CATATUMBO, SITIADO POR LA COCA

CATATUMBO, SITIADO POR LA COCA

En los últimos diez años la Policía no había podido entrar a la selvas del Catatumbo, límites entre Norte de Santander y Venezuela. La región fronteriza, antes rica y próspera, de un tiempo para acá se convirtió en fortín de guerrilleros y de pa-ramilitares. Allí, más de 10.000 kilómetros cuadrados de tierra están cultivados de coca. (VER MAPA: AREA DE CULTIVOS)

13 de mayo de 2000, 05:00 am

El jueves pasado, mil hombres de la Policía Antidrogas entraron con su flotilla aérea -40 helicópteros y diez aviones turbo trush- dando inicio a una de las operaciones de fumigación más grandes de los últimos tiempos. La acción, está contemplada en el Plan Colombia presentado por el gobierno colombiano al de Estados Unidos.

Para sorpresa de las autoridades, se encontraron en los operativos del Catatumbo 150 laboratorios para procesamiento de droga, diez centros especiales de cultivo, caletas con armas y trochas especiales utilizadas para movilizar droga, armas y dinero.

La Policía calcula que en la selva del Catatumbo existen hoy unas 30 mil hectáreas de coca cultivadas. Hasta ahora -dijo un oficial- solo hemos detectado diez mil , en su mayoría propiedad de las Autodefensas que desde hace año y medio le disputan el poder de la zona al Eln.

Precisamente, el plan de erradicación de cultivos es el principal tema que discuten hoy en Cartagena el ministro de Defensa, Luis Fernando Ramírez, el comandante de las Fuerzas Militares, general Fernando Tapias con el Subsecretario de Estado para asuntos políticos, Thomas Pickering.

Viveros de coca Según reportes de inteligencia militar, hace sólo un año en el Catatumbo se afianzaban cerca de 3.000 guerrilleros del Eln (frentes Carlos Armando Cacua Guerrero , Juan Fernando Porras , Diego Cristóbal Uribe y Carlos Germán Velasco ), de las Farc (frentes 33 y 45) y del Epl (frente Libardo Mora Toro ).

Ahora queda la mitad. En sólo tres meses, los paramilitares sacaron a la guerrilla de su territorio a punta de masacres y asesinatos selectivos. Ellos son los verdaderos dueños del emporio de la droga en Campo Dos, Vetas, La 46 y La Gabarra , dijo un oficial al frente de los operaciones de fumigación.

La NAS (Organismo que administra los recursos antidrogas del Gobierno estadounidense) no sale del asombro. Los nuevos métodos utilizados para el crecimiento de los cultivos va a pasos agigantados , dijo su director Luis Moreno.

En efecto, usando semillas peruanas los paramilitares instalaron en la zona modernos viveros en donde se cultivan arbustos que logran, en sólo dos meses, 50 cm. de altura.

Con estacas especiales -dijo Moreno- los narcotraficantes están logrando que los cultivos alcancen hasta 3 metros de altura . El trabajo, según las autoridades, cuenta con el apoyo de geólogos y químicos profesionales.

En mis años de lucha contra el narcotráfico, jamás había visto árboles de coca como los de aquí , dijo un sorprendido Moreno.

Por su parte el director de la Policía Nacional, general Rosso José Serrano, señaló mientras inspeccionaba las operaciones en compañía del embajador de Estados Unidos y del Ministro de Defensa: contra las fumigaciones los narcotraficantes sí no van a poder hacer mayor cosa .

Abonos ilegales Como el negocio de la droga en el último año ha sido tan próspero, el director de antinarcóticos, general Ismael Trujillo Polanco, denunció que los paramilitares y la guerrilla están invirtiendo grandes cantidades en el negocio.

Abonos de muy buena calidad y fertilizantes europeos y estadounidenses están llegando al país ilegalmente en grandes cantidades para proteger a los arbustos de coca de las plagas , dijo.

Según la Policía, los paramilitares están haciendo en el Catatumbo lo mismo que las Farc en la zona de distensión: Obligan a los campesinos a que trabajen exclusivamente en la producción y procesamiento de coca .

Temiendo que se les dañe el negocio, guerrilleros y paramilitares han impactado diez aeronaves antinarcóticas. Seis aviones turbo trosh y cuatro helicópteros Black Hawk recibieron balas de fusil.

Colombia tiene reconocidas en este momento 120 mil hectáreas de coca sembrada, la preocupación no puede ser menor, según el Ministro de Defensa, las dificultades son muy grandes y no hay dinero para la sustitución de cultivos.

Aunque el Plante y La Red de Solidaridad tienen algunos programas, no son suficientes, si no viene ayuda internacional rápido esto va ser muy difícil .

Según la Embajadora de Estados Unidos encargada, Bárbara Moore, el Gobierno estadounidense ya reconoce a los paramilitares al igual que lo hizo con la guerrilla como los principales cultivadores y procesadores de coca en Colombia.

Este emporio de droga que nació en el Catatumbo le ha hecho mucho daño a las personas de la región que aún no participan en el negocio. Según el sacerdote de La Gabarra, Saddy Wilmer Castañeda, la prostitución, la drogadicción y el alcoholismo aumentaron en la región.

Un fin de semana, una niña trabajadora sexual gana entre 300 y 400 mil pesos. Dinero que les pagan los raspachines (recogedores de hoja de coca) por pasar un rato con ellos y mientras esto sucede, en el corregimiento hay 700 niños en una escuela que no tiene profesores y los dos o tres que colaboran los tengo que pagar haciendo rifas en el pueblo , aseguró el sacerdote.

El alto costo de la vida impuesto por raspachines , guerrilleros y paramilitares que mueven un fin de semana 200 millones de pesos, sólo lo están asumiendo unos pocos. El alcalde Rusbin Pardo está tratando de crear mecanismos que no dispare más el costo de vida en esta región del país.

Aquí en La Gabarra, una gaseosa vale 1.500 pesos, un huevo mil y un pan, que en el corregimiento de al lado cuesta 200, aquí vale 2 mil , afirmó Pardo.