Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

UNA REVOLUCIÓN BAJO LA LUPA

Con escepticismo entre expertos en educación y agremiaciones de profesores pero, en cambio, con gran esperanza y aceptación por parte de los ciudadanos han sido recibidas las propuestas educativas del presidente electo, Alvaro Uribe Vélez.

Con escepticismo entre expertos en educación y agremiaciones de profesores pero, en cambio, con gran esperanza y aceptación por parte de los ciudadanos han sido recibidas las propuestas educativas del presidente electo, Alvaro Uribe Vélez.

Entre los primeros hay quienes consideran que la llamada Revolución Educativa de Uribe no es sino más de lo mismo. El plan contempla cinco líneas de trabajo: cobertura, calidad, pertinencia laboral, formación técnica e investigación científica (ver recuadro y nota anexa). Sin embargo, otros consideran que es injusta la apreciación porque esos son los temas que necesita resolver el sector.

Por ejemplo, Alejandro Gaviria, subdirector de Fedesarrollo, y la hermana Blanca Castro, presidenta de la Confederación Nacional de Colegios de Educación Católica (Conaced), respaldan la decisión de Uribe de apuntarle a la calidad, la cobertura y la pertinencia laboral; pero, sobre todo, de darles continuidad a acciones como la evaluación. Esa es la piedra angular de la calidad señala Gaviria . Los textos y la infraestructura son marginales. La palabra clave es evaluación .

Para los asesores del proyecto Educación, compromiso de todos (integrado por Casa Editorial EL TIEMPO, las fundaciones Restrepo Barco y Corona y la Corporación Región) es importante que el presidente electo haya decidido mantener esfuerzos del gobierno Pastrana que dieron resultado. Precisamente, esa continuidad en las políticas dicen ellos es la que permite lograr avances en las diferentes áreas del sector educativo que se necesitan satisfacer.

Un pacto social.

No lo ven así las agremiaciones de maestros. Para ellas, esa continuidad es la que hace que no se pueda hablar de una revolución educativa, pues no hay modificaciones sustanciales en las políticas.

Fabio Lozano, presidente de la Federación Nacional de Profesores Universitarios, señala que Uribe mantendrá el propósito de esta administración de entregar a las universidades públicas su presupuesto con base en indicadores de desempeño, así como dar créditos a los estudiantes para financiar matrículas en instituciones privadas y no para que se sostengan, que es la necesidad que tienen los jóvenes de los planteles públicos.

Por su parte, Raúl Arroyave, fiscal de la Federación Colombiana de Profesores (Fecode), agrega que las propuestas de Uribe no son novedosas porque continúan con el plan de reubicar a los maestros, dar la administración de colegios públicos a fundaciones y planteles privados y evaluar a los estudiantes.

Para mediar en el asunto, Luis Enrique Orozco, de la Universidad de los Andes, explica que tiene sentido hablar de revolución educativa si realmente entendemos que una revolución no se hace únicamente con reformas en el sector, sino con una participación de los diferentes estamentos de la sociedad, voluntad política del gobierno y de las instituciones de educación superior .

Apoyan el plan.

Mientras unos y otros se preguntan por la revolución, entre la mayoría de los ciudadanos existe la seguridad de que el nuevo presidente la logrará porque le dará prioridad a la educación.

El Opinómetro realizado a mediados de este mes mostró que el 46 por ciento de los encuestados cree que Uribe le dará mucha importancia al sector. Además, el 60 por ciento cree que la persona que nombró en la cartera educativa, Cecilia María Vélez, actual secretaria de educación de Bogotá, hará una buena gestión (ver gráficos).

Esa misma opinión la comparten la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún) y estudiosos del tema educativo como Gaviria y Orozco.

La labor que Vélez ha desempeñado en la Secretaría de Educación del Distrito le ha servido para ganarse la fama de buena trabajadora y ejecutiva incansable de mano dura.

Esto último, precisamente, es lo que no gusta entre las agremiaciones de maestros, quienes ya anunciaron un paro por el nuevo estatuto docente y por el decreto que ordena la evaluación para todos los profesores. Seguramente esa será la primera tarea que tendrá que resolver la nueva Ministra.

Opinómetro.

Cree que la persona nombrada por Alvaro Uribe Vélez como ministra de Educación (Cecilia María Vélez) hará una buena gestión?.

Si 60%.

No40%.

Cree que es bueno cambiar el servicio militar obligatorio por el servicio docente obligatorio?.

Si 59%.

No 41%.

Archivo / EL TIEMPO.

Alvaro Uribe ha mostrado interés en fusionar la Universidad del Atlántico con otras instituciones de la costa. Una idea planteada por Germán Bula, primer ministro de Educación de esta administración.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
26 de junio de 2002
Autor
Angela Constanza Jerez. Subeditora Relaciones con la Comunidad

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad