Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EDGAR PEREA, SIN INVESTIDURA

El 20 de julio de 1998, Edgar Perea se posesionó como senador de la República al haber sido elegido popularmente por 75.000 votos. Ayer, casi dos años después, el Consejo de Estado lo despojó de su investidura y le declaró su muerte política en una votación de 14 contra 9.

La decisión la adoptó el Consejo de Estado al advertir que los congresistas no pueden desempeñar un cargo o empleo privado de manera simultánea a su condición de miembros de las cámaras.

Según el presidente del Consejo de Estado, Mario Alario Méndez: La decisión se produjo porque se encontró que el senador Perea había desempeñado su oficio de locutor y comentarista deportivo para diferentes empresas comerciales de radio y de televisión simultáneamente con el ejercicio de sus funciones en el Congreso .

La decisión tuvo origen en una demanda de pérdida de investidura mecanismo de depuración de las cámaras consagrado en la Carta de 1991 , según la cual Perea violó con su actuación el Artículo 180 de la Constitución que dice: Los congresistas no podrán desempeñar cargo o empleo público o privado... .

Los votos En efecto, 14 de los consejeros advirtieron que Perea incurrió en una incompatibilidad. No importa que no hubiese recibido remuneración o contraprestación alguna.

Los 9 consejeros que votaron a favor de respaldar la investidura de Perea son: Daniel Manrique, Germán Rodríguez, Carlos Orjuela, Manuel Urueta, Mario Alario Méndez, Julio Correa, Alberto Arango, Germán Ayala y Alier Hernández . El resto votó en contra de su aval. La ponencia la elaboró el jurista Nicolás Pájaro. Se trata de la pérdida de investidura número 23 que decretan los consejeros desde 1991.

El último caso de muerte política en la corporación lo protagonizó el pasado 20 de junio el parlamentario Armando Pomárico por el escándalo de corrupción en contratos de la Cámara durante el segundo semestre de 1999.

En cuanto al caso de Perea, los consejeros dijeron en la sentencia: Al respecto, no hay duda, entonces, de que cuando el senador Perea simultáneamente con su desempeño en el Senado prestó sus servicios como locutor y comentarista deportivo por la radio y la televisión, ejerció el oficio que desde años atrás ha tenido, el cual se ubica, en el campo privado por no haber recibido para ello acto de nombramiento de alguna entidad estatal .

Sin salario Y el fallo agrega: La conclusión anterior no se ve desvirtuada con las certificaciones expedidas por las empresas, según las cuales el demandado no tuvo con ellas relación jurídica alguna ni recibió remuneración o contraprestación por la transmisión y/o comentarios deportivos, pues, como se analizó anteriormente, tales vínculos de remuneración no son elementos necesarios para la configuración de la incompatibilidad .

La reacción de Perea no se hizo esperar. Según Perea: Este es un país racista y no pueden ver a un negro salir adelante. Yo estaba autorizado por el Reglamento del Congreso . En su criterio, el fallo no le impide seguir con su apoyo a Horacio Serpa. La investidura es como senador, pero puedo ser ministro, vicepresidente o presidente , advirtió. (Ve entrevista).

A Perea lo reemplazará su segundo renglón, el médico neurocirujano Dieb Nicolás Maloof, natural de Barranquilla, pero de ascendencia libanés. Tiene 36 años. Debido a que los dos se distanciaron, Maloof entró hace seis meses al movimiento Moral que orienta el actual presidente del Senado, Miguel Pinedo.

Perea puede acudir a un recurso para pedirle al mismo tribunal la revisión del fallo. Se llama recurso extraordinario de revisión de pérdida de investidura. Sin embargo, en los últimos nueve años, ninguno ha prosperado.

En la práctica, la sentencia plantea un debate: Pueden los congresistas desempeñar cargos o empleos de carácter periodístico? Según el presidente del Consejo de Estado, Mario Alario Méndez: Me abstengo de contestar esa pregunta porque cada caso es uno solo y no se puede generalizar .

El debate Pueden los congresistas desempeñar cargos periodísticos? El que un parlamentario tenga un espacio en un medio de comunicación es parte de su libertad de opinión o es una actividad incompatible con su función? Por eso pueden ser despojados de su investidura? Se trata de algunas de las preguntas que surgen a propósito del fallo del Consejo de Estado que despojó de su investidura a Perea por transmitir partidos de fútbol.

De acuerdo con esta tesis, la Constitución prohibe a los congresistas desempeñar cualquier cargo privado, mientras ejercen su labor parlamentaria, sin importar si cobran por ello.

Este argumento, sin embargo, preocupa a algunos congresistas que tienen espacios en los medios de comunicación, en su mayoría como columnistas de periódicos y revistas del país.

El senador Rodrigo Rivera, quien ha escrito columnas en EL TIEMPO, considera que el fallo del Consejo de Estado no puede llegar hasta el punto de impedir a los congresistas opinar a través de diarios en medios escritos.

No es lo mismo trabajar como periodista no remunerado o abogado no remunerado, que como director de un periódico no remunerado o columnista no remunerado , explicó Rivera.

De hecho, en marzo de 1996, el Consejo de Estado se abstuvo por unanimidad de decretar la pérdida de investidura del senador Alberto Santofimio Botero, porque el programa El Café del Espejo , con el cual colaboraba, era un programa de carácter cultural.

En esa ocasión, al contrario de lo que ocurrió con Perea, la Procuraduría pidió retirarle su investidura porque, sin entrar a discutir qué tipo de trabajo cumplía Santofimio, encontró que la participación de Santofimio sí era remunerada, porque podía comercializar pauta publicitaria. Para el Consejo de Estado las pruebas de esa remuneración no fueron suficientes.

Eduardo Cháves, asesor de Ingrid Betancur, senadora y columnista de El País, afirma que aunque el Consejo de Estado despoje de su investidura a Perea, esa decisión no debe repercutir sobre los congresistas que escriben columnas, porque esa función no la ejercen como periodistas sino como orientadores de la opinión pública.

En criterio de Cháves, impedir a los congresistas escribir columnas es precisamente prohibirles ejercer la labor para la que fueron elegidos: opinar. Ayer, este diario trató de consultar infructuosamente la opinión de la congresista María Isabel Rueda, columnista de la revista Semana, sobre el tema. Sin embargo, hasta ayer estaba fuera del país.

FOTO: Edgar Perea anunció ayer que regresará a las transmisiones de fútbol. Pero ahora sí voy a cobrar , dijo.

Archivo/EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
19 de julio de 2000
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad