnico del estudio y funcionario del ICFES, reveló los resultados de una encuesta hecha por el programa, entre muy autorizados expertos, y según la cual la tendencia de la economía bogotana va hacia la tercerización , es decir, a poner todo el énfasis en el sector de finanzas y asesorías y consultorías o transmisión de conocimientos .

Según Rodrigo Armenta de la Peña, de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Bogotá está exportando tecnología a los mercados de Centro y Sur América. Sin embargo, hubo opiniones como la de Edgar Moncayo, de la Misión Siglo XXI, segun el cual hay que tomar con cautela la tercerización, pues este campo no ofrece todavía en Bogotá, la calidad requerida. Conforme a las opiniones de los expertos, el orden descendente de los factores que predominarán en el futuro desarrollo de Bogotá, es el siguiente: finanzas, asesorías, comunicaciones, servicios personales, construcción, comercio, floricultura, transporte, servicios públicos, industria, hotelería y turismo.

En el curso del seminario, que se prolongó por cuatro horas, se escucharon apreciaciones sorprendentes como las de Fabio Giraldo, de la Cámara Colombiana de la Construcción y Yesid Soler del Departamento Administrativo de Planeación Distrital, para quienes en Bogotá se está dando la revolución silenciosa más importante de la historia, que cambiará el modo de ser de los individuos: la de un enorme avance de la participación de la mujer en la vida laboral y de la comunidad, con todas sus consecuencias. Baste decir según Giraldo que se están trasnformando los hábitos aun en detalles como el de que los futuros matrimonios, integrados seguramente por profesionales universitarios, impondrán del todo el nuevo hábito de comer en los restaurantes y no en casa, y criarán a los hijos no en el hogar sino en los jardines infantiles, lo cual fortalecerá más y más el renglón de los servicios, incluido el del arreglo personal. Rehacer a Bogotá Considera también Giraldo que el porvenir es, en gran parte, de la industria de la construcción, pues por lo menos la mitad de Bogotá deberá ser hecha de nuevo, para remplazar los adefesios que se han hecho, por ejemplo, en Ciudad Bolívar, comparables, dijo , con cavernas, y para remediar los desastres que tarde o temprano causarán los cerros hoy minados por las construcciones sin control.

Se dio una fuerte polémica en torno a la industria de la floricultura, donde hubo opiniones como la de Alcides Gómez, de la Misión Siglo XXI, que señalaron riesgos como el de la baja de cuatro puntos en la exportación, y el de que evidentemente Colombia es el segundo exportador mundial, pero con un ocho por ciento del total, cuando el primero, que es Holanda, representa el ochenta por ciento del total. Gómez alerta a la floricultura sobre la competencia que se implementa en el valle de Rionegro (Antioquia). Para el senador y exdirector del Instituto de Desarrollo Urbano, Jaime Ruiz Llano, el porvenir de la industria de las flores, que en solo veinte años ha alcanzado su actual posición clave, está despejado, siempre y cuando esa industria reciba del Estado o se dé a sí misma el indispensable impulso hacia la tecnología. Falta, dijo, la compenetración entre las empresas y la consultoría. Se destacaron advertencias como la de Mario Carvajalino, de la Cámara de Comercio, quien reclamó la Planeación Regional, pues si bien el fenómeno de la floricultura se integra a Bogotá, sus bases se hallan fuera del Distrito.

Para Carvajalino, Bogotá puede tener un gran futuro en la producción agrícola y aun frutícola, pues tarde o temprano la producción de alimentos para el mundo se desplazará al trópico y, entonces, el Distrito puede jugar un papel sustancial. Esa industria da 47.000 empleos. El seminario Mojica explicó inicialmente cómo investigadores de las universidades participantes entrevistaron a veintitrés autoridades en materias de desarrollo, pertenecientes a las universidades, a entidades oficiales por el estilo del Departamento Administrativo de Planeación Distrital, a grupos de estudio como la Misión Siglo XXI, el Cinep, el Instituto Ser, Procomun; y organizaciones del sector privado como la Cámara de Comercio, la Asociación Colombiana de Pequeños Industriales (Acopi), Nueva Colombia Industrial. De esas entrevistas, se obtuvo un cuadro donde las opiniones se agruparon por colores, que van desde el verde oscuro que significa actitud muy favorable con respecto a la importancia de la actividad económica respectiva para el siglo XXI, hasta el rojo que indica poca viabilidad del respectivo renglón económico.

Tras la explicación de los cuadros, se dio oportunidad a los asistentes para que explicaran por qué habían votado por tal o cual directriz, y fue así como se produjo un interesante debate.

Humberto Molina, de Siglo XXI, señaló entre las ventajas con que cuenta Bogotá la concentración de la educación superior universitaria, mientas Jorge Acevedo, director del Instituto Ser, dijo que la consultoría es de relativa baja calidad en este momento y el exministro Jorge Ramírez Ocampo, de Analdex, subrayó que las posibilidades de la consultoría son muy limitadas, tanto por la calidad como por lo que se está haciendo en las universidades. La orientación hace énfasis en la economía, con desconocimiento de la importancia que tiene la tecnología.

Moncayo dijo que hay énfasis en la consultoría pero no está claro si esa consultoría es autónoma o si está vinculada a la manufactura. Dijo que frente a la apertura se deben tener en cuenta ejemplos como el de Madrid, que sintió el desempleo como consecuencia inmediata de la apertura.

Rodríguez Mancera consideró que no hay consultoría para el sector industrial, sino solo para el de servicios. Competitividad Luis Javier Jaramillo, de Nueva Colombia Industrial, pidió crear centros de desarollo empresarial, que estimulen la capacidad de competir y dijo que la consultoría está fragmentada y hay tendencia a buscarla afuera. Informó que una costumbre que se arraiga entre las empresas es la de subcontratar ciertos servicios. Edgar Revéiz, de Procomún, precisó que la asesoría no solo es para la construcción de obras como puentes, sino que la hay para la seguridad, la descentralización, los cambios institucionales, el manejo del medio ambiente, y deberá haberla en privatizacion, pues este último factor implica el manejo de información que hasta ahora se encontraba en manos del Estado. Para Yesid Soler, director de la Unidad de Estudios del Departamento de Planeación Distrital, si hay sector terciario pero a la altura del Tercer Mundo.

Humberto Molina, de Misión Siglo XXI, dijo que Bogotá tiene un gran papel en la prospectiva para el sector financiero, pues capta el 46 por ciento de lo que el país tiene en bancos; el 39 por ciento de lo que tiene en Corporaciones; el 52 por ciento de los Seguros y siempre es acá donde hay más probabilidades de negocios financieros, porque es aquí donde hay más comunicaciones e informática.

En este punto hubo un movido debate, donde por ejemplo Rodríguez Mancera destacó que Bogotá es el epicentro del mercado de capitales, en un mundo capitalista y por esto debiera la finanza ponerse a tono con la construcción.

Para Jorge Ramírez Ocampo, el sector financiero colombiano es débil pero con perspectivas y en este punto Bogotá debe ser líder.

Para Moncayo, el sector financiero creció a principios del ochenta, pero ha perdido ritmo, y Bogotá está creciendo. Para otro, la economía está monetizada y por ello el sector financiero siempre irá adelante. Saúl Pineda, de la Cámara de Comercio, preve que la competencia en materia financiera no debemos verla en Medellín o en Cali, sino en Caracas, dada la internacionalización.

En el campo de las telecomunicaciones también hubo optimismo, pero con las advertencias como las de Molina, de que en esta materia puede haber un cuello de botella, por la incertidumbre sobre si habrá o no privatización. Soler citó a las Cajas de Compensación y la enseñanza de idiomas, iclusive a los niños, como prueba del crecimiento del sector de los servicios.

A propósito de servicios, Saúl Pineda puso de presente la notable deficiencia en el alumbrado público y el problema de la carestía de la energía eléctrica.

La industria de Bogotá no está tan bien equipada como la de Cali, advirtió Pineda. Bogotá tiene facilidades para una reconversión industrial y cuenta con la mano de obra más capacitada del país. Pero necesita diversificar inclusive los mercados. Bogotá, fue una de las conclusiones, necesita un parque industrial. Y sobre todo la conquista de la tecnología donde, por ejemplo, para el caso de las flores, el Estado tiene que meter la mano, concluyó el senador Jaime Ruiz Llano. Los expertos Los siguientes son los expertos participantes en el taller sobre Bogotá, año 2.010 , celebrado en EL TIEMPO : Gustavo Correa Assmus, Universidad Santo Tomás Edgar Moncayo Jiménez, Director de la Misión Bogotá Siglo XXI Jorge Ramírez Ocampo, Analdex Humberto Molina, Misión Bogotá Siglo XXI Miguel Infante, Universidad Santo Tomás Ariel Carrero, Planeción Distrital Luis Mauricio Cuervo, Cinep / Bogotá Siglo XXI Javier Fernández, Anif Rodrigo Armenta de la Peña, Fenalco Luis Javier Jaramillo, Nueva Colombia Industrial Edgar Reveiz, Procomún Yesid Sler, Planeación Distrital Hernán Puyo, Andi Saul Pineda, Cámara de Comercio Fabio Giraldo, Camacol Alvaro Montenegro, Universidad de los Andes Hugo Barrera, Universidad Piloto José Reinel Pulecio, Universidad Nacional Jaime Ruiz, Senador Jorge Acevedo, Director del Instituto Ser Alcides Gómez, Misión Bogotá Siglo XXI Mario Carvajalino, Cámara de Comercio Jorge Rodríguez Mancera, Acopi