Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LLEGÓ LA HORA DE MAÍA

El nombre de Maía nació de un juego entre sus iniciales y el lugar donde se crió: la bahía de Puerto Colombia. Poco después de ganarse el concurso Colombia Suena Bien, organizado por Sony Music en 1998, anunció que ese sería su nombre y hasta le hicieron un bautizo simbólico, con agua y todo , explica. Serían los primeros pasos de una carrera artística que ahora se hace pública, de la mano de la canción Niña bonita.

El nombre de Maía nació de un juego entre sus iniciales y el lugar donde se crió: la bahía de Puerto Colombia. Poco después de ganarse el concurso Colombia Suena Bien, organizado por Sony Music en 1998, anunció que ese sería su nombre y hasta le hicieron un bautizo simbólico, con agua y todo , explica. Serían los primeros pasos de una carrera artística que ahora se hace pública, de la mano de la canción Niña bonita.

La historia color de rosa cuenta que Maía, de entonces 16 años, fue la última concursante que se presentó y la que ganó; que su disco El baile de los sueños resulta de ese premio y que la confianza de su casa disquera en ella es tal que lo va a lanzar en España, Argentina, México, Chile, Miami, Puerto Rico y Brasil, como una prioridad. Algo que, hace poco, era impensable para un nuevo talento colombiano. Pero detrás de ese buen comienzo hay cuatro años de trabajo y altibajos. Sobre su experiencia, esta cantante barranquillera, de 20 años, habló con EL TIEMPO.

Como recuerda el concurso que ganó?.

Fue algo muy tranquilo. Acababa de terminar el colegio y me presenté, pensando en que no importaba mucho ganar porque iba a estudiar ingeniería mecánica. Pero fue como si la música me buscara. El premio era hacer un disco y un video. Estudié cuatro semestres de la carrera, al tiempo era profesora de alemán a domicilio y dictaba clases de inglés en un colegio. Con lo que gané, compré un pasaje para venir a Bogotá a hacer una prueba de voz. De pronto dijeron: podemos pensar en un demo, presentémoslo a una disquera y lo presentamos a Sony.

Pero, Sony habia garantizado el disco.

Sí. Pero cuando gané la ingeniería ya era mi plan de vida. Di el premio por perdido alguna vez. No es fácil querer ser músico, trabajar en ello y que nada se dé. Ahora, estoy sonando en radio, la gente me escucha. Trabajé en mi carrera y me gusta, pero uno no puede negar las cosas que también tiene.

Se identifica con la historia de Popstars?.

No lo veo mucho. Pero puedo decir que uno tiene que saber que está en medio de un mar de negocios y publicidad, que significa una ayuda si esto te encanta y la música sale de tus sentimientos. Pero puede pasar que, para los que te rodean, el negocio esté primero y pueden jugar con tus sentimientos y tus ilusiones. Si uno se mete, tiene que saber por qué lo hace y qué enfrenta. La televisión mercadea momentos de tensión que son los que le gustan a la gente, por eso no me gusta mucho ver el programa. Sin embargo, pienso que los concursos son buenos porque le dan posibilidades a gente anónima con mucho talento.

Qué pasa si su disco no alcanza las metas esperadas?.

Quiero llegar lejos. Pero si no pasa con este disco, significa que hay que intentarlo otra vez. Las cosas pasan porque tienen que pasar. Es lo que aprendí en este proceso: mi disco, decía yo, tenía que estar para el 99. Y no estuvo. Pero, fíjate, llegó el 2002 y lo lanzan al tiempo en varios países.

Es un privilegio para una artista que comienza...

Ha sido algo alucinante. Creo que se debe al trabajo de los artistas colombianos que van más adelante y abrieron las puertas. Ellos han logrado que la atención caiga sobre Colombia. Lo menos que se espera de mí es un nivel artístico alto. No puedo salir con un chorro de babas.

Foto:.

Mauricio Moreno/EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Entretenimiento
Fecha de publicación
19 de agosto de 2002
Autor
LILIANA MARTINEZ POLO/Redactora de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�