UN CONVICTO EN EL CONGRESO

UN CONVICTO EN EL CONGRESO

Si el representante a la Cámara Luis Javier Castaño Ochoa hubiera pagado la totalidad de la pena a que fue condenado en Estados Unidos por narcotráfico y lavado de dólares hoy no estaría ocupando una curul en el Congreso de Colombia sino una celda en el Metropolitan Correctional Center de Miami.

17 de septiembre 2000 , 12:00 a.m.

El 18 de abril de 1988 el juez William Hoeveler -el mismo que adelantó la investigación antimafiaPiedra Angulari y condenó al dictador panameño Manuel Antonio Noriega- lo sentenció a 16 años de prisión.

Seis meses después, el mismo el juez lo condenó a otros 14 años por traficar 20 kilos de coca y ayudar a lavar 59 millones de dólares.

Pero el implacable juez -que se no escuchó su arrepentimiento- el 16 de febrero de 1989 lo dejó libre.

Por qué lo hizo? El expediente dice: cooperación judicial. Pero, el hoy representante dice no saber. Ese día me dijeron que quedaba libre, sin explicación. Nunca delaté a nadie .

Mina de Oro La investigación en su contra se inició en septiembre de 1985 con laOperación Gold Midei (Mina de Oro).

Agentes de la Aduana y del Servicio de Rentas de E.U. conocían movimientos de Castaño Ochoa entre Medellín, Miami y Los Angeles.

Tras cinco meses de investigación, los agentes concluyeron que Castaño Ochoa hacía parte de unaempresa criminali para lavar más de 59 millones de narcodólares e introducir y distribuir cocaína en E.U.

Así lo revelan documentos en poder de este diario.

Los agentes federales que le seguían el rastro hallaron la evidencia en febrero de 1986. Verificaron que Castaño Ochoa llegó a Miami, desde Medellín, para participar de una reunión.

Según el expediente, en esa cumbre -controlada por los agentes secretos- Castaño Ochoa dijo que tenía cerca de 900 mil dólares para entregar.

También, que tenía 22 kilos (de cocaína) que podría vender a 18.000 dólares .

El 13 de febrero lo detuvieron: Al momento de su arresto poseía anotaciones que indicaban transacciones de narcóticos por la cantidad de 3.000 kilos de cocaína... .

Ese mismo día, Castaño Ochoa contrató a Neal R. Sonnett para que lo defendiera ante la Corte Federal.

Estos episodios son calificados por Castaño como un montaje armado por ser colombiano y llevar un apellido conectado con la mafia: Ochoa.

Sin embargo, el 15 de junio de 1987, el jurado lo declaró culpable de lavado.

El 7 de marzo de 1988 Castaño Ochoa envió, desde el Metropolitan Correctional Center de Miami, una carta al juez en la que aceptaba que debía ser castigado por su mínima participación en el insuceso y pedía clemencia .

Su abogado envió otra: El señor Castaño ha reconocido su culpabilidad y ha manifestado remordimiento... creemos que una sentencia de 8 años es apropiada... .

Pero de nada sirvió. La tarde del 18 de abril de 1988 el juez lo condenó a 16 años de prisión.

Paralelamente se estaba andando otro proceso contra él por conspiración para poseer y distribuir coca en E.U. y defraudar y no declarar moneda americana. Por eso, el 20 de octubre el mismo juez lo sentenció a 9 años por narcotráfico y 5 por lavado.

El colaborador Pero Castaño Ochoa solo duró 36 meses en prisión. El 16 de febrero de 1989, el mismo juez decidió concederle la libertad inmediata. Lo hizo argumentando, entre otras razones, la regla de procedimiento criminal No. 35 (ver facsímiles), aplicable cuando el acusado o convicto ha cooperado con las autoridades federales .

Por qué se tomó esa decisión? Castaño Ochoa reitera que no saber, pero el ex convicto Gabriel Villegas -según lo denunció en agosto pasado ante la Corte Suprema de Colombia- cree tener la respuesta: En 1989 Castaño inició contactos con el FBI y pactó ser agente encubierto a cambio de su libertad .

Igual piensa un ex convicto ecuatoriano, que pidió reservar su nombre pero lo denunció por escrito. Dice que Castaño Ochoa fue premiado con unavisa Si , que en el mundo de la mafia significasapo visai .

Como ellos, ex convictos que compartieron prisión con el hoy gestor de proyectos de ley para defender a las madres comunitarias y al Seguro Social y acabar con el hacinamiento carcelario, lo acusan de haber comprado su libertad a costa de la de ellos y de haberlos estafado con la complicidad del abogado colombiano Baruch Vega, cuya identidad fue revelada por EL TIEMPO a raíz de las negociaciones secretas que adelantó entre agentes de la DEA y capos colombianos, para su sometimiento a E.U.

Vega le aseguró a este diario que Castaño Ochoa no delató a nadie pero sí colaboró con las autoridades de E.U. Está entre los 114 colombianos a los que ayudé a solucionar sus problemas. Le cobré como 40 mil dólares y él colaboró con asuntos de inteligencia , es decir, información para detectar rutas o incautar dinero . Agregó que Castaño Ochoa le recomendó a dos presos para que les ayudara pero que no conoce a Villegas.

Joel Rosenthal, abogado del cartel de Cali, y Bob Levinson, ex agente del FBI, también son señalados como socios del hoy congresista. Ellos y Vega han sido investigados en E.U. por nexos con la mafia.

Con todo, Castaño Ochoa considera no tener impedimentos para ocupar una curul.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.