Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ESPECTRO ELECTROMAGNÉTICO

El ministro de Comunicaciones, doctor William Jaramillo dirigió la siguiente carta al subgerente de EL TIEMPO, Guillermo Santos Calderón, a raíz de su última columna, del lunes pasado. En su leída columna El mundo de la informática del día 2 de mayo, y con el título Torpedo a las telecomunicaciones , formula usted comentarios y reparos al proyecto de decreto reglamentario por el cual se reglamenta la administración, asignación y gestión del espectro electromagnético atribuido a la radiocomunicación espacial, para ser utilizado por las redes satelitales, incluidos el segmento espacial y el terreno y se dictan otras disposiciones , los cuales requieren necesarias precisiones y aclaraciones:

1o. El espectro electromagnético es un recurso natural limitado, al cual, por la importancia que registra para el desarrollo de las telecomunicaciones, se le asigna a nivel mundial un elevadísimo valor estratégico, político y económico, y a cuya gestión y control ningún país del mundo ha renunciado. Por estas razones, la Constitución colombiana lo declaró como un bien público inajenable e imprescriptible, sujeto a la gestión y control del Estado, según el artículo 75 de nuestra Carta de 1991. Y en la misma, en el artículo 101, se preceptúa que forman parte de Colombia... el espacio aéreo, el segmento de la órbita geoestacionaria, el espectro electromagnético y el espacio donde actúa, de conformidad con el derecho internacional o con las leyes colombianas a falta de normas internacionales.

Fue en cumplimiento de estos mandatos constitucionales como el proyecto de decreto a que usted hace referencia, al reglamentar la porción del espectro atribuido internacionalmente a los servicios satelitales, señaló al Ministerio las competencias para administrar, asignar, gestionar y controlar el segmento satelital y las rampas ascendentes y descendentes.

Dejar estas funciones al garete y al cuidado de los operadores implicaría, además de la anarquía, como lo ha señalado la Corte Constitucional, violar tales principios de nuestra Carta, lo cual no puede hacer mi despacho ni por la vía de la concertación ni por ninguna otra.

2o. Desde el punto de vista internacional, la utilización del espectro de frecuencias está sujeta a normas y disposiciones contenidas en tratados internacionales, que el Estado colombiano se ha comprometido a acatar, las cuales incluyen su utilización racional, eficaz y económica y su uso coordinado, a fin de evitar interferencias perjudiciales a redes y servicios de telecomunicaciones de otros países, con la consiguiente responsabilidad de la nación.

Es por ello por lo que el proyecto de decreto recoge las disposiciones pertinentes del reglamento de radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, el cual es ley de la república que tampoco puede ser infringida ni por la vía de concertación ni por ninguna otra.

3o. Adicionalmente, el Decreto 2122 de 1992, en el artículo 1o., numeral 8, atribuyó al Ministerio de Comunicaciones la función de administrar, asignar y gestionar el segmento espacial y las rampas ascendentes y descendentes del recurso satelital, tanto en su proyección nacional como internacional.

Esta función del Ministerio trae consigo dos aspectos: la administración, la asignación y gestión del espectro atribuido a los servicios satelitales, funciones que no son nuevas para el Ministerio sino que emanan de nuestra Constitución y están consagradas en normas precisas del Decreto Ley 1990 de 1990.

El segundo aspecto hace referencia a la administración, asignación y gestión del segmento espacial. Esta, que sí constituye una nueva función del Ministerio, tiene el claro propósito de sustraerla de la empresa operadora que actualmente la cumple a nombre del gobierno para transferencia a una entidad no vinculada a la operación de los servicios, como es el Ministerio de Comunicaciones, con la finalidad de garantizar el régimen de competencia. Esta decisión, que en su momento tomó el actual gobierno y que usted ahora no comparte, fue solicitada entonces por todas las empresas operadoras de servicios de telecomunicaciones, tanto públicas como privadas, las cuales consideraron inconveniente, en un nuevo ambiente de apertura y competencia, el que una empresa que les disputaría el mercado, continuase administrando, asignando y gestionando la parte del recurso satelital que requieren para la operación de los servicios de telecomunicaciones.

Extrañamente, lo que ayer se adujo como instrumentos de modernización y competencia leal, hoy se exhibe como argumento para atribuir al gobierno un desmedido apetito intervencionista.

Finalmente, mi estimado Guillermo, no puedo compartir su apreciación sobre la ineficiencia del Ministerio. Como usted conoce mejor que ninguno, el vertiginoso y abrupto desarrollo de la tecnología en el mundo arrolló no sólo la normatividad vigente de los ministerios del mundo en desarrollo sino de los organismos internacionales más sofisticados, tales como la UIT. El esfuerzo que ha hecho el Gobierno por poner a tono la normatividad con el avance tecnológico ha sido colosal, y ello es reconocido por tirios y troyanos.

Ministro de Comunicaciones.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Editorial - opinión
Fecha de publicación
6 de mayo de 1994
Autor
William Jaramillo

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: