Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LIBRE COMERCIO VS. PROTECCIONISMO.

Después del viernes 15 de abril de 1994, fecha en la que se aprobó el Acta Final del Gatt sobre aranceles, el comercio mundial no será el mismo: guste, o no guste. Sin embargo, al país hay que explicarle todos los días por qué es mejor el libre comercio y por qué es malo el proteccionismo. Sobre esto, como lo ha dicho el ministro de Comercio Exterior hay que promover una apertura mental en los empresarios, en el Gobierno, en los sindicatos, en los políticos y en los medios. Por ejemplo, nadie quiere saber qué dice el estudio Monitor sobre competitividad porque la competencia implica un esfuerzo y un costo.

El proteccionismo siempre refleja los intereses de grupos empresariales o sindicales que se favorecen económicamente de los precios altos, de la calidad inferior y del monopolio. Por el contrario, por qué ha de ser malo que todos los colombianos nos beneficiemos de precios más bajos y de mejor calidad? El proteccionismo resulta más oneroso e injusto, precisamente, para la gente que menos puede soportarlo. Los aranceles que elevan el precio de las telas o de la cerveza afectan más a los pobres que a los ricos. Los partidarios del proteccionismo argumentan que se debe proteger la industria contra el dumping, lo que es cierto, siempre que no ocurra que los gremios que más se quejan, simplemente lo que no quieren es tecnificarse, expandirse y bajar precios.

También se aboga por una protección temporal para ganar tiempo y mejorar la calidad. Pues bien, la protección temporal de los textiles lleva en Estados Unidos más de 30 años y ya esa industria norteamericana dejó de ser competitiva a nivel internacional.

Importar más de lo que se exporta y ser un país deudor no es siempre perjudicial. Al contrario, lo primero puede ser indicio de recuperación económica y lo segundo, de crecimiento de la inversión extranjera: el argumento del equilibrio comercial es una excusa de los proteccionistas.

En materia de empleos y beneficios a los trabajadores sindicalizados, el libre comercio crea nuevos empleos al bajar los precios y dejar más ahorro en las cuentas de los colombianos. Si bien el proteccionismo social puede salvar temporalmente una industria, a la larga y a escala nacional, disminuye el empleo porque perjudica el crecimiento de otras industrias que necesitan el producto barato.

Es común oír que Colombia debe protegerse contra aquellos países que protejan sus productos; pero, las barreras comerciales sólo aplazan las adaptaciones necesarias ante los cambios tecnológicos y económicos.

Una política aislacionista y proteccionista es un fósil en la presente economía internacionalizada, y conducirá, como lo dijo el ministro Santos, a la paulatina pérdida de los mercados y con ello a la disminución del empleo, el atraso y un empobrecimiento general de la población colombiana .

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de mayo de 1994
Autor
ANTONIO ESPINOSA GARCIA

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: