REVESES EN LA LUCHA ANTIDROGA

REVESES EN LA LUCHA ANTIDROGA

Aunque expertos coinciden en señalar que las actuales estrategias para combatir la droga son necesarias a corto plazo, advierten que estas deben ser fortalecidas o replanteadas y acompañadas de programas de inversión social. De lo contrario, la droga seguirá cobrando nuevas víctimas en todo el mundo, tal como lo reveló ayer la ONU.

27 de junio de 2002, 05:00 am

Aunque expertos coinciden en señalar que las actuales estrategias para combatir la droga son necesarias a corto plazo, advierten que estas deben ser fortalecidas o replanteadas y acompañadas de programas de inversión social. De lo contrario, la droga seguirá cobrando nuevas víctimas en todo el mundo, tal como lo reveló ayer la ONU.

El panorama es más complejo que hace diez años , afirmó ayer el consultor internacional Francisco Thoumi, en desarrollo del seminario La política de desarrollo alternativo en Colombia y sus perspectivas , convocado por el Plante.

Según Thoumi - que lleva 12 años analizando globalmente el fenómeno- la humanidad debe de empezar por desatanizar y despolitizar el problema y entender que las drogas se producen por causas estructurales de la sociedad .

En su criterio, después de los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, el vínculo entre droga y terrorismo es más estrecho y por eso habrá más represión.

Para el experto, no se debe hablar de legalización, como lo vienen impulsando intelectuales de la talla del economista Milton Friedman, porque en varios países esto ya es un hecho. Ahora hay que hablar de liberalización, y esta va a ser mayor con la marihuana y la heroína, pero no con la cocaína, porque la mayoría de sus adictos son generadores de violencia .

La propia directora del Plan Nacional de Desarrollo Alternativo (Plante), María Inés Restrepo, afirmó: Mientras persistan los actuales niveles del consumo mundial de drogas, los esfuerzos realizados por países como Colombia, seguirán siendo insuficientes para superar este problema y será imposible lograr una disminución sostenible de los cultivos ilícitos .

El seminario coincidió con las revelaciones de la Oficina de Control de las Drogas y la Prevención del Crimen (Odccp) de la ONU que ayer reveló que el consumo de cocaína disparó en Europa y América Latina. Afecta a 13,4 millones de personas, un 0,3 por ciento de la población mundial.

El siguiente es un resumen de los principales puntos tratados en el seminario del Plante, que hoy continúa.

Fumigación.

Los expertos coinciden en señalar que el narcotráfico encontró en la crisis del sector agropecuario, el escalonamiento de la guerra, el abandono estatal y la demanda internacional el caldo de cultivo para aumentar su producción.

En la ultima década pese a que la Policía ha fumigado anualmente un promedio de 60.000 hectáreas de coca- los cultivos ilícitos se dispararon de 37.500 hectáreas a 163.289 hectáreas.

En criterio de Thoumi, esa política- columna vertebral del apoyo de Estados Unidos al Plan Colombia- es errada porque aleja al campesino del gobierno y lo acerca a grupos al margen de la ley, que aprovechan la oportunidad para mostrarse como su defensor. Además de que no es la solución, lo que hace es deslegitimar al Estado .

Afirmó que el lío de fondo es que Colombia es el único país de América Latina que no ha sido capaz de realizar una reforma agraria y que el gobierno solo se preocupa por el campesinado cuando este se vincula a la producción de la droga. El mensaje es algo así como: si siembro coca, me paran bolas .

El problema es mayor, afirmó la directora del Plante, María Inés Restrepo: La gran mayoría de estos cultivos hacen parte de una economía de subsistencia y son realizados por campesinos, indígenas y colonos en zonas de reconocida marginalidad social, política y económica .

Desarrollo alternativo.

Para tratar de acercarse a los campesinos y colonos, el gobierno diseñó el Plante. Las cifras indican que esta entidad ha beneficiado en el último año a 55.839 familias campesinas y a 18.552 indígenas con 77 proyectos productivos de palmito, cacao, yuca, trigo, café orgánico, fríjol, caucho, maracuyá, palma africana y ganadería.

Pero el Plante solo cubre 10 de los 22 departamentos y 96 de los 233 municipios afectados. Su directora reconoce estas debilidades y agrega que la iniciativa fracasará si no se convierte en política de Estado, para que no siga dependiendo de los vaivenes políticos coyunturales y obtenga nuevos recursos.

Interdicción.

En cuanto a la destrucción de naves de la mafia e incautación de cargamentos de drogas, Thoumi señala que los resultados serán mejores si se pone en marcha una estrategia similar a la peruana. Hay que aislar la zona de producción de la droga y así a los narcotraficantes se les hace más complejo y costoso el procesamiento .

Extradición.

La estrategia de entregar narcotraficantes a la justicia de Estados Unidos- dijo el experto- ya no es tan temida y efectiva como pudo ser en el pasado. Sería efectiva si todavía existieran carteles jerarquizados, pero aquí lo que hay son cantidades de pequeñas organizaciones .

FOTO:.

En Pakistán, según la ONU, hay 3,5 millones de adictos.