Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PAISA DE CONVICCIONES FIRMES

Usted como que va a ser presidente , le dijo en 1959 Joaquín Urrea, dueño de la empresa de ropa interior Leonisa, a Alvaro Uribe Vélez. El tenía 7 años y se había trepado en una mesa para dar un discurso durante uno de los juegos infantiles con Fernando, hijo de don Joaquín.

Usted como que va a ser presidente , le dijo en 1959 Joaquín Urrea, dueño de la empresa de ropa interior Leonisa, a Alvaro Uribe Vélez. El tenía 7 años y se había trepado en una mesa para dar un discurso durante uno de los juegos infantiles con Fernando, hijo de don Joaquín.

Ese fue uno de los primeros indicios de inclinación por la política que dio el candidato de Primero Colombia a la Presidencia de la República. El mismo hombre que ayer se convirtió en el sucesor de Andrés Pastrana, sin tener que pasar por la segunda vuelta.

El entrenamiento en las lides políticas había empezado temprano. Uribe nació el 4 de julio de 1952, y a los 5 años, este descendiente del asesinado caudillo liberal (1909) Rafael Uribe Uribe, acompañaba a su madre, Laura Vélez -quien luego fue concejal de Salgar, Antioquia-, a hacer campaña a favor del referendo para que las mujeres votaran y fueran elegidas , según relató a Patricia Lara en Lecturas Dominicales del 7 de abril pasado.

Como estudiante era muy disciplinado y en los dos últimos años del bachillerato fue eximido de todos los exámenes finales en el Instituto Jorge Robledo, de Medellín. También estuvo becado en varias ocasiones en la Universidad de Antioquia, donde estudió derecho.

Durante esos días universitarios montó en Medellín, con unos amigos, el restaurante El Gran Banano, del que tuvo sucursales en Santa Marta y Cartagena durante las temporadas de vacaciones.

De su padre sacó el gusto por el verde. Alberto Uribe Sierra, asesinado por las Farc, el 14 de junio de 1983, fue un finquero que le enseñó el adiestramiento de caballos. Esa, según él, fue su verdadera aproximación al oficio político: A los caballos se los maneja con el equilibrio propio de la autoridad, sin zalamerías ni violencia . Sol Amigo es su preferido.

Pero llegó la campaña presidencial y dejó la finca donde ha vivido los últimos años con su esposa y sus dos hijos en Rionegro, muy cerca de Medellín, para trastearse a un apartamento en Bogotá.

Por seguridad, tuvo que cambiar sus salidas a trotar por 45 minutos diarios de spinning en su casa. Pese a las giras y compromisos, trata de no abandonar la sesión de yoga, que practica desde hace 20 años.

La familia.

A Lina María Moreno Mejía se la topó un sábado de marzo, en 1979, en una esquina de la avenida La Playa, en Medellín.

La entonces estudiante de literatura y linguística de la Universidad Pontificia Bolivariana tenía 23 años y salía de clase acompañada por una amiga. Para dónde van?, fue la pregunta que inició una relación que lleva 22 años de matrimonio pues el primero de diciembre de ese mismo 1979 se casaron y ella abandonó su carrera.

Nuevamente, en la manera de conquistarla, Alvaro Uribe demostró que le gustan los retos. En ese primer encuentro, Lina le dijo que se llamaba María Teresa, no le dio su número telefónico y solo le contó que su padre, Darío Moreno, aparecía en el directorio telefónico.

Varias veces la llamó y ella le dijo que no podía salir. El martes siguiente, al tenerla al otro lado de la bocina, no le preguntó nada, solo le anunció que iba a buscarla en su Renault.

Tomás (21 años) y Jerónimo (18 años) son los hijos del matrimonio. El mayor terminó sexto semestre de ingeniería química y, siguiendo el ejemplo paterno de trabajar desde joven, tiene su negocio de exportación de artesanías a España. Mi papá tiene una voluntad de hierro impresionante. Eso me hubiera gustado heredárselo , dice.

Jerónimo, estudiante de ingeniería electrónica, fue un bebé prematuro (nació de seis meses y pesando seis libras y media) y con él aprendió a ser cariñoso. Hubiéramos querido tener más, y una hija. Pero no se pudo , dijo Lina María.

Cuando el menor cumplió 2 años, ella se matriculó en filosofía y su esposo se convirtió en soporte básico. Los fines de semana, Alvaro Uribe se encargaba de los niños para que ella pudiera graduarse. Hoy, Lina María insiste en que no es filósofa, sino que estudió filosofía.

La vida pública.

A los 24 años, Alvaro Uribe empezó su vida pública como jefe de bienes de las Empresas Públicas de Medellín; luego fue secretario general del Ministerio de Trabajo, director de la Aeronáutica Civil, concejal de Medellín, alcalde, senador y gobernador de Antioquia.

De esos cargos le quedaron muchas satisfacciones, pero también incontables críticas. Entre ellas las de su paso por la Aerocivil (1980-82) y la supuesta aprobación de licencias para pilotos del narcotráfico y pistas clandestinas. El candidato se defendió asegurando que ningún trámite salió sin el visto bueno del Ministerio de Justicia y de la brigada militar de jurisdicción.

En la Gobernación de Antioquia (1995-97) respaldó las controvertidas Convivir (Asociaciones Comunitarias de Vigilancia Rural), autorizadas por el gobierno de Ernesto Samper e impulsadas por los ministros de Defensa, Fernando Botero Zea, y del Interior, Horacio Serpa. Estas organizaciones fueron ligadas al paramilitarismo. Nuevamente, Uribe salió al quite diciendo que sí hubo excesos en dos de ellas y que por eso fueron canceladas.

La cabeza de Alvaro Uribe Vélez tiene precio desde que fue gobernador y para la guerrilla es el peor enemigo.

Mauricio Vargas, en la revista Cambio (20 de mayo pasado), define algunas de las razones que le generaron esas primeras amenazas: Uribe demostró en la Gobernación que no le tiembla la mano para podar los excesos de la burocracia y los parásitos del sector público .

Los peligros se intensificaron en esta campaña: en noviembre del año pasado, un petardo explotó cinco minutos después del paso de la caravana del candidato cuando se dirigía a Galapa (Atlántico) y el 14 de abril de este año, en Barranquilla salió ileso de un atentado, de milagro.

También hubo versiones de planes para matarlo con biblias bomba o con balas de francotiradores y en varias ocasiones tuvo que cancelar sus giras, por indicios de posibles atentados.

El temperamento.

Es más querendón que expresivo; perseverante y brioso , según Patricia Lara.

Pero el país también le ha visto facetas de un temperamento frío o explosivo.

De su frialdad dio muestras cuando el atentado de Barranquilla: Tranquilo, ponga cuidado que de aquí salimos , le dijo con una calma pasmosa al conductor del vehículo blindado, que quedó semidestruido.

De su explosividad supo el país el 19 de marzo pasado cuando Joseph Contreras, corresponsal de la revista estadounidense Newsweek, contó del enojo del candidato por las preguntas sobre sus nexos con el paramilitarismo.

El hoy Presidente electo explicó su salida de casillas porque, según dijo, estaban ultrajándolo.

Algunos de sus cercanos le tienen miedo a los momentos en los que estalla. Soy muy exigente, muy acosón y me exijo a mí mismo. Discutir conmigo no es fácil, pero cedo ante las razones de la inteligencia , les responde.

El nuevo mandatario no toma licor, no sabe bailar, no tiene sentido del humor, gusta del vallenato y se considera madrugador, honrado y trabajador.

También es capaz de recitar de memoria los versos de León de Greiff o de entregarse a la lectura de poemas como Epigrama, del nicaraguense Ernesto Cardenal, uno de sus preferidos: Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido .

El método.

A lo largo de su campaña dijo que el próximo 7 de agosto, a las 5 de la tarde, después de posesionarse, presentará su proyecto de referendo contra la corrupción. Incluirá entre otros temas, eliminación de los auxilios parlamentarios, cierre de embajadas y consulados innecesarios y disminución del Congreso (de 263 a 150 congresistas). Si el Congreso no lo apoya, recurriré al país como presidente, recogiendo firmas para un referendo de origen popular .

Como nuevo presidente, Alvaro Uribe, el hombre al que la publicidad electoral mostraba con el eslogan de Mano firme y corazón grande , se enfrentará al potro más salvaje del que haya tenido noticia. Entonces se sabrá si es capaz de sostener las riendas y de lograr un punto de equilibrio entre esas dos imágenes: la del pragmático y sereno estadista que es para unos y la del guerrerista y hombre de derecha que otros han señalado.

FOTO.

Con su mamá, Laura Vélez y sus hermanos.

FOTO/Felipe Caicedo EL TIEMPO.

Trabajo, transparencia, firmeza y autoridad son las palabras que repite. Su publicidad simpre lo mostró con la mano en el corazón. Su lema, Mano firme y corazón grande .

FOTO/Cortesía Diners.

Hace 20 años practica yoga.

FOTO.

Por los numerosos atentados y amenazas tuvo que renunciar a muchas de sus giras.

Durante su estadía en las universidades de Oxford y Harvard, no dejaba de pedir que le prepararan arepas y fríjoles con garra, cuentan sus cercanos colaboradores, para remarcar su acentuado gusto por lo paisa.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
27 de mayo de 2002
Autor
DIEGO LEON GIRALDO S. Redactor de EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: