Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LEY SOBRE TENENCIA DE PERROS

De acuerdo con una nueva normatividad, los dueños de los perros potencialmente peligrosos tendrán que acogerse a una serie de restricciones, condiciones y si el caso lo amerita sanciones drásticas.

De acuerdo con una nueva normatividad, los dueños de los perros potencialmente peligrosos tendrán que acogerse a una serie de restricciones, condiciones y si el caso lo amerita sanciones drásticas.

De hecho, la Ley 746 del pasado 19 de julio clasifica en esta categoría no solo las razas conocidas como peligrosas, sino a los perros que han agredido a personas y a los adiestrados para ataque y defensa.

Igualmente, la disposición adquiere más actualidad e importancia si se tiene en cuenta que muchos conjuntos sometidos al régimen de propiedad horizontal están en proceso de reformar los reglamentos.

Y es vital ajustarse a estas apreciaciones legales, ya que en los edificios y conjuntos en los que se permita tener animales será imprescindible observar las disposiciones no solo con respecto a los peligrosos, sino a toda clase de perros pues la ley también hace referencia a cualquier ejemplar canino que viva allí.

Así, la Ley 746 ordena, expresamente, que su tenencia requiere que las circunstancias de su alojamiento en aspectos higiénico y sanitario, de alimentos y custodia sean adecuadas y que no se produzca ninguna situación de peligro o incomodidad para los vecinos, para otras personas en general o para el propio animal.

Bajo esas consideraciones, la norma se refiere a las reglamentaciones que deben hacer los propietarios sobre el permiso para que los animales estén en sitios comunales y en lugares públicos. Habla además de la responsabilidad de los dueños, que tienen la obligación de recoger los excrementos de sus animales, entre otros deberes que los residentes deberían conocer e incluir en el reglamento de propiedad horizontal.

*Abogada, asesora externa.

Previsiones especiales.

La ignorancia de la ley no es excusa; por eso prevé sanciones para quienes no cumplan sus disposiciones.

Por ejemplo, en caso de no recoger los excrementos la multa puede ser de cinco salarios mínimos diarios legales vigentes; además, hay sanciones como trabajo comunitario, arresto en caso de incumplimiento, decomiso del perro y más multas de grandes cuantías.

Por eso, sin perjuicio de las sanciones que puedan imponer los consejos o las asambleas cuando los dueños de animales no se sujeten a las previsiones especiales de cada reglamento, los administradores y cualquier residente o tercero podrán solicitar la intervención de las autoridades policivas para que impongan las medidas correctivas previstas en la ley, que además incluyen los animales que circulen y salgan a la calle, parques y espacios públicos en general, ya sea en áreas urbanos o rurales.

Foto:.

LA IGNORANCIA de la ley sobre los deberes de los dueños de las mascotas no es excusa para violarla. Por ello, hay sanciones para quienes no cumplan sus disposiciones.

Rafael Espinosa / EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
3 de agosto de 2002
Autor
NORA PABON GOMEZ*/Especial para EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad