Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ASÍ MATAMOS A ESCOBAR

Tengo pruebas documentales de que ni la DEA ni la CIA ni efectivos del Grupo Delta de E.U. participaron en la operación que terminó con la muerte de Pablo Escobar Gaviria. La versión es totalmente falsa .

Con estas palabras el general (r) de la Policía Hugo Martínez Poveda, jefe del Bloque de Búsqueda en 1993, desvirtuó la versión periodística divulgada la semana pasada según la cual el capo del cartel de Medellín fue ajusticiado gracias a la participación de agentes de E.U.

Hace menos de 72 horas Martínez le envió un extenso correo electrónico al autor de la investigación periodística Mark Bowden, reportero del Philadelphia Inquirer en el que le reclama el uso que le dio a la información: Me encuentro muy sorprendido por el enfoque de la historia , le dice el general a Bowden, a quien le sirvió de fuente.

El general negó la asociación de sus hombres con el grupo criminal Los Pepes , la participación de agentes de E.U. en la operación de ubicación y muerte del capo y la versión que indica que este fue ajusticiado con un tiro de gracia. Además, Martínez explicó la foto en la que un agente de la DEA está junto a Escobar.

Martinez le entregó a este diario pruebas originales que desvirtúan el reportaje divulgado y ratifican la versión de que a Pablo Escobar lo mató la Policía colombiana.

Un agente de la DEA que por solicitud expresa de la agencia en Washington solicitó mantener su nombre en reserva, le confirmó a EL TIEMPO lo dicho por el general: La versión periodística está llena de mentiras y estamos molestos .

Tiro de gracia Qué es lo que se desmiente? Bowden dice que un oficial de alto rango le aseguró que Escobar fue ejecutado por un miembro del Bloque de Búsqueda luego de haber sido herido. Agrega que la muerte se produjo por un balazo en el oído y dice que así lo muestran tanto las fotos como la autopsia.

No hubo ningún disparo de gracia como sugiere el informe de Bowden , dice el general y entrega pruebas: En el acta de levantamiento del cadáver cuya copia está en poder de este diario se lee claramente que el orificio de entrada de la bala que impactó en su oído no presenta tatuaje (ver facsímile). El tatuaje es lo que se conoce en Medicina Legal como el aura o señal que deja en la piel un disparo hecho a corta distancia.

Además, reporteros de este diario hablaron con uno de los médicos expertos en balística que participó en la autopsia de Escobar y que por razones obvias pide el anonimato: No fue un disparo de cerca o a quemarropa para rematar a la víctima. Los impactos que encontramos en el cadáver fueron hechos a más de un metro de distancia .

El general asegura que uno de los impactos que recibió Escobar fue hecho por el sargento viceprimero Jorge Armando Guerrero Pasichana, suboficial pastuso que murió dos años después en una operación de la Dijín.

La foto El otro impacto, el de la pistola 9 milímetros que le entró por un costado, lo hice yo , aseguró a este diario el hoy coronel (r) Hugo Heleodoro Aguilar, quien lideró el Comando de Operaciones Especiales de la Policía (Copes) que hizo la incursión que terminó con la muerte de Escobar ese 2 de diciembre de 1993.

Bowden también exhibe dentro de su informe periodístico una fotografía en la que aparece el agente de la DEA Jack Steve junto al cadáver de Escobar. Esa sería la prueba reina de la participación de E.U. el día de la cacería del hombre más buscado del mundo.

Pero Martínez Poveda también la desmiente.

El general asegura que Jack Steve y el hoy subdirector de la DEA en Colombia, Javier Peña, eran los hombres que esa agencia había comisionado para asesorar al Bloque de Búsqueda y para llevar el dinero que mensualmente aportaban para gastos logísticos.

El primer día de cada mes Steve o Peña llegaban a Medellín con 5 mil u 8 mil dólares para gastos de gasolina, pago de informantes, alquiler de casas para vigilancia, etc.

El 2 de diciembre de 1993, cuando me avisaron que ya se tenía localizado a Escobar, salí del comando del Bloque de Búsqueda, en la Escuela de la Policía, en mi Toyota Land Cruiser blanca con mi escolta y mi conductor.

Steve estaba parado a la salida de la Escuela y me dijo: General, me lleva? Yo le dije, pues claro. Camine. Con Steve llegamos 15 minutos después al sitio donde se había dado de baja a Escobar.

Steve llevaba una cámara fotográfica con el rollo completo. Le dijo al coronel Aguilar que le tomara unas fotos junto al cadáver de Escobar. Luego, el mismo Steve le tomó otras a Aguilar. Pero no es que él haya participado en la operación como se insinúa.

Del rollo hay dos copias: la de Steve y la que les estoy entregando a ustedes. Pueden constatar que es el mismo. Steve es todo un caballero, si se le pregunta, seguro va a decir la verdad. O si no, pregúntenle a Peña .

Pero Peña no pudo confirmar la información, pues no obtuvo la autorización de Washington para hablar. Pero este evento fue corroborado por un alto funcionario de esa agencia: Nuestros agentes iban semanalmente a la sede del Bloque y solían quedarse. Se turnaban y los primeros días de cada mes llevaban el dinero que salía del presupuesto de la DEA .

Agregó, que tanto los hombres de la DEA como los de los demás organismos de seguridad de E.U. destacados en Colombia tenían orden de no participar en los operativos.

En cuanto a la intervención del avión radar de E.U. que localizó a Escobar, Martínez dijo: Tampoco es cierto. La triangulación del lugar la hicieron los equipos Thomson que donó el gobierno francés y que estaban apostados en La Catedral de Medellín, en el cerro El Volador y en La Escuela (ver facsímile).

Luego, el viejo Telefunker, donado por Alemania y de propiedad del Ministerio de Comunicaciones, hizo el resto. Este equipo, que sirvió en su momento para rastrear llamadas de los miembros del M-19 nos llevó al lugar exacto .

Cuál Berna ? Otro de los puntos que desmiente el general, es el de los presuntos nexos entre sus hombres y el grupo criminal Los Pepes (Perseguidos por Pablo Escobar).

El prestigioso reportero del Philadelphia Inquirer manifiesta que una de las pruebas de que la gente del Bloque contó con la ayuda permanente de Los Pepes para la cacería de Escobar es el testimonio de dos agentes de la DEA que no identifica y que aseguran que un hombre que se identificó solamente como Bernardo o Don Berna y que había trabajado para capos asesinados por Escobar, tenía contacto directo con el Bloque.

Los dos agentes de la DEA estaban acostumbrados a ver a Don Berna , ya que él vivía junto con otros miembros del grupo en una casa contigua al Bloque , escribió Bowden.

Pero el general (r) Martínez aclaró que el Don Berna al que se refiere Bowden en su escrito no es el Don Berna que se imagina . El hombre que vivía en la casa contigua al Bloque era Bernardo, un técnico en electrónica que pagaba el DAS.

A esa casa iban informantes que no querían asomarse por la Escuela , recalcó Martínez, y agregó que era cierto que los agentes de E.U. iban a hablar allí con el técnico en electrónica, a quien también llamaban El Chapulín .

No obstante, Martínez reconoció que a la Escuela Carlos Holguín sí iba el otro Don Berna , el colaborador de Los Pepes del que habla el periodista del Inquirer: A diferencia del técnico electrónico que tenía pinta de gringo, Don Berna era bajo de estatura, cojo, con la cara desfigurada y de bigote .

Martínez asegura que el Berna de Los Pepes llegó como informante voluntario y esporádico a través de la Fiscalía y para demostrarlo le entregó a EL TIEMPO el libro original donde se consignaron los nombres y códigos asignados a todos los informantes. Allí aparece un Don Berna bajo el código V-0040.

Otra de las pruebas que presenta Martínez para rebatir la tesis de que Los Pepes trabajaron con él y que, incluso, uno de ellos hoy líder antisubversivo estuvo en el operativo, es un informe que entregó a la Fiscalía en abril de 1993 ocho meses antes de la caída de Escobar en el que los denuncia con nombre propio y allí aparecen entre otros Fidel Castaño, Julio César Correa Garcés y NN alias Don Berna .

Los Castaño El general también admite que entre sus informantes esporádicos estuvieron los hermanos Fidel y Carlos Castaño, quienes utilizaban el seudónimo de El Fantasma para entregar la información sobre Escobar.

En dos ocasiones nos dieron la ubicación exacta de dos escondites de Escobar en el Magdalena Medio y nos alertaron sobre un atentado contra César Gaviria Trujillo, el cual se realizaría en uno de sus viajes a Medellín. Gaviria no viajó ese día pero sí encontramos el rocket con el que iban a atentar contra su vida .

Martínez, quien se retiró de la Policía cinco años después de la muerte de Escobar, manifestó que la ayuda del cartel de Cali se tradujo en presionar a los miembros del cartel de Medellín para que dieran información a la Fiscalía.

Finalmente, aclaró que la colaboración de E.U. fue de entrenamiento por parte del grupo Delta; en análisis de información y dinero, por parte de la DEA; y en asesoría en inteligencia electrónica, por parte de la CIA.

Todo lo del pobre es robado. No entiendo por qué nos quieren quitar ahora ese triunfo , puntualizó Martínez, quien además dijo que lo único totalmente cierto en la versión conocida fue que el agente Steve de E.U. se llevó medio bigote de Escobar en un pañuelo blanco. El otro medio lo tiene un miembro de la Policía.

Fotos: 1. EL AGENTE de la DEA Jack Steve llegó al lugar en donde mataron al jefe del cartel de Medellín, 15 minutos despúes.

2. LOS TRES HOMBRES vestidos de civil son miembros del grupo Copes que ultimó a Escobar. El resto llegó luego de la operación 3. ESTA ES la foto que le dio la vuelta al mundo. Nadie sabía que existía un rollo y una grabación en video que fue borrada accidentalmente 4. FACSIMILE DEL MAPA original de triangulación que arrojaron los equipos Thomson y que permitieron ubicar al capo.

5. FACSIMILE del acta de levantamiento en el que consta que los disparos no fueron a quemarropa.

Archivo particular 6. EL GENERAL (R) de la Policía Hugo Martínez, jefe del Bloque de Búsqueda en 1993 y artífice de operación contra Escobar.

Juan Herrera/EL TIEMPO Lo que escribí es cierto Yo creo que lo que escribí es cierto y no he encontrado evidencia que me contradiga , le dijo a EL TIEMPO el periodista del Philadelphia Inquirer Mark Bowden.

Entrevisté gente que está en desacuerdo con mis conclusiones pero no con lo que dije , afirmó el periodista. Y aseguró: (El general) Martínez siempre ha negado los vínculos entre el Bloque de Búsqueda y Los Pepes , algo que como reportero no me sorprende .

Sobre el hecho de que no es cierto, según el general Martínez, de que Pablo Escobar fue muerto de un tiro de gracia como afirma en su libro Killing Pablo, Bowden precisó: Tengo el informe de la autopsia con fotografías donde muestran todas las heridas de Pablo Escobar, con los impactos sobre el pecho.

En una de ellas es muy evidente que recibió un impacto en la oreja derecha. Pude ver claramente, por la posición de la bala directamente en la mitad de la oreja, que el impacto fue a muy corta distancia. Y eso lo confirmó gente cercana a la situación .

Sobre el Don Berna con el que se relacionaba el Bloque de Búsqueda dijo recibir información de fuentes cercanas a la DEA y a la Fuerza Delta que le confirmaron que, en efecto, era un miembro de Los Pepes .

El nombre de Don Berna asociado a Los Pepes aparece en un artículo publicado por el New Yorker y firmado por la periodista Alma Guillermoprieto en 1993. Y sigue apareciendo en diferentes medios e informes de la DEA como colaborador del Bloque de Búsqueda en Medellín .

Finalmente, dijo que no había tenido acceso a los mapas de triangulación y puntualizó que aunque el general Martínez desmintió que la DEA participó en el operativo, la gente va a saber por qué y cuándo estuvo el agente Jack Steve allá en el tejado al lado del difunto Escobar cuando se conozca el resto de la información .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
19 de noviembre de 2000
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad