Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LA INFIDELIDAD PODRÁ SER CAUSA DE DIVORCIO

La infidelidad, los ultrajes, la embriaguez y la drogadicción pueden convertirse en breve, si el Congreso lo aprueba, en causales de divorcio para todos los matrimonios, incluido el católico. El proyecto de ley fue aprobado ayer por unanimidad en la Comisión Primera del Senado, después de que el Ministro de Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, hiciera precisión en el sentido de que de ninguna manera el divorcio contraviene acuerdos entre el Estado colombiano y el Vaticano contenidos en el Concordato.

La norma aprobada ayer durante el primero de los cuatro debates que debe surtir en el Congreso, va mucho más lejos en materia de causales para el divorcio que las ya previstas en el Código Civil.

Por ejemplo, la infidelidad, entendida como las relaciones sexuales extramatrimoniales, no necesitará de plena prueba, sino que también podrá acudirse a la figura de la infidelidad moral. Es decir, que podrían ser válidas pruebas como los romances extramatrimoniales en que uno de los cónyuges esté demostrando afecto por otras personas.

Eso sí, la ley consagra que esas conductas de infidelidad no son por sí mismas causales de divorcio sino que se requiere que los hechos, así estén probados, hayan producido un desquiciamiento de la comunidad matrimonial de tal gravedad que no sea posible esperar el restablecimiento de la unidad de vida de los casados , reza el artículo octavo.

Con su aprobación en primer debate, se empezó a abrir camino uno de los proyectos más controvertidos de los últimos tiempos. Durante su discusión en la Asamblea Constituyente, la Iglesia Católica reaccionó con severidad y promovió un plebiscito en todos los templos del país en contra del divorcio.

Pero la Constituyente lo aprobó en el artículo 42 de la Constitución y ahora el Congreso lo desarrolla con base en los proyectos de ley presentados por los congresistas Luis Guillermo Giraldo, Vera Grabe y Eduardo Chávez. La ponencia favorable a los proyectos que fueron unificados la presentó el senador Parmenio Cuéllar. Causales La intención, dijo Giraldo, es que el proyecto sea ley de la República antes de que termine la presente legislatura el próximo 26 de junio. La semana entrante será debatido y aprobado en plenaria del Senado y luego, 15 días después, tendrá el mismo trámite en la Cámara de Representantes.

En total, el proyecto contiene diez causales de divorcio: el mutuo consentimiento de los cónyuges; la infidelidad matrimonial, salvo que el demandante la haya perdonado; los ultrajes y el trato cruel; la embriaguez habitual; el uso habitual y compulsivo de alucinógenos o estupefacientes; toda enfermedad y anormalidad grave, física o síquica; toda conducta de corrupción o perversión hacia el otro o a un descendiente; la separación de cuerpos de hecho que se prolongue por más de cuatro años y el hecho de que alguno de los dos haya sido condenado a prisión por más de cuatro años.

El senador Darío Londoño dijo que en la plenaria pedirá que se le introduzca otra causal: la incompatibilidad de caracteres.

No hubo objeción en el debate de ayer a la filosofía y finalidades de la iniciativa. Ni siquiera de la bancada conservadora que suele tener reservas frente a estos temas.

El senador Roberto Gerlein dijo que no se oponía porque por lo menos en la Costa Atlántica, su tierra, no tendría mucha aplicabilidad la iniciativa pues allá se da con frecuencia la modalidad de familia natural: Es decir uniones de hecho , dijo Gerlein.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
15 de mayo de 1992
Autor
JESUS ORTIZ NIEVES

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad