Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

BUSCAN PLATA PARA YUCA

En su primer año de vida la asociación Agroinsumos Colín, fundada por Ruth Milene Carreño, Elisabeth Castro y Olimpia Ardila de Díaz, generó 260 empleos y garantizó 50 toneladas de harina de yuca al mes, y además generó una demanda nueve veces mayor a su producción. Sin embargo, no ha encontrado la ninanciación que requiere para, al menos, duplicar la capacidad de su planta.

La mayor decepción de las tres campesinas empresarias, vecinas del corregimiento Yarima, en jurisdicción de San Vicente de Chucurí, proviene del Banco Agrario, donde, según ellas, les han negado la solicitud de 50 millones de pesos porque presuntamente otras organizaciones campesinas han quedado mal con los créditos que les ha hecho la entidad.

En noviembre de 2001, las tres mujeres crearon la empresa para producir harina de yuca: Elisabeth se convirtió en secretaria, Ruth Milene en tesorera y Olimpia en gerente.

Pidieron 300 mil pesos para la compra de una picadora del tubérculo, arrendaron las casi dos hectáreas de terreno, en el que hace tres años funcionó una base del Ejército, y montaron una casa elba (de tejado corredizo) para secar la yuca.

También, establecieron contactos con las firmas bumanguesas Italcol, Espartaco y Nutrimax, productoras de concentrados para animales, y se comprometieron a surtirlos de harina.

Para abastecerse de la yuca, recurrieron a los 250 campesinos afiliados a la Asociación de Productores Agropecuarios de Yarima (Apraya), una organización que ellas construyeron hace 10 años, mediante la cual trabajan por el mejoramiento de la calidad de vida de los labriegos, y la promoción, mercadeo y tecnificación de 140 actividades agropecuarias.

Las mujeres, que no han estudiado mas allá de la primaria, motivaron a los campesinos comprometiéndose a comprarles a mejores precios que los de los mercados de las ciudades, pues se ahorran costos de transporte y no se exponen a negociar en condiciones desventajosas con los intermediarios de las plazas de mercado.

La propuesta fue aceptada por sus paisanos, quienes tienen 300 hectáreas de cultivos en San Vicente, El Carmen de Chucurí, y la parte baja de Simacota. Sin embargo, Ruth Milene, Elisabeth y Olimpia, peviendo que se podrían quedar cortas de yuca, arrendaron 96 hectáreas más y sembraron nuevas matas.

A vender harina Como la producción de harina empezó de inmediato, las empresarias emplearon a 10 operarios.

En promedio, recibimos cerca de 100 toneladas de yuca semanales y eso no es ni la mínima parte de lo que se produce en la zona. Cada rato llegan camiones cargados y ya no damos abasto para procesarla , afirma Ruth Milene.

Hernando Gómez, jefe de compras de Italcol, asegura que el producto de Agroinsumos Colín es bueno y cumple con las normas de calidad exigidas . A su empresa también llega harina de Girón, Piedecuesta y Socorro (Santander), así como de Sincelejo, considerado el mercado más fuerte, que los surte con más de 100 toneladas de harina al mes.

El director de la Escuela de Ingeniería Agronómica del Instituto Universitario de la Paz (Inupaz), José Rafael Arrieta, opina que el proyecto es el único del Magdalena Medio que funciona en el área industrial, con siembras por parcela hasta de 10 hectáreas .

Las tres empresarias dicen que el capital de trabajo que están buscando a través del crédito, con bajos intereses, les permitirá abonar a la deuda, construir otra casa elba , contratar más gente para trabajar las 24 horas del día y doblar la producción, para poder comercializar un poco más de la quinta parte de la demanda bumanguesa de harina, estimada en 480 toneladas de harna mensuales.

PROYECTOS COCINADOS En el Magdalena Medio se cultivan cerca de 9.000 hectáreas de yuca, cuyas variedades más conocidas son la monablanca y la moradilla. Se calcula que la región produce hasta 10 toneladas por hectárea. El Instituto Universitario de la Paz de Barrancabermeja (Inupaz) adelanta dos proyectos relacionados con el cultivo de este producto.

El primero es un convenio con el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), de Cali, para evaluar 22 variedades y mirar cuáles se comportan mejor bajo las condiciones de la región, con el fin de producir en parcelas de investigación hasta 50 toneladas por hectárea y 25 toneladas en el sector comercial.

El otro proyecto investiga la producción de semilla de buena calidad en forma masiva, en tres fases: Producción en laboratorio, en cámara húmeda y en el campo. Su costo es de 126.000 dólares (cerca de 350 millones de pesos), de los cuales Ecopetrol aportaría 85.000 (uno 230 millones de pesos).

Según José Rafael Arrieta, el gran problema en la región es la baja calidad de la semilla.

FOTO/Ricardo Pérez Romero Olimpia Ardila, de 50 años y gerente de Agroinsumos Colín, no ha dejado de recibir yuca en la planta de Yarima (Santander).

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
5 de noviembre de 2002
Autor
ARTURO PEÑALOZA PINZONEnviado especial de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�