Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS DIVORCIOS SE HACEN EN PAZ

En la guerra y el amor todo se vale , dice el refrán. Y con ese argumento esposo y esposa llegaban muchas veces a un juzgado a iniciar el divorcio, sin importar cuántos cueros -y de qué calibre- se sacaran al sol. Todo se permitía a la hora de buscar la libertad. Incluso, que los detalles más íntimos, las confesiones de un momento de romance, fueran de dominio público.

Ahora, con la Ley 25 de 1992 o Ley de divorcio, las cosas cambiaron. Las parejas se divorcian en paz y ninguno de los dos resulta catalogado como culpable..

La mayoría de los matrimonios civiles y religiosos están resolviendo su situación jurídica a través del mutuo acuerdo. El proceso que antes era un martirio, es hoy civilizado y amigable para la pareja y, especialmente, para los hijos. Por eso, luego de finalizado el pleito, la sensación de la mayoría de los cónyuges es de conformidad. La pareja no termina odiándose hasta que la muerte los separe. Esa es una de las principales conclusiones del estudio realizado por el Centro de Investigaciones Socio jurídicas, Cijus, de la Universidad de los Andes, con 40 de los 52 jueces de familia encargados de resolver los procesos de divorcio en el país.

La investigación, efectuada con la colaboración de jueces de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Pasto y Sabanalarga, buscó establecer la reacción de los colombianos ante la ley, si esta se convirtió en un factor de disolución familiar, cuáles son las causales más comunes que se alegan para el divorcio, por qué se separan los colombianos y cómo afecta esta decisión a cónyuges e hijos.

El estudio mostró que con la nueva ley los colombianos son más tolerantes y más conscientes de sus derechos y de la decisión que están tomando y, además, que se ha generado una nueva mentalidad en el país porque el divorcio dejó de ser un tema tabú.

Los jueces reconocieron que la tendencia de las parejas colombianas de hoy en día es llegar a la conciliación. Sin embargo, en muchos casos son los propios apoderados de las partes quienes se encargan de que el proceso sea un pleito, aunque este es más doloroso, dura mucho más tiempo y, por lo tanto, es más costoso.

En el proceso contencioso de divorcio es importante mencionar la marcada tendencia de las partes a utilizar escenas de la vida íntima para agredirse dentro del proceso. Esto realmente obedece a una actitud beligerante y agresiva, bien sea con el fin de herir al otro cónyuge o realzar alguna de las causales invocadas para conseguir la separación .

Josefina aún recuerda todo lo que sufrió, hace diez años, cuando se divorció de su esposo. Eso duró eternidades y nos ofendimos mucho. Cuando él quería el divorcio, yo no. Fue terrible. Nos perdimos el respeto, nos ofendimos delante de desconocidos, increíble . Los divorcios de este tipo se presentan entre parejas con educación secundaria, mientras que el mutuo acuerdo, entre esposo con un mayor nivel educativo.

Mientras que el acuerdo entre la pareja permite que en un mes se concluya un caso y, por lo tanto, haya una descongestión de los despachos judiciales, en el proceso contencioso una demanda puede durar cerca de un año. Los jóvenes abogados, dice el informe, son más conciliadores que los veteranos. Aunque son los menores de edad los más afectados en una separación, los jueces coincidieron en afirmar que los hijos son un móvil de acuerdo y casi nunca la motivación del conflicto.

Cuando hay hijos menores de edad, la situación es más compleja. Si el divorcio se logra con una conciliación no hay problema, pero si se hace a través de un pleito éste genera un mayor conflicto. En cuanto a la custodia, tenencia y cuidado personal de los menores, un alto porcentaje muestra que ellos quedan a cargo de las madres, también por mutuo acuerdo.

El desacuerdo se presenta, especialmente, cuando se habla del sostenimiento económico de los hijos. Aumentan los divorcios Los registros de divorcio han aumentado en el país porque las parejas están legalizando separaciones que, desde hacía 10 a 15 años, eran una realidad, pero no ante la ley.

Antes de la ley del divorcio, los juzgados del país tramitaban mensualmente entre cinco y diez demandas. Luego de la norma, la cifra se duplicó porque, además, la figura sólo existía para los matrimonios civiles y no para los religiosos. Ahora, cada día un juez recibe un caso de divorcio.

De las 40 demandas de divorcio mensuales que recibe un juez, 12 se resuelven por la vía contenciosa y el resto, es decir, 28, por el mutuo acuerdo.

El aumento de las demandas, concluye la investigación, no obedece a un debacle de la institución matrimonial en Colombia causado por el divorcio sino más bien, a la solución de un cúmulo de situaciones de hecho, muy anteriores a la vigencia de la ley .

Ese es el caso, por ejemplo, de Esperanza, quien desde hace cinco años se separó de su esposo, pero sólo de cuerpo. Para evitar un interminable pleito, prefirió dejar que el tiempo pasara. Antonio y yo estamos de acuerdo en divorciarnos con la nueva ley, porque nuestra situación, de esposos sin serlo, nos ha generado muchos problemas. Uno, por ejemplo, es que todo lo que he comprado para formar un hogar con mi nuevo compañero ha sido a nombre de mi hermana. Supuestamente lo que Antonio o yo adquiramos es del vínculo matrimonial. Se imagina? .

Las parejas colombianas que más se divorcian, ya sea que se hayan casado por lo civil o ante la Iglesia, son los de clase media y, además, aquellas que han tenido una unión de seis a 10 años de duración.

Entre tanto, aquellos matrimonios de menos de dos años y más de 15 de convivencia son los que menos tienden a divorciarse. La explicación, para María, es la madurez de la pareja. Ella se casó a los 26 años luego de un noviazgo de seis años. Hoy, tiene dos hijos y una unión de 16 años donde hemos tenido problemas, claro, y separaciones de unos cuantos meses, pero no más. Ahora existe el amor, pero de otra manera. No es lo mismo que a los 18, es otra cosa. Es convivencia, compañía . La investigación también demostró que los cónyuges que más se separan tienen una edad promedio entre los 31 a los 40 años. Por el contrario, las parejas que menos se divorcian son las que oscilan entre los 12 a 20 años y los mayores de 40 .

En la mayoría de los casos, los matrimonios que acuden a divorciarse tienen un promedio de dos a tres hijos, en un alto porcentaje, menores de edad.

Por qué se divorcian los colombianos?yudaba económicamente al hogar ni atendía las solicitudes de los hijos. El abogado le explicó, cuenta, que argumentar esa causa significaba proceso perdido. Entonces todo se centró en el incumplimiento de las obligaciones conyugales .

La mayoría de los jueces comentó que no había tenido más de un proceso en el que se invocara como motivo de divorcio la enfermedad grave e incurable, aunque en esos contados procesos, las peticiones eran de esposos muy jóvenes que buscaban rehacer su vida afectiva.

Para los jueces es claro que alegar una u otra causa de divorcio depende del nivel cultural de los cónyuges. Por eso, entre el estrato bajo es mucho más frecuente el divorcio por el maltrato físico tanto a la mujer como a los hijos. No es común, por el contrario, la separación por incapacidad económica ya que esas son, en la mayoría de los casos, uniones de hecho. nEn el estrato medio y alto las parejas evitan la contienda y por eso buscan el acuerdo. Pero cuando este no se consigue, invocan el incumplimiento del esposo. Además, según la investigación, para los jueces las disputas entre los cónyuges también se refieren a aspectos económicos tales como el régimen de alimentos o la liquidación de la sociedad conyugal .

La separación, dice el estudio, dejó de ser una agresión constante para convertirse en un proceso de amigos. Esa etapa es la que Manuela añora porque desde hace años espera que su Felipe le dé el divorcio antes de que las cosas terminen peor de como van. No nos aguantamos ni nos respetamos ni siquiera cuando los niños están en casa. Nos decimos cosas que uno nunca cree que le gritará a quien algún día se amó tanto .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
15 de mayo de 1994
Autor
OLGA GONZALEZ REYES

Publicidad

Paute aqu�