FEMINA SUITE , 25 AÑOS PRESENTE

FEMINA SUITE , 25 AÑOS PRESENTE

Rafael Humberto Moreno Durán no tiene en la modestia una de sus grandes virtudes. Pero pertenece a esa clase de personas que se pueden permitir la arrogancia. Mucho más ahora, que escritores como Mario Mendoza y Jorge Franco reconocen que sus libros les ayudaron a encontrar el camino. Pero entre esas novelas y ensayos, uno fue especialmente importante, la trilogía Femina suite, que este año cumple 25 años de haber sido publicada.

3 de septiembre de 2002, 05:00 am

Rafael Humberto Moreno Durán no tiene en la modestia una de sus grandes virtudes. Pero pertenece a esa clase de personas que se pueden permitir la arrogancia. Mucho más ahora, que escritores como Mario Mendoza y Jorge Franco reconocen que sus libros les ayudaron a encontrar el camino. Pero entre esas novelas y ensayos, uno fue especialmente importante, la trilogía Femina suite, que este año cumple 25 años de haber sido publicada.

Para celebrar la ocasión, editorial Santillana relanzó el título en una publicación que su autor califica como canónica . Moreno Durán cuenta satisfecho que pulió todas las erratas. Ahora quiero quitarle el tufillo académico que ha tenido. Es una novela muy estudiada en las universidades de Estados Unidos .

Femina suite es una de esas novelas monumentales, que cuando aparecen lucen fuera de su tiempo y que 20 o 30 años parecen escritas en tiempo presente. La trilogía está compuesta por los libros Juego de damas, Toque de Diana y Finale capriccioso con madonna.

La novela nació como una trilogía?.

Es un accidente. Primero escribí Juego de damas y era una novela de 800 páginas. Cuando llegué a Barcelona, me di cuenta que una novela así era ilegible. No quería cometer el error de muchos escritores primerizos que quieren meter todo en su primera novela. Entonces la desarmé y definí que era una trilogía.

En dónde radica la importancia de la trilogía?.

Es el primer ciclo experimental de la novela colombiana. Es un libro que juega con la ironía, desacralizador de lo político y de lo cultural.

Es un testimonio de una generación?.

Es una novela centrada en la clase media ilustrada. En la mujer que descubre la píldora y la liberación femenina. Refleja un tiempo perdido, cuando la promiscuidad era democrática. Hoy el sida no lo permite. Es un periodo mítico que se acabó.

Fracasó la generación del sesenta?.

Muchos compañeros de esa época no sobrevivieron, se los llevó la droga o la guerrilla. A otros nos salvó el arte, la literatura o el cine.

Fue una generación que dejó muchas cosas. Intuyó el fin de las ideologías y de los regímenes totalitarios como el fascismo y el marxismo, que fueron reemplazados por un nuevo estado autoritario pero sin ideologías.

Iconográficamente dejó imágenes como el Che Guevara, los Beatles o Marilyn Monroe. Esa década es la primera en la que Latinoamérica por primera vez existe en el mundo. Es el tiempo de Fidel Castro y de los escritores del boom literario.

FOTO/Claudia Rubio.

En Fémina suite , Moreno Durán clasifica a las mujeres en meninas, mandarinas y matriarcas, por su labor en la sosiedad.