Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PROTECCIÓN Y NORMAS PARA DISCAPACITADOS

Si bien es cierto que compete al administrador tomar las medidas para garantizar la seguridad, tranquilidad y salubridad de los residentes o usuarios de edificios y conjuntos, es necesario tener en cuenta que cuando recibe los bienes que estarán bajo su cuidado estos ya se encuentran terminados y al contar con la licencia de construcción, se presume que las autoridades verificaron el cumplimiento de las normas urbanísticas y de construcción, a las cuales deben sujetarse los arquitectos e ingenieros responsables.

En lo referente a la protección de los derechos de las personas con limitaciones físicas debidas a la edad, enfermedades, accidentes u otras causas, se han expedido varias normas que deben ser observadas por los arquitectos e ingenieros al diseñar y construir los inmuebles.

Esta situación, en lo pertinente, debe ser verificada por las curadurías urbanas u oficinas de planeación al aprobar los proyectos de las obras. Disposiciones que se relacionan con los accesos, los parqueaderos, el espacio público, las zonas verdes de equipamiento comunal, los ascensores, las medidas y elementos para control de impactos negativos, entre otras.

El arquitecto proyectista y urbanista Alvaro Mejía Pavony, experto en el tema, considera que no es precisamente la falta de legislación la causa de la indiferencia que pueda notarse en nuestro país con respecto a las precauciones y medidas que deben ser adoptadas para facilitar el uso y disfrute de los bienes utilizados por las personas con limitación física.

En ese sentido, Mejía atribuye lo anterior a otras causas, como el hecho de que hasta ahora no se había tomado conciencia de esta realidad y, por ello, los arquitectos, ingenieros y constructores se olvidaban de ciertos detalles que, lejos de propiciar un mercadeo rápido y seguro de los bienes, producía el efecto contrario.

De hecho, un gran porcentaje de compradores pertenece a personas de edad avanzada o con limitaciones de salud o físicas que requieren de unas construcciones aptas e idóneas para residir o utilizar en cualquier actividad.

No se entiende por qué los arquitectos, sin desconocer el esfuerzo y avance que las últimas administraciones han realizado sobre el tema, cómo se dictan normas sobre este aspecto, mientras las autoridades autorizan la colocación de elementos que constituyen obstáculos para el uso del espacio público.

Por otra parte, las normas no solo se refieren a las personas que no pueden movilizarse, sino a las que tienen problemas auditivos y visuales, entre otros. Por ello, los que diseñan y construyen deben poner todo su empeño en la colocación de timbres, elementos de señalización y demás utilizando el sentido común y aplicando las normas.

Mejía comenta que es necesario que los profesionales asuman seriamente su responsabilidad en el diseño y en el cumplimiento de las normas existentes, que son muchas , y agrega: en ocasiones se exige a los administradores de edificios y conjuntos que garanticen la seguridad, cuando en algunos casos por ejemplo, no se hicieron las rampas ni se diseñaron correctamente los andenes de las zonas internas o no se dejaron los parqueaderos para minusválidos con las dimensiones establecidas por las normas .

Por ello, la educación sobre este tema tan importante, la aplicación y cumplimiento de las disposiciones vigentes que existen al respecto comienza con los arquitectos, ingenieros y constructores en cuanto al diseño de espacios públicos y privados, continúa con las autoridades que deben verificar el cumplimiento de las normas vigentes y expedir las licencias, prosigue con las autoridades policivas que deben realizar el control de la ejecución de las obras y termina con los ciudadanos que deben enterarse de las disposiciones, de su cumplimiento y exigir la entrega de las edificaciones con sujeción a las mismas.

Por último todas las personas con o sin limitaciones deben conocer sus derechos y obligaciones constitucionales y legales.

Algunas normas urbanísticas Normas Nacionales -Ley 400 de 1997, y Decreto 33 de 1998~: Normas sobre construcciones sismorresistentes -Decreto 1504 de 1998 reglamentario de la Ley 388 de 1997. Sobre el espacio público.

El artículo 6o.~de esta norma perpetúa~: El Espacio Público debe planearse, diseñarse, construirse y adecuarse de tal manera que facilite la accesibilidad a las personas con movilidad reducida, sea esta temporal o permanente o cuya capacidad de orientación se encuentre disminuida por la edad, analfabetismo, limitación o enfermedad de conformidad con las normas establecidas en la Ley 361 de 1997 y aquellas que la reglamenten .

Normas Distritales -Decreto 0108 de 1985 de la Alcaldía Mayor de Bogotá. Establece normas urbanísticas, arquitectónicas y de construcción y se precisan las responsabilidades institucionales tendientes a que la ciudad de Bogotá sea accesible a las necesidades de los minusválidos y de los sectores de la población de movilidad reducida.

-Decreto 321 de 1992. Estacionamientos para minusválidos~: obligación de plantear un cupo por cada 30 cupos exigidos y con dimensiones de 4,50 por 3,80 metros.

- Código de la Construcción para Bogotá. Adoptado mediante el Acuerdo 20 de 1995 del Concejo de Bogotá.

Además de las citadas, en la Constitución y en otras disposiciones nacionales, departamentales, distritales y municipales se incluyen previsiones que tienden a garantizar que las obras se ejecuten con el debido respeto de los derechos de las personas que tienen impedimento definitivo o temporal para su uso pleno.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
12 de agosto de 2000
Autor
NORA PABON GOMEZ Especial para EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�