PÓNGALE ZANCADILLA A LOS PIES PLANOS

PÓNGALE ZANCADILLA A LOS PIES PLANOS

Sobre los pies no solo recae el peso del cuerpo sino también el del largo caminar por la vida. Son muchos los problemas que enfrentan desde la infancia, uno de ellos es la malformación conocida como pie plano. En torno a este tema giran muchos comentarios, incluso se dice que quienes lo padecen no son admitidos en el servicio militar. Pero no es cierto. La prueba está en que el 30 por ciento de los soldados que combatieron en el Golfo Pérsico, tenían este defecto.

8 de mayo de 1994, 05:00 am

El pie plano se caracteriza porque no tiene curvatura en su planta, lo que se conoce como ausencia del arco longitudinal interno del pie. Debido a esto, el talón se desvía y la persona se apoya deficientemente para caminar.

Este problema puede se hereditario. Se conoce como pie plano flácido y para corregirlo, se usan aparatos ortopédicos como botas y plantillas.

Por lo general, el pie plano afecta más a los hombres que a las mujeres, aunque estudios realizados por Vidalot Pericé, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, señalan que pueden presentarse en las mujeres embarazadas y durante la menopausia, por trastornos endocrinos.

Lelio Augusto Pardo, ortopedista y traumatólogo del Hospital Simón Bolívar, asegura que gran parte de la población mundial tiene pie plano asintomático que se caracteriza porque la persona no manifiesta dolor, cansancio ni ningún impedimento al caminar.

No obstante, aconseja, la enfermedad debe ser diagnosticada y tratada desde los 3 años de edad. Más adelante se complica el tratamiento porque el desarrollo del esqueleto y los tejidos se van acomodando a la posición anómala del pie .

Detectar a tiempo el pie plano es quitarse un peso de encima, especialmente durante la vida adulta, cuando suelen presentarse problemas en los músculos, los ligamentos y los huesos, por su causa. Entonces, es probable que se sienta cansancio, dolor en los pies y trastornos en la marcha.

Hay personas que teniendo el pie deforme no presentan ninguna anormalidad y son buenos deportistas. Otros, sufren muchas molestias , dice Luis Alfonso Pacheco, jefe del servicio de ortopedia del Hospital Lorencita Villegas,en donde se atienden diariamente, en promedio, seis niños con problemas de pie plano.

Pie descalzo El uso de zapatos inadecuados, desde que el niño comienza a caminar, también puede alterar la estructura de sus pies.

Según los expertos, el niño no necesita zapatos para aprender a caminar, ni soportes artificiales para el desarrollo de sus arcos. Puede estar descalzo hasta iniciar la marcha salvo por limitaciones sociales y culturales.

A esta conclusión llegó el estudio titulado El pie del hombre descalzo , realizado por el ortopedista colombiano Valentín Malagón y un grupo de colaboradores, del Hospital Infantil y la Universidad del Rosario, a 294 nativos del Amazonas que nunca se habían calzado.

Esto también permitió descubrir que sus pies no presentaron callos ni otras anormalidades determinadas por presiones permanentes. Además son flexibles y funcionales, lo que les permite realizar labores insospechadas por el pie calzado.

Revise los pies de su niño Aunque es el especialista quien tiene la última palabra sobre si se tiene o no el pie plano, los padres de familia, en casa, deben estar atentos a algunos síntomas que pueden indicar algún problema: - Si el niño manifiesta cansancio al caminar.

- Si no realiza actividades competitivas con sus compañeros, porque no se siente capaz de hacerlo.. Si el niño camina como un pato.

- Por el desgaste del calzado. El menor tuerce el contrafuerte posterior hacia afuera y gasta el talón en la parte interna. El zapato se deforma hacia adentro. Es uno de los indicios que se debe tener en cuenta para acudir a la consulta.

Si se tiene pie plano o alguna anormalidad leve, se recomiendan algunos ejercicios suaves y específicos: - El niño debe caminar en punta de dedos y en el borde externo del pie. Aunque no se ha comprobado el grado de efectividad de estos ejercicios, son estímulos para integrar a la familia en el tratamiento y calmar la ansiedad de la madre.

- Con una botella, descalzo, poner el pie encima y deslizarlo. O también con una pelota de goma que no sea ni muy blanda ni muy dura.

- Un buen masaje en los pies es aconsejable no solo para quienes tienen el pie plano. Se trata de hacer presión en la planta del pie y en el empeine que son partes que más molestan sobretodo cuando se ha caminado mucho, bañarlos diariamente, acariciarlos y consentirlos.