Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EL REO QUE LEVANTÓ LA PICOTA

Ese domingo, el industrial Carlos Martínez* se levantó consciente de que si no iba a la Penitenciaría Central de La Picota a visitar a su extorsionista, él y su familia morirían antes de que cayera la noche. (VER CUADRO: EL CARTE DE LA EXTORSION)

Temeroso, entró al patio 7 del penal. A su encuentro salieron tres reos, con pistola en mano. Sin chistar palabra, lo condujeron hasta la oficina de Henry Bermúdez Villa, el hombre que la Policía califica como el capo de capos del cartel de la extorsión, el mismo que el último viernes lideró la revuelta carcelaria para impedir su recaptura y traslado.

Bermúdez, un reo condenado a 25 años por homicidio y extorsión, y que tiene en su contra al menos cuatro procesos más, lo saludó como si fueran viejos conocidos. Luego lo llevó a su campo de paradas , un corredor del patio 7, y le enseñó el ejército que dirigía desde prisión.

El asombro creció aún más en el industrial cuando el capo le notificó que cada uno de sus hombres dirigía afuera una banda de extorsionistas y que si no entregaba la suma exigida, sería castigado con la pena máxima: la muerte. A las pocas horas, en las cuentas de la organización delictiva estaban consignados 200 millones de pesos.

La misma experiencia la tuvieron que soportar docenas de personas citadas por Bermúdez Villa y sus dos principales cómplices: Alfredo Arenas, jefe guerrillero de las Farc que libraba una guerra a muerte con los paramilitares. Y Fernando Castrillón, un delincuente apodado El Peludo .

El maestro Estos tres hombres según un informe de la Dirección Antisecuestro de la Policía abrieron sucursales del delito en las cárceles Modelo y Distrital, de Bogotá; Picaleña, de Ibagué, y El Barne, de Tunja (ver organigrama).

Hasta 1996, Bermúdez Villa no era más que uno de los 24.000 condenados que se encontraban recluidos en las cárceles colombianas. Hasta entonces, todo indicaba que era un preso en vía de resocialización.

Pero una operación secreta de la Policía, tendiente a desmantelar una banda que venía extorsionado a un abogado penalista llevó a un Grupo de Acción para la Liberación Personal (Gaula) a concluir que la organización era dirigida desde La Picota por Bermúdez Villa.

Pero de poco sirvió identificarlo. Por el contrario, con el paso de los meses Bermúdez Villa se fue convirtiendo en el principal cacique del penal, hasta convertirse, según lo afirma la Policía, en el maestro de la extorsión .

Reclutó a presos que por sus altas condenas prácticamente no tienen esperanza de recuperar la libertad y los entrenó. Citó a la cárceles a sus viejos compañeros de andanzas y los organizó.

A estos últimos, los mandó a hacerles inteligencia a potenciales víctimas. Recopilaban los nombre de los hijos de la víctima, direcciones de sus negocios y de su residencia, números de teléfonos, bienes que posee y hasta sus movimientos rutinarios , señala el informe.

Los que estaban en la cárcel jugaban a la pesca milagrosa . Ayudados de directorios telefónicos, llamaban a establecimientos comerciales o a casas para notificarles que hablaban a nombre de Romaña , El Negro Antonio , Miller Perdomo , Nacho , o el Comandante Robin y que en breve les llegaría una carta muy importante. Las llamadas las hacen desde teléfonos celulares, generalmente clonados o que funcionan a través de tarjetas prepagadas.

A mi mandaron fue a definir o la plata o que si no salen con nada pues mirar qué es lo que tengo que hacer. Yo tengo una orden y no quiero hacerle daño. Pero, si me toca, me toca , dice un miembro de la organización a un comerciante, según una interceptación telefónica hecha por la Policía.

Y efectivamente, a las pocas horas llegaba la carta. Era un panfleto, a través del cual la organización de Bermúdez Villa exigía millonarias extorsiones a nombre del Eln, las Farc y los paramilitares.

La víctima, al pensar que se trataba de guerrilla o paras , pagaba rápido , asegura el informe. Pero agrega al pagar la extorsión, antes que solucionar el problema, se metía en otro peor .

Si alguien pagaba, supuestamente a los paramilitares, luego Bermúdez Villa le enviaba otra carta, pero esta vez a nombre de la guerrilla. Le decía que como era un colaborador de los paras lo iban a matar, a menos de que colabora con la causa insurgente .

Orden presidencial El dinero, casi siempre, debe ser consignado en cuentas bancarias abiertas por los delincuentes con documentos falsos. En otras ocasiones, la víctima tiene que ir a parajes solitarios llevando la plata en bolsas de basura.

Esto se convierte en un circulo vicioso, que lleva a la víctima a la ruina y a que finalmente se arriesgue a denunciar , afirma el general Jorge Daniel Castro Castro, director de antisecuestro de la Policía. Para combatir este delito agregó el secreto está en no pagar y denunciar . Usted puede denunciar a los teléfonos 165 y 112.

En ocasiones, cuando Bermúdez Villa y sus cómplices no conseguían que la víctima pagara el dinero exigido, se transaban por un monto inferior, pero con la condición de que el afectado entregara las identidades y teléfonos de personas conocidas y con capacidad económica para pagar vacuna .

De esa manera, muchas personas caen en poder de las bandas de extorsionistas, las mismas organizaciones que cada año se embolsillan más de 800 mil millones de pesos. El año pasado, según cifras de la Federación Nacional de Ganaderos, ese solo gremio pagó 104.222 millones de pesos en extorsiones. A tal grado llegó la vacuna , en especial en la zona del despeje, donde hay más de medio millón de reses, que los ganaderos se vieron obligados a pagar 10.000 pesos por cada animal.

Una vez los hombres de inteligencia de la Policía valoraron las interceptaciones y efectuaron varias operaciones secretas dentro de las cárceles, el propio Presidente de la República dio la orden de irrumpir el La Picota y recapturar y a aislar a Bermúdez Villa y a sus cómplices, tal como ocurrió la madrugada del pasado viernes.

*Por razones de seguridad, el nombre fue cambiado.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
14 de febrero de 2000
Autor
De la REDACCION JUDICIAL

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad