Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PROGRAMA DE SUBSIDIOS PARA POBRES

Para nadie es un secreto que la recesión económica hizo ajustar a todos los colombianos, ricos y pobres. Y los analistas han afirmado que los pobres llevaron la peor parte. (VER CUADRO: NIVELES DE POBREZA- POBLACION).

La realidad es que la crisis especialmente el tan malo 1999 ha llevado a que más colombianos pasen la línea de lo que se considera pobre-pobre y muchos otros engrosen el ejército de la indigencia o la miseria, no porque necesariamente deambulen sucios por las calles, sino porque no alcanzan a tener el ingreso mínimo para sobrevivir.

Y cuál es ese nivel de ingreso mínimo? De acuerdo con datos de la Unidad de Desarrollo Social de Planeación Nacional, si en Colombia alguien recibe menos de 52.000 pesos al mes no tiene lo necesario para estar vivo. Está en la miseria.

De acuerdo con la metodología de la línea de pobreza (medida por ingreso) si una persona recibe en promedio más de esa cifra y menos de 120.000 pesos al mes se le considera que está en situación de pobreza. En otras palabras, no está en condiciones de dirigir su vida en una forma digna.

Para los técnicos como Alfredo Sarmiento, jefe de la Unidad mencionada de Planeación Nacional no es fácil medir la pobreza o la indigencia, pero bajo cualquier metodología que se use, no cabe duda de que la recesión económica de los últimos años agudizó la situación de pobreza entre muchos colombianos.

Los métodos son tres: el de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) que analiza las condiciones físicas de la vivienda, la asistencia a la escuela, el hacinamiento y el número de personas dependientes del ingreso.

La segunda forma de medir la pobreza es el ingreso, o Línea de Pobreza, y que debe responder a la siguiente pregunta: Si usted gasta todo su ingreso en comida, cuánto necesita para sobrevivir? Esta medición puede chocar con problemas como la tenencia de activos que generan ingreso adicional o subsidios del Estado que hacen aumentar el ingreso. Sin embargo, no es común entre la gente más pobre tener bienes que renten.

La tercera tiene que ver con la medición en términos de condiciones de vida que combina variables de tipo cuantitativo con cualitativo. Por ejemplo, sumar ingreso con calidad del techo de la vivienda. Toma en cuenta asuntos como el acceso a la calidad de servicios, la calidad de la vivienda, la educación y el capital humano y la composición del hogar.

Pero en cualquier caso, la pobreza en Colombia ha aumentado en los últimos años y en particular en 1999, como consecuencia de la recesión.

Destape de la pobreza Las cifras de pobreza se hicieron públicas la semana pasada en el foro Empleo: un desafío para Colombia , organizado por la OIT: el 55 por ciento de los colombianos vive en la pobreza, cifra que creció poco más de tres por ciento frente al año anterior. En otras palabras, más de 20 millones de colombianos no tiene un ingreso que le permita dirigir dignamente su vida.

En el campo, la situación es peor que en la ciudad, pues la pobreza alcanza al 80 por ciento de la gente que vive allí, esto es casi siete millones. La violencia ha hecho crecer la cifra en los últimos años.

Pero no el problema es de pobreza, sino de creciente miseria e indigencia. De acuerdo con los datos de Planeación, el 21 por ciento de los colombianos (uno de cada cinco) vive en la indigencia. Y nuevamente el campo lleva la peor parte: el 46 por ciento de su gente no tiene un ingreso que le permita vivir (52.000 pesos).

La preocupación del Gobierno es grande. Y en particular las consecuencias que está trayendo en variables como la salud, educación y el mismo empleo. Por ejemplo, se estima que la deserción escolar está aumentando por incapacidad de los padres para sostener a sus hijos en la escuela: 20 de cada cien niños pobres no van al colegio.

El desempleo entre los colombianos más pobres es diez veces mayor que entre la gente más pudiente, a tal punto que la tasa de desempleo entre el 10 por ciento más pobre del país llega al 61 por ciento, es decir, seis de cada diez colombianos más pobres, está desocupado.

Por lo anterior, el gobierno lanzará probablemente esta semana un plan contra la pobreza, en el que se colocarán cerca de dos billones de pesos, conseguidos con organismos internacionales de crédito.

Subsidio para los más pobres El plan contra la pobreza tiene cuatro pilares: - Proyectos comunitarios: consistente en proyectos pequeños de infraestructura física o social, cuyo valor no exceda de 200 a 300 millones de pesos, postulados por cualquier organización pública o privada (ONG, cooperativas, alcaldías, iglesia, juntas comunales u otras entidades sin ánimo de lucro). Como condiciones se exige que den empleo a las personas más pobres de las principales 78 ciudades y poblaciones del país. Los ejecutará una ONG en un período máximo de cinco meses. Los proyectos deben estar dirigidos a las zonas habitadas por la gente más pobre: vías, centros educativos, acueductos, etc. Tiene un costo de 690.000 millones de pesos en tres años.

- Vías para la paz: consistente en la ejecución de proyectos viales en zonas marginadas del país, con énfasis en carreteras, caminos, proyectos fluviales y puentes. La inversión en el período será de 162 millones de dólares, 330.000 millones de pesos, prestados por la CAF. Se generarán 150.000 empleos.

- Subsidios condicionados a familias pobres: esta es una experiencia exitosa aplicada en México. Consiste en otorgar un subsidio directo en dinero a las familias ubicadas en el 20 por ciento más pobre de Colombia (ocho millones de personas), el cual será entregado a la madre cabeza de familia. A cada una de ellas se les entregará una transferencia mensual entre 60.000 y 80.000 pesos para reforzar el ingreso familiar, siempre y cuando cumplan tres condiciones: que los niños estudien en escuela pública o privada, que hayan recibido sus vacunas básicas y que periódicamente se realicen exámenes médicos de salud, peso y talla. El subsidio solo será entregado en dinero a las madres porque se considera que ellas lo administran mejor que los padres. En los tres años se otorgarán subsidios por valor de 700.000 millones de pesos.

- Capacitación para jóvenes desempleados: programa aplicado en Chile con buenos resultados. Está dirigido a los jóvenes (entre 18 y 35 años) no estudiantes de los estratos más pobres de las siete principales ciudades, en los que el desempleo actual supera el 50 por ciento. Cualquier entidad que considere que tiene capacidad para formar a jóvenes pobres (caso Corporación Minuto de Dios, cualquier ONG o empresa privada) puede inscribirse en el Sena. El educador recibirá un subsidio semestral de 700.000 pesos por parte del gobierno y el alumno tendrá subsidio de transporte y alimentación. Se dará prioridad a aquellos centros que demuestren que los alumnos consiguen empleo más rápidamente. El valor del programa es de 100.000 millones de pesos.

Paga endeudarse porlos pobres : Juan Camilo El Ministro de Hacienda Juan Camilo Restrepo y el jefe de Planeación Nacional Mauricio Cárdenas están encargados de echar a andar el programa del gobierno contra la pobreza. Y ambos son conscientes de la gravedad del problema.

Para Juan Camilo, la experiencia internacional indica que los períodos de recesión y de ajuste económico golpean con más dureza a los pobres. Por un lado cuando los gastos públicos son recortados, la parte social lleva la peor parte y por otro, el desempleo en los niveles más pobres de la población es más evidente. En el caso colombiano, la violencia y la confrontación armada agravan la situación.

Para 1999 el porcentaje total de la población en condiciones de pobreza se eleva al 55 por ciento. Vale la pena endeudarse para ayudarlos, así estemos pasando por una situación fiscal delicada , es la opinión de Minhacienda.

El programa contra la pobreza se planteó en las mismas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, FMI, como una de las condiciones que puso el presidente Pastrana: firma de un acuerdo de ajuste, pero estructurando programas nuevos en el área social con recursos propios.

La coordinación y ejecución es responsabilidad directa del Jefe de Planeación. Ese organismo envió técnicos a países que han hecho programas similares como México, Perú, Brasil y Argentina, para que conocieran la experiencia. En los tres primeros países, durante la crisis de la deuda latinoamericana en los años ochenta, el gasto social por persona se redujo en promedio 12 por ciento y los salarios reales cayeron en un 10 por ciento. La población pobre aumentó en más de seis por ciento.

Colombia nunca había tenido una crisis como la del año pasado y por eso tampoco había tenido que recurrir a un programa como el que está comenzando ahora y que implica en los próximos tres años recursos por cerca de dos billones de pesos, unos 900 millones de dólares. El programa será aprobado en la próxima reunión del Consejo de Política Económica y Social, Conpes, probablemente esta misma semana , dijo Cárdenas.

El plan será financiado con recursos del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento y la AID y la aceptación del Fondo Monetario Internacional. Cada año tiene un costo de 300 millones de dólares, equivalente a 0.3 por ciento del PIB.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
6 de marzo de 2000
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�