PRIMERA CONDENA POR ABORTO

PRIMERA CONDENA POR ABORTO

En una decisión sin precedentes en Colombia en donde al año hay 350 mil abortos clandestinos y los abortos mal practicados constituyen la segunda causa de mortalidad materna, la justicia condenó a una mujer por abortar.

6 de julio de 2000, 05:00 am

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá le impuso a Evangelina 12 meses de prisión por abortar el 14 de febrero de 1997. Las autoridades la encontraron en un consultorio médico en el centro de Bogotá. Confesó que se sometió a esa práctica por 65 mil pesos.

En la misma sentencia, la Sala Penal condenó a María Mercedes a seis meses de cárcel por el delito de tentativa de aborto. También estaba ese día en el mismo centro, en donde la Policía realizó un allanamiento. María Mercedes, quien viajó desde San José del Guaviare, estaba en el comienzo de la respectiva intervención cuando llegaron las autoridades. Ninguna de las dos mujeres había sido violada.

Sin embargo, el Tribunal les concedió el beneficio de la condena de ejecución condicional que implica que no estarán privadas de la libertad, pero deberán presentarse cuando la justicia lo requiera.

El fallo A su vez, la corporación condenó al estudiante de medicina que realizó esta práctica a purgar 44 meses de prisión por el delito de aborto. El deberá pagar, además, una multa de 50 salarios mínimos, mientras que su ayudante, 14 meses de cárcel, al ser sindicada del cargo de coautora del ilícito.

Según la corporación, el aborto constituye una conducta penalmente reprochable y castigada por la legislación penal colombiana.

El Tribunal recordó que el aborto está tipificado en el Código Penal con una pena de uno a tres años de prisión (Artículo 343).

La providencia se produjo al rechazar el recurso presentado por el apoderado de Evangelina. En su criterio, la justicia debía exonerarla porque no estaba comprobado que su cliente estuviera embarazada. La corporación rechazó sus argumentos.

La sentencia aviva la polémica que incluso precipitó un fallo de la Corte Constitucional. El 17 de marzo de 1994, la Corte, en una sentencia que dividió a los magistrados seis contra tres, avaló la penalización del aborto y sentenció que se trata de una conducta que va en contra de los derechos fundamentales no sólo de la mujer, sino del hijo que está por nacer. Tres magistrados salvaron sus votos al apoyar el aborto.

El pasado 9 de junio, el gobierno de Colombia se mostró en contra del aborto en la Asamblea de las Naciones Unidas en Nueva York. Lo hizo durante la sesión especial convocada para evaluar los avances de los países firmantes, entre ellos Colombia, en los compromisos de la Plataforma de Acción Mundial de Beijing a fin de eliminar las formas de discriminación contra la mujer.

LA DOCTRINA Dos fallos clave ha proferido la Corte Constitucional sobre aborto. El primero, el 17 de marzo de 1994, cuando respaldó la penalización de ese delito en Colombia. El segundo, el 24 de enero de 1997, cuando avaló cárcel por aborto incluso en casos de violación.

Para la Corte: El derecho a la vida debe protegerse desde el comienzo de la existencia natural de la persona, es decir, desde la concepción y no desde su nacimiento .

En su concepto, el aborto va en contra, incluso, de la protección estatal especial consagrada en la Constitución en favor de la mujer embarazada.

Durante el embarazo y después del parto, la mujer gozará de especial asistencia y protección del Estado , recordó la corporación. Con estos argumentos, la Corte avaló del artículo 343 del Código Penal. Sin embargo, los juristas Eduardo Cifuentes Muñoz, Alejandro Martínez Caballero y Carlos Gaviria Díaz salvaron su voto.

El segundo fallo se produjo al avalar la penalización del aborto aún en los casos de violación. En una votación que dividió a los magistrados seis contra tres, la Corte dijo que existen, a la vez, pactos internacionales, suscritos por Colombia, que también protegen a la persona que está por nacer.

Así lo determinó al negar una demanda contra cuatro normas del Código Penal que fijan, en esencia, penas desde cuatro meses de arresto a tres años de prisión para quienes incurran en esa práctica (artículos 328, 345,347 y 348).

El debate Susan Holland, asesora en derechos sexuales y reproductivos de Profamilia El aborto es un problema de salud pública más que cualquier otra cosa. Muchas mujeres están muriendo en Colombia por falta de información y por los riesgos que corren al practicárselo de forma clandestina .

Adela Morales, coordinadora nacional de política Haz Paz Lo único que puedo decir concretamente es que el aborto es ilegal en Colombia. No quiero juzgar si es bueno o malo. Solo que es ilegal y por lo tanto considerado como delito. Así que las medidas tomadas seguramente corresponden a lo que dice la ley .

Cecilia Barraza, politóloga y parte del equipo profesional de la ONG Sisma No hablaría sobre el aborto en sí, sino sobre el derecho que tenemos las mujeres para decidir sobre nuestro propio cuerpo. Es decir a que haya un reconocimiento de los derechos de las mujeres como derechos humanos. La clandestinidad del aborto perjudica siempre a las más pobres y vulnerables. La legalidad del aborto es un problema de justicia .

Juan Carlos Bayona, rector del Gimnasio Moderno El aborto es un problema de salud pública antes que de moral, y como tal debe ser tratado. Si yo fuera el Estado les garantizaría a estas personas la práctica de un aborto seguro, pero en segundo término las metería a la cárcel, porque primero es lo primero .

En el mundo Colombia, con 350 mil abortos al año, es el segundo país con el índice más alto de América Latina, después de Brasil donde cada año abortan un millón 500 mil mujeres.

Según un estudio de las Naciones Unidas, en Latinoamérica hay un promedio de 41 abortos por cada mil mujeres. Niveles que contrastan frente al de Europa (2 abortos por cada mil mujeres) y Africa (26 por cada mil).

En 1997 en Brasil, la Cámara de Diputados aprobó una ley que obliga a los hospitales públicos a efectuar abortos en forma gratuita, en caso de violación o de riesgo de vida de la madre. En Colombia, la Corte Constitucional se ha opuesto a los abortos inclusos en casos de violación.

FOTO: Las mujeres que abortan se exponen a una pena de uno a tres años de prisión. Hay avisos camuflados en donde se promociona estas prácticas castigadas por la ley.

Gerardo Chaves/EL TIEMPO