CUÁL ES EL MIEDO A LULA

CUÁL ES EL MIEDO A LULA

Aunque en América Latina los mercados no han dejado de temblar en meses, los estremecimientos de las últimas semanas han sido atribuidos a un epicentro en particular: Luiz Inacio da Silva.

2 de octubre de 2002, 05:00 am

Aunque en América Latina los mercados no han dejado de temblar en meses, los estremecimientos de las últimas semanas han sido atribuidos a un epicentro en particular: Luiz Inacio da Silva.

El repunte en las encuestas del sindicalista, que lo tienen a un solo punto de ser elegido el próximo domingo como presidente de Brasil, tiene nervioso al sistema financiero. El real concluyó el mes con una depreciación de 20 por ciento con respecto al dólar (se cotizó a 4 por 1).

La situación ha sido aprovechada por sus rivales, quienes incluso han tratado de achacarle a Lula la fuga de capitales, las caídas históricas en la bolsa de Sao Paulo y la ubicación de Brasil como el tercer peor destino para invertir.

Lula tuvo que dar este lunes un mensaje de tranquilidad: aseguró que no habría moratoria de la deuda, acusó a los especuladores financieros por falta de responsabilidad y remató diciendo que todas las elecciones generan incertidumbre, hasta las de Gran Bretaña con Blair, las de Alemania con Schro las de México con Fox. Brasil no va a quebrar (ver recuadro).

Difícil para cualquiera.

A qué le teme el mercado financiero con Lula ? Si se pudiera analizar "químicamente" una sensación como el miedo, podría decirse que en el caso de los inversionistas está compuesto por un cierto rechazo natural al cambio por las incertidumbres que genera.

En segundo lugar, el rechazo es mayor aún cuando la fuerza nueva que puede llegar con ese cambio es de izquierda. Y en tercer lugar y este es el caso , el miedo es mayor cuando quien viene al frente de ese cambio propone cambiar el modelo económico. O como dijo Lula el lunes: "Vamos a hacer una gran cirugía en el modelo económico".

Los inversionistas o el mundo financiero ya no disgustan tanto de Lula por cuestiones ideológicas. Su temor es más "técnico" que ideológico. Algunos opinan que, más allá de quién gane, la situación brasileña es grave debido a la dimensión de la deuda pública (interna y externa), que ya representa más del 63 por ciento del Producto Interno Bruto. Habrá que tener un corazón frío y un pulso firme para administrar una situación tan compleja como esa, y el mercado considera que el Partido de los Trabajadores (PT) no tiene esa capacidad.

Los temores con Lula son mayores aún porque asume con la misión de realizar inversiones públicas para combatir la pobreza y reformas para distribuir las riquezas, lo cual no parece ser posible frente a la necesidad compulsiva de ahorro que el país tendrá para poder pagar sus deudas y no caer en una moratoria.

No creo en el Lula pragmático. Aunque él lo quisiera, el PT no lo va a permitir. Si fuera elegido, la masa va a pedir posiciones de izquierda , afirmó Marcos Campomar, director de la Facultad de Economía de la Universidad de Sao Paulo.

Para el economista Edward Amadeo, ex ministro del presidente Fernando Henrique Cardoso,Lulai tiene un "déficit de credibilidad" ante el mercado financiero debido a la rápida evolución de su radicalismo de izquierda a un discurso moderado. Esa circunstancia castigará a su gobierno con una "gran prima de riesgo" de altos tipos de interés y de cambio "muy elevados", más inflación y desempleo.

La situación es tan crítica que esta semana el multimillonario especulador George Soros pidió que Brasil sea ayudado para que no quiebre. Si no se hiciera así, dijo, podrían producirse "repercusiones graves" en el sistema financiero mundial. "Afectaría, por ejemplo, nuestro sistema financiero. Tenemos muchos bancos involucrados, las empresas automotrices. Sería un shock bastante grande para el mercado", explicó.

Si vence las elecciones este domingo, Lula estará entre la espada y la pared. O respeta sus promesas sociales y no logra mantener firme el ahorro del gobierno para pagar las deudas, lo que desembocaría en una moratoria y un caos que se arrastraría por toda América Latina; o no respeta las promesas, realiza un ajuste fiscal profundo, y se produce una frustración social de costo político inimaginable. Sobre todo porque Brasil, con 53 millones de pobres y la violencia y el desempleo en aumento, ya vive una situación social explosiva.

Sus posiciones.

En una rueda de prensa ante más de setenta corresponsales de medios extranjeros, Lula exultante y confiado en una victoria, buscó calmar a los mercados y volvió a descartar una moratoria en el pago de la deuda externa. Algunas de sus frases principales:.

Moratoria: Brasil sólo va a declarar una moratoria si la actual política económica continúa. Ni sería moratoria, directamente sería la quiebra . Para evitar eso, dijo ayer, el Partido de los Trabajadores va a realizar una gran cirugía en el modelo económico .

Terrorismo financiero: Cuando se le consultó si tenía alguna idea sobre quién estaría produciendo terrorismo financiero , se permitió bromear: Si supiera, lo mandaba detener . Pero hilando más fino opinó que quienes están forzando la suba del dólar pueden ser una mezcla de bancos extranjeros y brasileños, tratando de ganar dinero fácil. Será malo para ellos, porque van a perder .

Presiones: Volvió a rechazar la idea de mantener al frente del Banco Central al director, Arminio Fraga, como quieren los operadores del mercado financiero. Cuando lo vi en la televisión me pareció que era un técnico competente, pero convengamos en que tampoco está logrando domar la situación , comentó, y agregó, tajante, que no va a nombrar a nadie por presión del mercado .

E.U.: Anticipando que las negociaciones de Brasil para su ingreso en el Alca no serán fáciles, Lula disparó que de la misma forma que Estados Unidos es intransigente en la defensa de sus intereses, nosotros vamos a ser intransigentes en la defensa de los nuestros .

FOTO.

Todas las elecciones generan incertidumbre, hasta las de Gran Bretaña con Blair, las de Alemania con Schro las de México con Fox. Brasil no va a quebrar , dijo Lula para amainar la tormenta