Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

CON LA PISTOLA DEL NANO MATARON A RAFAEL OROZCO

Con la pistola del presunto narcotraficante José Reinaldo Fiallo Jácome (El Nano Fiallo) mataron al cantante Rafael Orozco Maestre y el arquitecto Jorge Navarro Insignares supo que el crimen iba a ocurrir, pero no hizo nada para evitarlo. A esa conclusión llegó la Fiscalía en Barranquilla, que definió el miércoles la situación jurídica de seis personas vinculadas al caso. El fiscal, Luis Felipe Colmenares, ordenó la captura de Fiallo, pero este, según su apoderado William Cabarcas Gómez, apareció muerto en una calle de Medellín el 18 de noviembre de 1992 junto con su guardaespaldas Sergio Adolfo González Torres, Tato .

Con sus cuerpos fue encontrada una pistola con salvoconducto de la Segunda Brigada del Ejército marca Heckler & Koch, con la cual fueron disparados por lo menos dos de los proyectiles que le fueron sacados a Orozco Maestre, según la prueba pericial.

La confusión que se ha presentado, según Cabarcas, es que Fiallo tenía doble identidad. En Medellín apareció muerto como Jorge Alberto Gómez Benítez, pero es la misma persona y así lo comprueba su registro decadactilar.

Pero el fiscal Colmenares dijo que procesalmente Fiallo está vivo. El fallecimiento de una persona se prueba, dentro de un proceso penal o civil, con el registro civil de defunción, con la necropsia, con el acta de levantamiento de cadáver, con la licencia de inhumación, y ninguno de esos documentos aparecen en el expediente con el nombre de ese señor , explicó Colmenares.

Sobre el guardaespaldas Tato, el fiscal decretó cese de procedimiento, ya que su muerte está judicialmente probada.

A Navarro, quien estuvo detenido durante ocho meses como presunto autor material y fue liberado al probar que estaba en otro lugar en el instante del asesinato, Colmenares le dictó medida de aseguramiento de conminación, que consiste en presentaciones periódicas, observar buena conducta, informar todo cambio de residencia y no salir del país sin previa autorización.

Le acusa de saber que Orozco era buscado para matarle y que solo se limitó a indagar desesperadamente por su hija María Angélica, novia del cantante, porque creía que ella estaba con él. Pero no dijo nada a las autoridades ni a las personas que pudieran evitar el crimen.

En el momento en que mataron al cantante, en la noche del 11 de junio de 1992, estaba con los músicos Francisco Manuel Corena y Alonso Ariza De la Hoz, a quienes sindican de cómplices por haber hecho salir a Orozco a la puerta de su casa, pero el fiscal cree que no necesariamente estaban al tanto del plan homicida. Los dos fueron sacados de su residencia hace seis meses en una camioneta y desde entonces no han aparecido. Sus familiares creen que están muertos.

Y, finalmente, el fiscal cesó procedimiento contra Diomedes Zubiría, retenido inicialmente por la Policía como autor del crimen.

Colmenares explicó ayer que el trámite posterior del proceso puede confirmar esas decisiones o variarlas, pero el proceso tiene esa orientación, sí lo puedo anticipar, que casi que en forma definitiva .

El sumario continúa y, según el fiscal, en poco tiempo calificará su mérito.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
22 de abril de 1994
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Top de noticias

Patrocinado por: