LA GUERRA ESTABA CANTADA

LA GUERRA ESTABA CANTADA

Las autoridades retomaron desde el jueves en la noche el control de la penitenciaría.

5 de febrero de 2000, 05:00 am

Enfrentamiento en La Picota precipita traslado de 50 reclusos La guerra estaba cantada La versión se regó como pólvora entre algunos guerrilleros recluidos en La Picota, una penitenciaría que alberga a más de 1.800 internos en el sur de Bogotá. Los paramilitares iban a matar al comandante Alfredo , uno de sus líderes.

Tan pronto los subversivos se enteraron de lo que podría pasarle a su jefe trazaron un plan para frenar a los paras . Los guerrilleros ordenaron ingresar armas de fuego, municiones y granadas. El pasado jueves, a las tres de la tarde, comenzó la arremetida con la explosión de una granada.

El episodio, que aterrorizó a los vecinos del sector y refleja la agudización de la crisis carcelaria, dejó como saldo seis internos muertos y dos heridos. Además, coincidió con la renuncia del director del Instituto Penitenciario y Carcelario (Inpec), coronel Laureano Villamizar. Villamizar será reemplazado por el general (r) Fabio Campos Silva.

Luego de la primera explosión escuchamos una balacera y varias bombas; fue tenaz y en ese momento un frío lo sacude a uno. Eso es berraco , afirmó uno de los guardianes.

** -La lista La misión pretendía acabar con los paras del patio 7, liderados por Gerardo Cáceres Useche, ex sargento del Ejército; Hernando Moreno Martínez, ex teniente de la Policía, y Pablo Soler Rodríguez, quienes al parecer lideraban la supuesta conspiración contra Alfredo (ver nota anexa).

La acción la emprendieron por lo menos 15 guerrilleros que se encargaron de reclutar de los patios 1,2,3,4,5 y 6 a los más peligrosos miembros de la subversión. En el comando de ataque participaron hombres de las Farc, el Eln, el Epl, el Jaime Bateman Cayón y el Jega, relató una fuente de la cárcel a este diario.

Según el reporte del Inpec, en el enfrentamiento entre paramilitares y guerrilleros perdieron la vida Gerardo Cáceres Useche, Pablo Soler Rodríguez, César Antonio Sanabria Urbano, Hernando Moreno Martínez, señalados como paramilitares. Además, murieron Quirley Quiroz Santana, integrante del Eln, y Roberto Prada Gamarra, miembro del Epl. El comandante Alfredo salió ileso. El levantamiento de los cadáveres lo realizó el fiscal 325 de la Unidad de ** -Reacción Inmediata.

Fue, como dicen por ahí, un golpe de mano de los guerrilleros , relató uno de los guardianes que estuvo cerca de la acción.

** -Entre dos fuegos Muchas personas que estaban dentro del penal quedaron entre los dos fuegos. Personal administrativo, guardias de civil y médicos, en sus tareas hospitalarias fueron sorprendidos por el enfrentamiento , narró otro de los guardianes.

Y agregó: Duraron retenidas por espacio de tres horas y media por parte de los dos bandos y lograron salir de la cárcel a eso de las 6:30 p.m., cuando ingresó una comisión negociadora integrada por el Inpec, la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría .

Dicha comisión dialogó con los presos y logró calmar los ánimos entre los dos bandos, y el Inpec volvió a tomar el control de la penitenciaría.

El capitán Orlando Toledo, director de La Picota, con un grupo de 45 hombres antimotines de la guardia penitenciaria del Inpec, encabezó la operación para retomar el control del establecimiento y logró evitar que el incidente pasara a mayores.

Sacamos a 40 internos del patio 7, que iban a ser masacrados por los presos de los otros patios. Ya habían tumbado la puerta. Imagínense lo qué hubiera pasado?. Los reclusos fueron sacados para la cancha de fútbol , explicó Toledo a este diario.

En los patios fueron incautados ocho pistolas, 7.65 y 9 mm.; dos revólveres, 38 corto y 32 largo; tres granadas de fragmentación; 20 proveedores y 550 cartuchos de diferentes calibres. Este arsenal sorprendió ayer a los mismos jefes de los organismos de seguridad del Estado, que están preocupados por lo que pueden representar estos enfrentamientos.

Ayer, el Inpec ordenó el traslado de 50 reclusos del patio 7 por motivos de seguridad y el Consejo Directivo del Instituto estudia cuál será su nuevo lugar de reclusión.

Esta guerra entre paras y guerrilleros estaba cantada y se venía fraguando hasta que reventó , concluyó un funcionario carcelario.

** -Advierte el Ministro de Justicia O trabajan, o se acaba el Sindicato O el sindicato (de guardias del Inpec) se pone a tono a trabajar como debe trabajar o se acaba el sindicato .

La advertencia la hizo ayer el ministro de Justicia, Rómulo González, al romper su silencio sobre la crisis carcelaria. Sin embargo, González dijo que la decisión de terminar con ese organismo les corresponde adoptarla al Ministerio de Trabajo y a las autoridades jurisdiccionales.

El pronunciamiento lo hizo luego de que el saliente director del Inpec, coronel Laureano Villamizar, lanzó la propuesta de desmontar ese sindicato. Según Villamizar, de esa forma se solucionaría en un 50 por ciento la crisis carcelaria. Para Villamizar, hay por lo menos 200 guardias que obstaculizan la administración de justicia en los penales.

A su vez, el nuevo director del Inpec, general (r) Fabio Campos Silva, dijo que la prioridad de su gestión será trabajar sobre el deshacinamiento de los establecimientos carcelarios. Se trata del cuarto director del Inpec que asume en la era Pastrana.

Estamos atentos, somos receptivos a las demandas de los internos, a las necesidades de los guardianes, pero seremos muy inflexibles en el cumplimiento de la ley y de los reglamentos , señaló el alto oficial en retiro a los periodistas.\ **\ - Quiénes son los muertos?\ La mayoría de las personas que murieron en los enfrentamientos en La Picota pagaban largas condenas por delitos como homicidio, secuestro extorsivo y porte ilegal de armas.\ Gerardo Cáceres Useche. (Paramilitar)\ Nació el 11 de noviembre de 1992 en San Martín (Meta). Estaba preso en La Picota desde el 25 de enero de 1991.\ Era sindicado de homicidio cuádruple y tenía pendiente una condena de 11 años por porte ilegal de prendas militares.\ Se encontraba a órdenes del juzgado 12 de Granada (Meta). Había estado en La Modelo y la cárcel de Villavicencio (Meta).\ Hacía parte de las mesas de trabajo en La Picota, la cual sirve como puente entre los presos y el director del penal recepcionar trabajos de resocialización.\ **\ -Pablo Soler Rodríguez. (Paramilitar)\ Nació el 16 de noviembre de 1967 en Rondón (Boyacá). Estaba recluido en La Picota desde el 24 de noviembre de 1998. Realizó hasta 5 de primaria.\ Estaba condenado a 9 años y seis meses por hurto calificado y otros. Se encontraba a órdenes del juzgado 3 penal del circuito de Granada (Meta).\ **\ -César Antonio Sanabria Urbano. (Paramilitar)\ Nació el 26 de agosto de 1998 en Ibagué (Tolima). Estaba preso en La Picota desde el 15 de marzo de 1996. No había sido trasladado.\ Estaba pagando una condena de 40 años y dos meses de prisión por el delito de homicidio.\ Se encontraba a órdenes del juzgado 50 penal del circuito de Bogotá.\ **\ -Hernando Moreno Martínez. (Paramilitar)\ Nació el 20 de abril de 1958 en Villavicencio (Meta). Ingresó por primera vez a La Picota el 10 de abril de 1997, procedente de la penitenciaría El Barne, en Tunja (Boyacá).\ Estaba condenado a 24 años de prisión por el delito de secuestro extorsivo. Se encontraba a órdenes de los juzgados regionales de Bogotá.\ Había sido trasladado a la cárcel de Calarcá (Quindío) y el 14 de abril de 1998 reingresó a La Picota.\ **\ -Roberto Prada Gamarra. (Guerrillero)\ Nació el 6 de enero de 1943 en Galán (Santander).\ Ingresó a La Picota el 10 de septiembre de 1997, procedente de la cárcel La Modelo de Bogotá.\ Estaba sindicado de homicidio y se encontraba a órdenes de la Dirección Nacional de Derechos Humanos de la Fiscalía.\ Había sido capturado el 19 de julio de 1996.\ **\ -Quinley Santana Quiroz. (Guerrillero)\ Nacio el 5 de marzo de 1963 en Fuente de Oro (Santander).\ Había ingresado a La Picota, el pasado 5 de febrero de 1999, procedente de la penitenciaría El Barne.\ Estaba condenado a 338 meses por el delito de homicidio.\ Se encontraba a órdenes del juzgado 2 de ejecución de penas y medidas de seguridad de Tunja (Boyacá).\ No registraba traslados a otras cárceles del país.