LOS COSTOS DEL PLEITO CON ICA

LOS COSTOS DEL PLEITO CON ICA

El contrato único para la malla vial no solo está dejando huecos en las calles sino también en las finanzas del Distrito.

23 de marzo de 2000, 05:00 am

Y es que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) ha tenido que destinar cifras millonarias en pago de abogados para defender los intereses del Distrito en los distintos frentes en los que pelea con la firma mexicana ICA.

Hasta la semana pasada, la entidad llevaba cuentas cercanas a los 170 millones de pesos por las cuentas de los abogados que manejan las discusiones en el Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio y una denuncia penal ante la Fiscalía.

Esto sin tener en cuenta que por ahora el Instituto debe destinar 400 millones 434 mil pesos por el concepto de los honorarios de las tres personas que sirven de árbitros para dirimir la discusión sobre multas y contrademandas.

Esta es la mitad de lo que se paga al ex procurador Carlos Gustavo Arrieta, al abogado Jorge Suescún y al ex magistrado Antonio José de Irisarri.

Ellos decidirán si se deben pagar las multas por 48.000 millones de pesos que tramita el IDU por incumplimiento en el cronograma de obras o si es el Distrito quien debe desembolsar 50.000 millones de pesos por las compensaciones que exige ICA.

La otra mitad la pone la empresa mexicana. En los costos se incluyen pagos al secretario, a la Cámara de Comercio y la papelería necesaria.

Al final, el que pierda en la demanda deberá reembolsarle a la otra parte lo que invirtió en el Tribunal.

Los abogados El grupo de asesores legales que contrató el IDU lo conforman tres abogados de renombre y cada uno maneja un frente en particular en la discusiones con ICA.

Susana Montes está al frente del debate en el Tribunal de Arbitramento. Esta ex magistrada tiene un contrato de asesoría legal con el IDU desde noviembre de 1998 en el que se le paga 200.000 pesos la hora. Hasta la semana pasada se habían facturado 332 horas, es decir, aproximadamente 66 millones de pesos.

En el segundo frente está Jaime Lombana, abogado que maneja la denuncia penal que presentó el Instituto ante la Fiscalía para que se investiguen actuaciones del contratista y de la interventoría a comienzos del contrato. Por concepto de honorarios la entidad ha girado 103 millones de pesos.

Finalmente, Felipe de Vivero es el encargado del último de los problemas con ICA, el del abandono de los trabajos de construcción de la troncal calle 80. Esta asesoría legal apenas comienza, pero se paga 300.000 la hora de trabajo.

Andrés Camargo, director del IDU, manifestó que no puede entrar a juzgar las responsabilidades de funcionarios o contratistas por el desastre en el que terminó la malla vial.

El funcionario se abstuvo de señalar los culpables de los costos no previstos, como el de los de los abogados, que terminó asumiendo el Distrito por los líos con ICA. Afirmó que la entidad solo ha contratado el mejor grupo de abogados para defender los intereses del Distrito.

Para el tamaño de tema que tienen creo que se están manejando precios muy baratos , dijo Camargo.

En las vías está el otro gran lío para los bogotanos. No solo por las congestiones y daños que producen los cráteres de calles como la avenida Rojas o la carrera 10a., sino porque cada día que pasa los costos de los arreglos son más caros.

En el contrato que se firmó en 1997 con ICA se pagaba la reconstrucción de vías a 34.500 pesos en promedio el metro cuadrado. Hoy, el IDU está pagando arreglos similares a 60.000 pesos metro cuadrado, en promedio.

Camargo explica que si bien los precios de la empresa mexicana estaban entre los más baratos del mercado, el valor surgió de la propuesta que presentó el contratista y esa era su responsabilidad en lo que se había pactado.

Cuando ICA se retiró de los trabajos de malla vial quedaron 24 vías sin ser reparadas y cerca de 48.000 millones de pesos por invertir. A estas alturas el cálculo para arreglar solo seis de esas vías (avenidas Rojas, 10a., calles 85 y 134, carretera a Quiba y vía a Usme) es cercano a los 20.000 millones de pesos, casi la mitad de lo que quedó por invertir en malla vial.

Sin embargo, Camargo manifiesta que ese es solo un aproximado y que los costos finales solo se pueden determinar evaluando el daño en cada una de los corredores que quedaron por invertir.

Reacciones Silvio Mejía, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros Constructores No tenemos cálculos exactos de los precios que maneja en la actualidad el IDU para recuperación de vías, pero obviamente los valores a los que contrataría hoy la intervención de lo que no hizo ICA serían más altos solo por la actualización de precios. Lo importante en el contrato con los mexicanos era que se manejaban unos costos menores por la gran cantidad de calles que se tenían que recuperar.

Sin embargo, no creo que todavía se sepa en qué va a terminar el pleito jurídico entre las partes, eso le podría salir mucho más costoso al IDU. Si hay fallo en contra del Distrito tendría que asumir unos pagos muy grandes, falta ver qué decisiones tomará el Tribunal de Arbitramento.

Eberto Jiménez, presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros El contrato salió más caro por unos factores que la Sociedad anotó oportunamente en cartas que se dirigieron al alcalde Antanas Mockus. Allí se le decía que esa contratación generaría en el futuro conflictos jurídicos muy costosos para la Administración Distrital y para la ciudadanía bogotana y eso se está cumpliendo al pie de la letra.

De una manera u otra el Distrito tendrá que incurrir en gastos no previstos. La disputa jurídica hará que el contrato resulte excesivamente costoso.