Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

FRAUDE DOMICILIARIO

Tres empresas siamesas conformadas por los mismos socios y unidas por vínculos familiares defraudaron a más de mil familias que pagaron por anticipado la instalación de redes de gas domiciliario en sus casas y apartamentos.

Confiados en el aval expedido por la empresa prestadora del servicio público (Gas Natural S.A.) que exhibían Cursor Construcciones Ltda., Heral Obras Civiles Ltda. y Tec Gas de Colombia Ltda., habitantes de al menos una decena de edificios de Bogotá les entregaron entre 200 y 700 mil pesos.

Hoy, los afectados no tienen ni la instalación de gas ni una dirección en dónde ubicar a los representantes de esas firmas, pues estos se evaporaron a finales del año pasado.

Y aunque inicialmente Gas Natural S. A. aseguró que no avalaba ni recomendaba empresas instaladoras, cuando EL TIEMPO le leyó una de las cartas firmadas por uno de sus funcionarios para tal fin, manifestó que no son responsables por lo que hagan o dejen de hacer los instaladores.

Los usuarios deciden libremente con quién contratar , aseguró Pedro Luis Ruano, gerente de Marketing de esta empresa de servicios públicos.

Entonces, para qué los avales? Gas Natural dice que algunas recomendaciones se expidieron por solicitud de los instaladores, pero insistió en que estas no los responsabiliza de las actuaciones de esas firmas.

Centenares de personas han sido estafadas y este es un problema para la imagen de Gas Natural porque no existen normas que digan quién puede o no ser instalador. Ante ese vacío, cualquiera puede hacerlo y Gas Natural no tiene autoridad si una empresa incumple a los usuarios, por eso alguien tiene que ponerles freno , precisó Ruano.

El mismo vocero dijo que han encontrado casos en los que las cartas de recomendación son falsas, pero no han instaurado ninguna demanda contra quienes lo hacen.

Hoy, nadie sabe cuántos son los damnificados de estos instaladores, cuánto el dinero que captaron ni cuántas empresas están haciendo lo mismo que las siamesas , pues no existe un control efectivo.

Para la Superintendencia de Servicios Públicos la responsabilidad de Gas Natural en estos casos es de orden moral porque la gente confió en las empresas a las que ellos recomendaron y por eso deberían responderle a los afectados.

EL TIEMPO recogió quejas de habitantes de siete edificios contra Tec Gas y la Superintendencia de Industria y Comercio que vigila a los instaladores remitió a la Fiscalía 150 contra Cursor y otras más contra Heral.

Los de Cursor y Heral desaparecieron del mapa y por eso pedimos que se investigara una posible estafa colectiva. Nunca contestaron los requerimientos y no fueron localizados , precisó un vocero de la Superindustria.

Las siamesas El caso más grave se presentó precisamente con Cursor, firma constituida en 1989 con un capital de 50 millones de pesos, que captó el dinero de 900 usuarios a quienes les incumplió.

Esta empresa creada por Carlos Alberto Pulido Varela y Guillermo León Arbeláez Arbeláez- fue durante diez años una de las principales instaladoras de Gas Natural.

Hoy, está embargada y en proceso de liquidación y a las denuncias de fraude de los usuarios se unieron proveedores, contratistas y ex trabajadores, con los que también tiene cuentas pendientes.

Aunque Arbeláez- uno de sus dueños- reconoció a este diario que defraudaron a cerca de 900 personas, asegura que no son delincuentes y que no se están escondiendo.

Lo que quebró a Cursor fue el cambio de políticas de Gas Natural, los atropellos que cometió con nosotros como el no pagarnos cuentas pese a que invertimos gran cantidad de dinero en ellos , dice Pulido Varela (ver recuadro).

Un año después, Pulido y Arbeláez fundaron Heral, una empresa con el mismo objeto que también fue contratista de Gas Natural y que hoy está embargada y espera turno para entrar en liquidación.

Y a través de Cursor, Arbeláez y Pulido se asociaron con Carlos Pulido Cuevas sobrino de este último y fundaron en octubre de 1996 Tec Gas de Colombia Ltda., a la que al menos una decena de voceros de edificios acusan de haberlos engañado al incumplirles con las instalaciones de gas.

Negocio ficticio? Pulido Varela investigado por la Fiscalía por retener el pago del IVA en Cursor- dijo desconocer a cuántas personas les incumplió Tec Gas y explicó que la firma tiene nueva dueña.

Se trata de Katherine Rojas Jiménez, una joven de 27 años que pasó de ser una de las vendedoras de instalaciones de gas de Tec Gas con un sueldo básico de 150 mil pesos a convertirse en su propietaria.

El pasado 15 de marzo cuando el incumplimiento a los clientes iba en aumento y la firma no tenían plata para atender obligaciones Arbeláez y los Pulido cedieron la empresa a Rojas, que no pagó un centavo por su adquisición.

Me dijeron que para que Tec Gas pudiera seguir trabajando con Gas Natural necesitaban que sus nombres desaparecieran de los papeles. Me cedieron las acciones y me dijeron que ellos seguirían manejando la empresa , dijo Katherine Rojas quien, además, considera que se trató de un traspaso ficticio para cumplir un requisito .

Otra es la versión de los Pulido. Ellos aseguran que Rojas les manifestó su interés de quedarse con la empresa. Era la mejor vendedora y por su personalidad emprendedora decidieron cederle las acciones para que se encargara de sacar la empresa adelante. Incluso, dicen que le entregaron varios millones de pesos para que tuviera flujo de caja y atendiera algunas obligaciones.

Rojas insiste en que todo fue arreglado y que ella no compró la empresa.

Las denuncias Lo cierto es que contra Tec Gas y Heral hay 119 quejas radicadas en Gas Natural y la Superindustria ya registró 16 más de otros clientes.

De los 39 millones de pesos que cobró Tec Gas les pagamos 28 millones porque ellos embaucaron al consejo del edificio y lo convencieron de que ya estaba todo hecho, pero faltaban los medidores, algunas instalaciones y además dejaron tirada la obra , asegura Martha Juliana Florián, administradora de la torre 8 del edificio Buganvilla.

Allí, 51 propietarios pagaron cada uno 780 mil pesos por las redes.

Tuvimos que asumir la terminación de la obra y los arreglos en los apartamentos y perdimos por lo menos 8 millones de pesos, por eso los estoy buscando, pero las oficinas de Tec Gas no aparecen. Gas Natural dice que no tiene ni idea de ellos. Estamos estudiando una demanda , concluye Martha Juliana Florián.

Situaciones similares se dieron en Bosque Medina, Saint Patric, Chicó Palacé, Torres del Chicó, Las Terrazas, Quintas de Usaquén, Bellavista 100, Santa Bárbara, 20-50 y en los barrios Verbenal, La Uribe, San Antonio, Quinta Paredes, San Luis, El Campín, Siete de Agosto y Suba.

En Bosque Medina cada apartamento pagó 700 mil pesos, nos giraron un cheque sin fondos y las pólizas de cumplimiento no las pudimos hacer efectivas porque nunca le pagaron a la aseguradora. Esa gente es de mala fe y ahora desaparecieron , sostienen propietarios afectados que pidieron omitir sus nombres.

Y aunque Gas Natural ya ha mediado para solucionarles el problema a más de 200 de los afectados, advierte que, en principio, el dinero que los usuarios pagaron a estas empresas está perdido.

No somos ladrones Carlos Alberto Pulido Varela y Guillermo León Arbeláez reconocen que defraudaron a unas 900 personas, pero responsabilizan a Gas Natural S. A. de la situación.

Aseguran que les cambió las reglas de juego, les hizo invertir gran cantidad de dinero, no les pagó deudas pendientes y les abrió las puertas a todos los que quisieran hacer instalaciones.

Pulido y Arbeláez dicen que no son ladrones, que no se están escondiendo y que tienen interés en solucionarles el problema a las personas afectadas. No nos hemos desaparecido, afrontamos una difícil situación económica, pero firmamos un convenio con Gas Natural en el que se comprometió a solucionarles el problema a estas personas , aseguró Pulido Varela.

Orlando Vargas, abogado de Cursor, responsabilizó también a Gas Natural S. A. del cese de pagos en que entró su defendido y anunció una demanda contra la entidad prestadora del servicio público por más de 1.000 millones de pesos.

De acuerdo con Vargas, aunque Cursor captó dinero de muchas personas, no hay ningún fraude porque Gas Natural S. A. se comprometió a llevarles las redes a los afectados mediante la firma de un convenio.

El acuerdo fue firmado con Exxigas, una empresa que se constituyó en febrero pasado con 4 millones de pesos y que desde marzo ejecuta contratos por 340 millones de pesos para Gas Natural S. A.

Oswaldo Rocha Serrano, gerente de esa empresa, dijo que hasta ahora ha atendido a 220 clientes de Cursor y que resolverles el problema a los demás tardará por lo menos un año y medio.

El convenio contempla que Gas Natural le entrega contratos a Exxigas para instalación de redes externas y con parte de las utilidades solucionamos el problema que dejó Cursor. Hasta ahora hemos atendido a 220 clientes de Quinta Paredes, La Uribe y Suba , explicó Rocha.

Aseguró que los afectados no deben volver a pagar siempre y cuando hayan cancelado la totalidad de la instalación. Si hicieron un abono, deben pagar el saldo , dijo.

Paradójicamente, Guillermo León Arbeláez, socio de Cursor, Tec Gas y de Heral, trabaja para Exxigas.

RECOMENDACIONES Cursor, Heral y Tec Gas no son las únicas firmas denunciadas por defraudar a sus clientes.

La Superintendencia de Industria y Comercio han recibido al menos 200 quejas contra otras firmas como Kima Construcciones, Gas Capital, Limha, A y G Ingenieros Ltda., Tecnogas, Santos Ingenieros, Compañía Metropolitana de Gas, Saúl Soto, Grupo Gas Capitel, Ingeniería e Interventoría de Gas, Sergas, Alfa Ingenieros, Dyctel, Gas Constructores, Gas Soluciones e Ingeoductos.

Por eso, para evitar que sigan ocurriendo fraudes, Gas Natural S. A. y la Superindustria crearon el Registro Unico de Firmas Instaladoras (Rufi), en el que figuran las empresas inscritas para hacer las instalaciones y las cuales deben tener personal capacitado por Acogas, Fasegas o el Sena.

A los usuarios se les recomienda asegurarse de que la empresa esté inscrita en el Rufi, firmar un contrato de obra y exigir la póliza de garantía de cumplimiento.

Foto Raúl Hernández, administrador de tres edificios en la calle 91, en el norte de Bogotá, asegura que por lo menos 20 familias del sector fueron engañadas por las firmas instaladoras de gas.

Felipe Caicedo / EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
7 de noviembre de 2000
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad