ALERTA! MEDICAMENTOS FALSOS Y ADULTERADOS

ALERTA! MEDICAMENTOS FALSOS Y ADULTERADOS

Vender un medicamento fraudulento es más grave que vender cocaína. Porque el que compra la cocaína sabe lo que está comprando, pero un paciente no sabe que el medicamento no es bueno , dice Camilo Uribe, director del Instituto Nacional de Vigilancia de Medi-camentos y Alimentos (Invima).

01 de marzo 2002 , 12:00 a.m.

"Vender un medicamento fraudulento es más grave que vender cocaína. Porque el que compra la cocaína sabe lo que está comprando, pero un paciente no sabe que el medicamento no es bueno", dice Camilo Uribe, director del Instituto Nacional de Vigilancia de Medi-camentos y Alimentos (Invima).

"Cuatro de cada 10 medicamentos en el país provienen del mercado negro". Esta afirmación es de Miguel Germán Rueda, anterior director del mismo Instituto.

Estas declaraciones hacen reflexionar sobre la responsabilidad social de dueños y dependientes de droguería y farmacias, en cuyas manos muchas personas depositan su salud -la mayoría de las veces- antes o en lugar de consultar al médico. Pues son ellos los pri-meros en recibir las ofertas de los distribuidores de estas supuestas medicinas.

De acuerdo con estadísticas de la Cámara de la Industria Farmacéutica, el mercado negro de medicamentos puede mover alrededor de 500 millones de dólares anuales, mientras que la industria legal llega a 1.500 millones de dólares.

"Cuando el paciente no mejora, eso le cuesta plata al sistema de salud, porque tiene que seguir formulando hasta que el paciente se recupere", enfatiza Uribe.

Adulterados.

Cuando se habla de medicamentos adulterados, de por medio está el hurto de estos a los laboratorios, a sus distribuidores autorizados o, en el caso de importacio-nes, son robados en los puertos. En ellos el Invima ha detectado alteración del código de barras, en las fechas de vencimiento y número de lote, entre otros aspectos.

Aunque sus componentes son originales, el principio activo por lo general ha caducado su tiempo máximo de efectividad.

El 40 por ciento del mercado negro lo conforman medicamentos hurtados que son utilizados para adulte-rarlos.

Falsificados.

En el caso de los medicamentos falsos, sus compo-nentes no tienen ningún principio activo. En su fabrica-ción se utilizan, entre otros, cemento, harinas, anilinas de uso industrial, mezclados de manera rudimentaria y con moldes que tratan de imitar la presentación del original.

Son elaborados por personas de bajo perfil, en lugares que no están autorizados para ese fin y las condiciones higiénicas son precarias, como el patio o el garaje de una casa. "Generalmente detrás de un lugar clandestino hay personas de altos niveles económicos que ofrecen a la gente el pago de arriendo y servicios públicos", informa Vargas.

La Organización Mundial de la Salud cataloga como medicamento falso a todo medicamento al que se le han cambiado todas las condiciones originales de fabrica-ción, tanto en su composición, envases e información.

El 40 por ciento del mercado ilegal lo conforman los falsificados. El 20 por ciento restante lo hace el comer-cio de contrabando.

Otro cartel.

Las pérdidas acumuladas de los laboratorios ascienden a 2 969.800 dólares. Según el Invima, de 166 laboratorios farmacéuticos que hay en Colombia, 41 repor-taron robos de medicamentos durante los tres últimos años.

"Definitivamente esto es un segundo cartel. Es una delincuencia organizada y entre más exigimos calidad en Colombia, más va apareciendo el problema, no solo en Colombia, sino en todos los países", dice Uribe.

"Se han detectado casos en los que hay personas importantes que ocupan cargos importantes, que son profesionales y que tienen empresas, pero que por debajo de eso participan de este negocio aparentemente legal, porque comercializar medicamentos no es ilegal", dijo Olga Lucía Vargas, asistente de la Dirección del Invima.

La manipulación de estos medicamentos en Colombia es tan perfecta, que muchos son falsificados y vendidos sin ningún problema en Centroamérica y Suramérica. De hecho, muchos de los que son robados y fabricados clandestinamente en esos países también llegan a Colombia. De este problema tampoco se escapa Estados Unidos.

Para tratar de frenar esta comercialización, en enero se reunieron en Cartagena los ministros de Salud de la Comunidad Andina para crear un bloque común que fortalezca sus fronteras para evitar su tránsito.

Los riesgos.

Aunque no es grave que una persona vacunada contra la influenza desarrolle la enfermedad -siempre y cuando no pertenezca a ninguno de los grupos de alto riesgo al adquirirla- sí es peligroso que una persona su-puestamente inyectada para controlar una infección empeore su estado, e incluso muera por una vacuna mal almacenada o adulterada.

La revista Semana informó en el 2000 acerca del caso de la muerte de una señora que, según sus familiares, empeoró su estado de salud, luego de habérsele aplicado una inyección.

Estos resultados se pueden repetir por consumir adrenalinas e insulinas falsificadas o adulteradas.

Más de un delito!.

Según el director del Invima, la ley en Colombia es muy laxa frente a los delitos que atentan contra la salud de la comunidad, porque tienen máximo 6 años de cárcel y son excarcelables.

Al hacer parte de este cartel, además de atentar contra la vida de las personas, se incurre en otros delitos como corrupción de medicamentos, falsedad marcaria, usurpación de patente, imitación o simulación de medicamentos fabricación y comercialización de sustancias nocivas para la salud.

En caso de que el falso medicamento cause la muerte, se suma el delito de homicidio culposo.

Varias investigaciones han llevado a descubrir que incluso el lavado de activos puede estar detrás de este mercado negro.

Algunos casos.

* En lo que va corrido del año, la Policía de Cundinamarca descubrió un laboratorio para la fabricación de medicinas alternativas falsas. El allanamiento se realizó en Facatativá (Cundinamarca). En el lugar hallaron ingredientes para hacer reconstituyentes, vitaminas y otros medicamentos alternativos que eran envasados y etiquetados con supuestos sellos de importación.

* El año pasado, el caso más representativo de falsificación de medicamentos se presentó en junio cuando las autoridades sanitarias de Cuba aceptaron la adulteración de varias drogas distribuidas en Colombia por las empresas Mundo Médico y Farmasalud, de propiedad del médico lvaro Antonio Velásquez Caballero.

Este hecho se derivó de las investigaciones que el Invima inició en abril cuando decomisó centenares de ampolletas y pastillas de 39 medicamentos en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, por valor cercano a los cuatro millones de dólares. Cuba reconoció que estos productos fueron reempacados, reetiquetados y se estaban distribuyendo en Colombia, pese a que estaban vencidos desde hacía varios años.

* En el 2000, a mediados de julio, el DAS y personal del Invima desmantelaron tres fábricas clandestinas en las que se producían productos como Ponstan, Advil, Dolex, Buscapina y Cataflán, que eran distribuidos en droguerías del sur de Bogotá.

* Ese mismo mes, el DAS decomisó en las drogue-rías Drogas Internet, Drogas Nueva York y Farmacéuticos Elementales 4.000 medicinas comercializadas ile-galmente. En el operativo se encontraron cosméticos sin registro sanitario y medicamentos vencidos y etiquetados como de uso exclusivo del Instituto del Seguro Social. En la operación fueron capturadas cinco personas.

* En septiembre del 2000, el Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía decomisó, en Bogotá, 40 toneladas de medicamentos manipulados, vencidos y adulterados, entre los que hallaron analgésicos, antibióticos, anticoagulantes y drogas especiales para tratamiento de cáncer, sida y diabetes.

Según las investigaciones, gran cantidad de estos medicamentos vencidos había sido robada al Instituto de Seguros Sociales (ISS) y a la Policía Nacional.

El cargamento, que según los expertos, hubiera sido vendido en cerca de tres mil millones de pesos, estaba listo para ser distribuido en droguerías de la capital y de otras zonas del país.

* En octubre, el Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía decomisó por lo menos cuatro toneladas de medicamentos adulterados y jeringas reutilizadas listas para distribuir en varias ciudades del país.

* En el operativo las autoridades también encontraron condones en materiales de baja calidad y tónicos sexuales elaborados con leche en polvo. Seis personas fueron detenidas.

Los más falsificados.

Retrovirales: Son medicamentos que han mostrado eficiencia en tratamientos de sida y por ser también costosos hacen parte del mercado negro. Cuando están vencidos son robados antes de ser destruidos y sus etiquetas cambiadas con nueva fecha de expiración.

Vacunas: En este caso, lo peligroso no es la falsificación, sino el mal estado de conservación al que han estado sometidas, pues por lo general han sido robadas o entradas al país de contrabando, y por lo tanto, aleja-das de la refrigeración para conservar su efectividad.

De urgencias: Otras sustancias altamente falsificadas y adulteradas son las que hacen parte de la atención en urgencias, salas de cirugía y cuidados intensivos.

La adrenalina, que se aplica directo al corazón, en caso de paro cardíaco, y la insulina en el tratamiento de diabéticos, son algunas de estas que cuando se suministran en malas condiciones pueden adelantar la muerte.

En casos de hipertensión arterial, los falsos medicamentos pueden desencadenar un accidente cerebro vas-cular que luego provoca la muerte.

Antibióticos: Estos medicamentos, que son recetados para combatir infecciones, son altamente falsificados y adulterada su etiqueta para extender su fecha de vencimiento.

En estos casos, el paciente corre alto riesgo porque es posible que muera si la infección es muy grave.

Analgésicos: Junto con los antiinflamatorios, los analgésicos son los medicamentos más falsificados. De acuerdo con los resultados de las investigaciones por parte de las autoridades, son elaborados con harina, azúcar o almidones que, aunque en el mejor de los casos no ocasionan daño al paciente, si afectan la imagen de los laboratorios.

En otros casos, son elaborados con ácido bórico y cubiertos con pintura a base de plomo para imitar el color de la droga original, lo que afecta o agrava el estado de la salud de las personas que los consumen.

Cómo identificarlos?.

Según el DAS y el CTI de la Fiscalía, las redes cada vez son más especializadas, tanto que se hace difícil diferenciar una droga falsa de una de buena calidad. Esto facilita su filtración en las droguerías.

Por eso, tenga en cuenta los siguientes aspectos para que no llegue a formar parte de este mercado negro.

Sospeche siempre cuando le ofrezcan medicamentos a precios muy bajos.

Al recibir la droga, revise los empaques. Estos no deben tener enmendaduras ni tener calcomanías sobre la información de fecha de vencimiento y precio al público.

Rechace los empaques que no estén bien sellados o que presenten color diferente al que usualmente tiene en su farmacia.

Rechace los frascos plásticos que presenten abultamientos.

Cuando tenga medicamentos vencidos, destrúyalos antes de botarlos o consulte con el laboratorio que lo distribuye.

Dónde denunciar?.

Si sabe de irregularidades o si tiene dudas acerca de un medicamento, comuníquese inmediatamente con el Departamento de quejas y reclamos del Invima. Líneagratuita 9800-910192 y correo electrónico quejasyreclamos@invima.gov.co.

Usted decide si quiere identificarse o reservar su nombre.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.