Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

POLÉMICA POR CONTADORES DE ENERGÍA.

La solicitud que viene haciendo la Empresa de Energía de Boyacá (EBSA) para que los contadores del consumo de corriente sean instalados en las fachadas de las casas no ha sido bien recibida por algunos usuarios, aunque la mayoría ha acatado la medida.

Quienes han debido cumplir la norma manifiestan que ésta les evita tener que estar pendientes del funcionario que toma la lectura de la energía, pero que el traslado de los medidores a la calle les resulta muy costoso, por cuanto deben pagar los servicios de un albañil y de un electricista.

El traslado del contador me costó 200 mil pesos, pues no solo se trata de sacarlo a la calle sino que hay que hacerlo de tal manera que no dañe la fachada de la casa , señaló Alberto Alvarez, un habitante del barrio Los Alisos de Sogamoso.

Otros usuarios manifestaron que al costo del traslado del medidor hay que agregarle lo que valen las rejas de protección de la caja del contador, pues si no se le da seguridad terminan robándoselo .

A mí casi no me alcanza para pagar el recibo de la luz y sí tuve que pagar 120 mil pesos que me cobraron por sacar el contador a la calle , sostuvo Saúl Rojas, residente en el barrio Santa Ana Mochacá, de la Ciudad del Sol .

Una objeción adicional a la medida se presenta por parte de algunos arquitectos e ingenieros, quienes afirman que la EBSA no comunicó esta decisión a las administraciones municipales, por lo que cada quien está instalando el medidor donde le provoque, arriba o abajo, en la fachada o en el antejardín, e inclusive en los andenes invadiendo el espacio público .

Al respecto, en la Alcaldía de Sogamoso indicaron que hasta el momento la EBSA no ha informado por escrito la toma de esta decisión ni la razón por la cual se aplica.

La EBSA explica El jefe de facturación de la EBSA, Fernando Castro, señaló que en Tunja y en el resto del departamento a los únicos usuarios del servicio de energía que se les está obligando a sacar de la vivienda el contador es a aquellos propietarios de las casas en que en repetidas ocasiones no se ha podido hacer la lectura de los medidores, porque nadie se encuentra en la vivienda en el momento en que llega el aforador.

Explicó que la petición de poner en el exterior de la vivienda el contador de la energía se está haciendo mediante una carta que se les envía a los usuarios y mediante la cual se les explica que se han tenido dificultades para la toma de la lectura y se les da un plazo de 30 días calendario.

Cumplido este tiempo se hará la verificación correspondiente por parte de la Empresa y si no se ha efectuado el traslado que permita tomar periódicamente la lectura, se procederá a suspender el servicio de energía y el usuario, para gozar nuevamente del mismo, deberá realizar los trámites de solicitud de matrícula , señaló el jefe de facturación de la EBSA.

Señaló que el plazo de los 30 días puede ser prorrogable si el usuario se acerca a la Empresa a manifestar que tiene dificultades con el traslado del medidor y que a la EBSA lo único que le interesa es que el contador esté en una parte visible, no importa en el lugar que lo ponga, ni la clase de adecuación que se le haga.

A nosotros no nos interesa quién y cómo realice la labor, lo único importante es que se pueda hacer la lectura del medidor, para no perjudicar al usuario con facturaciones aproximadas e inexactas, producto de la no lectura de los mismos , explicó Castro.

A los propietarios de las casas en donde no se ha presentado problema alguno para que se haga la lectura del medidor no se les está exigiendo el traslado del mismo.

La Empresa de Energía de Boyacá se ampara en el artículo 146 de la ley 142 y en el Contrato de Condiciones Uniformes del Servicio Público de Energía Eléctrica (que es firmado por el usuario y la empresa), para solicitar el traslado de los contadores , expresó el jefe de facturación de EBSA.

En Tunja, según algunos electricistas, el promedio del valor del traslado de los medidores oscila entre los 40 mil y 100 mil pesos. Sin embargo, ha habido personas que han pagado hasta 500 mil pesos por ese trabajo.

Acogida en Duitama El jefe de zona de la EBSA Duitama, Carlos Adolfo Puerto, manifestó que la campaña que sobre el particular se ha adelantado en la Capital Cívica ha tenido una buena respuesta. Precisó que en esta ciudad ya hay unos 5.000 contadores que se han sacado de las residencias para ubicarlos en lugar visible.

Explicó que revisada la instalación del medidor, si ésta se encuentra correcta se le coloca al contador un sello de garantía para el usuario. En Duitama aún quedan unos 200 dueños de inmuebles por acatar esa disposición legal.

Admitió que al comienzo la campaña fue objeto de reparos dados los costos que demandaba ese trabajo, pero al final los usuarios se fueron dando cuenta de sus beneficios y optaron por hacer la reubicación de los contadores.

Puerto dijo que el sistema de facturación de la empresa exige de una lectura anterior y una actual sobre las cuales se tarifan los consumos mensuales de cada usuario y cuando no se encuentran las facilidades para hacer esas lecturas -bien porque el inmueble está desocupado o porque el dueño o inquilino no abre o está fuera de la residencia- se facturan consumos promedios que en definitiva no corresponden a la lectura real.

Cuando la lectura real se logra tomar vienen las complicaciones, dado que en algunos casos resulta inferior a la tarifa promedio que se venía cobrando, lo que obliga a la Empresa a hacer los ajustes correspondientes.

Si la lectura real resulta superior al promedio aplicado, entonces su cobro termina en escándalo y el reclamo del usuario porque -en su opinión- la empresa lo está robando y esto se evitaría si se facilitara hacer cada mes esa lectura.

El jefe de zona de la EBSA Duitama refirió el caso de un usuario en Tunja -dueño de un supermercado- que durante cinco años estuvo haciendo la lectura del contador y entregándosela al operario de la EBSA encargado de tomarla. Cada mes el recibo le reportaba un cobro cómodo para su pago. Algún día, cuando permitió que el empleado de la EBSA hiciera la lectura, se encontró con un consumo acumulado de 29 mil kilovatios y al pasar la cuenta de cobro por esa cantidad de kilovatios el usuario apeló ante la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, entidad que le dio la razón al reclamante y terminó regañando a la Empresa de Energía de Boyacá, dado que no era obligación del usuario hacer la lectura del contador.

La decisión de la Superintendencia significó para la EBSA una pérdida de 17 millones de pesos, pues solo pudo hacer efectivo el cobro de consumos promedios.

En el traslado de los contadores de energía a las fachadas de las casas no ha habido control alguno por parte de las autoridades municipales, pues cada quien los coloca donde quiera.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
5 de septiembre de 2000
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad