Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

AVALANCHA ARRASÓ A TAPARTÓ

Treinta y dos personas muertas, 85 desaparecidas, 33 heridas y millonarias e incalculables pérdidas materiales es el balance parcial dejado por el desbordamiento del río Tapartó, cuyas enfurecidas aguas soprendieron a las 2 de la madrugada de ayer a los 1.200 habitantes del corregimiento del mismo nombre, situado en jurisdiccion de Andes (Antioquia). La creciente arrasó cincuenta viviendas a lo largo de veinte kilómetros y se llevó cinco puentes y un número indeterminado de animales domésticos. La fuerza del caudal se multiplicó debido al represamiento de las aguas en los sitios La Rochela y Los Chorros.

Los organismos de socorro reanudarán en las primeras horas de hoy la búsqueda de los 85 desaparecidos, 65 de los cuales ya fueron identificados.

El río se tragó todo Una de las peores tragedias ocurridas en Antioquia tuvo lugar ayer, cuando las aguas del río Tapartó, en el municipio de Andes, al suroeste del departamento, se desbordaron con furia y provocaron la muerte de 32 personas, la desaparición de por lo menos 85, y heridas a 33 más.

También fueron destruidas cincuenta viviendas, cinco puentes y las pérdidas en cultivos, enseres y animales domésticos son millonarias.

Tapartó, corregimiento del municipio de Andes, es la parte más poblada y urbanizada de una amplia zona que componen nueve veredas. La avalancha destruyó toda la zona rural, donde habitan 1.200 personas. Las cuatro calles que demarcan a Tapartó, así como sus humildes construcciones, no sufrieron en absoluto.

La tragedia se inició entre las 2 y las 3 de la madrugada de ayer, tras el represamiento de las aguas en los sitios La Rochela y Los Chorros, donde el cañón del río es bastante profundo.

Los pobladores de la zona rural del corregimiento Tapartó, que vivían en las riberas del río, fueron sorpresivamente despertados por la fuerza de las aguas desbordadas, que tocaban ya a las puertas de sus viviendas.

Se sentía como el rugir del motor de un carro dijo uno de los sobrevivientes. Yo me levante en medio de la oscuridad para ayudar a mi familia a salir de la casa. Todo se lo llevó la avalancha, Dios mío! .

En unos 20 kilómetros de recorrido, la creciente dejó prácticamente destruida la región. Sólo se alcanzaba a ver agua, piedras y lodo, que sepultaron viviendas, personas, animales e ilusiones.

Cuando escuché los golpes detrás de la casa dijo Manuel Moreno, otro sobreviente abrí la puerta y me cogió el primer arroyo y me sacó de la casa. Como pude me agarré de un árbol y ahí me quedé hasta que amaneció . Sin embargo, en la tragedia perdió a su esposa María del Socorro Rivas, y a sus dos hijos, Luis Alfonso y Diana María, de 7 y 12 años.

Cuando amaneció, para los 1.200 habitantes de Tapartó todo había cambiado a lado y lado del río. Increíblemente, con su borrasca el río arrancó piedras grandísimas que quedaron regadas por todas partes. Las orillas quedaron como si las hubieran barrido. El plátano, la caña de azúcar, el café y los animales que había por esos lados se los tragó la borrasca.

Allí no se cansaba de señalar Alberto Serna, otro de los damnificadoshabía unas casitas. Más allá la escuela, al otro lado un cultivo de pasto, detrás de los guaduales otra casita... pero todo se lo tragó el río .

Busca el viejo cauce Muchos presagiaban que algo así de terrible podía suceder. Sin embargo, no lo creyeron hasta que se vieron de frente con el desolador panorama. En la memoria de los campesinos todavía está el recuerdo de otro represamiento causado por un deslizamiento, hace cerca de cien años cuando también llovió bastante.

Entre los dos caños explica un habitante del lugar había una gran cantidad de casitas que se llevó el río. Al parecer está buscando el viejo cauce, porque hace muchos años el río pasaba por donde está pasando hoy, después de la creciente .

A Tapartó, erigido corregimiento desde 1938, se le conoce también con el nombre de Villa César. Es una región eminentemente agrícola. La mayoría de sus pobladores subsisten del cultivo del café. Allí, las 1.200 personas viven en 200 casas repartidas entre las veredas La Cita, El Bosque, Palanque, San Gabriel, La Camelia, La Rochela, El Silencio, Puente Obando y La Legía.

Está localizado en el occidente de Andes, a nueve kilómetros del casco urbano de la población. Ayer permanecía incomunicado por vía terrestre, pues el río se llevó varios tramos de la banca de la carretera. Sin embargo, autoridades en Antioquia señalaron que el tránsito de vehículos será recuperado en 48 horas.

Hasta la tarde de ayer, las brigadas de socorro, Cruz Roja, Defensa Civil, Policía, Ejército, Bomberos y habitantes de la zona trabajaban intensamente en la búsqueda de desaparecidos y cadáveres.

En su penosa labor eran ayudados por varios perros entrenados para la búsqueda, además de maquinaria de la Secretaría de Obras Públicas y volquetas y vehículos de municipios cercanos, entre ellos Betania.

Los cuerpos rescatados eran llevados inicialmente a Tapartó, que no sufrió con la avalancha. De allí los trasladaban para el Hospital San Rafael, en Andes.

Si los heridos no revestían gravedad los dejaban en el Centro de Salud del corregimiento. Pero si era delicado su estado, los llevaban por vía aérea hasta el Hospital de Andes, desde donde los podían remitir a Medellín.

Por su parte, los damnificados eran albergados provisionalmente en las escuelas. Para tal fin, se alertó a la Secretaría de Educación del departamento para que facilite los locales, y a la Secretaría de Desarrollo para la dotación de frasadas, colchones, alimentos y otros enseres.

Ayuda oficial Desde el momento en que se supo de la tragedia en Andes, el departamento de Antioquia, a través del Fondo de Prevención de Desastres (Fopreve) y el Servicio Seccional de Salud, envió dos comisiones. En los helicópteros fue transportado personal de socorro y salvamento, y un geólogo para evaluar el cauce del río Tapartó y la posibilidad de nuevas avalanchas. Así mismo, personal técnico de la Secretaría de Obras Públicas y del mismo Servicio de Salud y Desarrollo a la Comunidad, para hacer una valoración de la magnitud de los hechos, elaborar un censo de los damnificados y disponer la ayuda necesaria.

Por tierra, igualmente, se desplazó un vehículo del Servicio de Salud, que transportó personal de socorro y material médico-quirúrgico. En coordinación con la Cruz Roja de Antioquia se envió también una ambulancia con equipo de comunicación, iluminación y oxígeno; una planta eléctrica y cuatro personas para ayudar en la atención de urgencias y personal de rescate.

Voceros de la Cruz Roja llamaron la atención de los habitantes de las riberas de los afluentes Apartó, San Juan y Cauca para que colaboren en el rescate de las víctimas. Además, los alertó para que tengan cuidado con nuevas avalanchas.

Desde las primeras horas de la mañana se encuentran en el lugar diez voluntarios de la Cruz Roja de Andes, trabajando en la búsqueda de desaparecidos y en la atención de heridos.

Desde Medellín se desplazaron a la zona seis socorristas más del organismo, para colaborar con las tareas de rescate. El grupo llevó consigo equipos de radiocomunicación, varias plantas eléctricas, material para salvamento e implementos médicos y de primeros auxilios.

El traslado se hizo en el helicóptero del Programa Aéreo de Salud (PAS) y una ambulancia de la institución.

Los socorristas han centrado su trabajo en la atención de salud y la búsqueda de desaparecidos. Igualmente, están elaborando un censo de damnificados y daños materiales para definir el tipo de ayuda a suministrar.

Las víctimas de la avalancha De acuerdo con los organismos de socorro del departamento, la siguiente es la lista de personas muertas, heridas y desaparecidas por el alud del río Tapartó, en Andes.

Personas muertas Los niños Daniel Gil Puerta y July Gil Puerta, de 6 y 5 años; Carlos Mesa Betancur, de 4 años; Edwin Alberto Betancur, de 5 años; Dalila Mesa, de 16 años.

Los adultos Trinidad Restrepo, Edilma Hernández, Paula Andrea Suaza, María Salazar, Carlos Vásquez, Amparo Vásquez, Edwin Vásquez, Elena Puerta, Ramón Puerta, Emilse Puerta y Morelia Contreras; Angela Restrepo, de 20 años, y Antonio Mesa, de 23 años. Hay cuatro adultos más y un niño que no han sido identificados.

Desaparecidos July Gil, Emma de Gil, Pedro María Gil, Nevardo Franco, Hubert Pérez, Manuel Pérez, Edilma Hernández, Damaris Pérez, Omaira Pérez Hernández, Jesús Contreras, Diana Contreras, Marcela Vásquez, Amparo Vásquez y sus dos hijos; Carlos Vásquez, Libardo Salazar, María Salazar, Natalia Juliet Contreras, Mónica María Contreras, Flor Angela Contreras, Gildardo Contreras, Luz Dary Vargas, Jairo Contreras, Luz Contreras, Marina Contreras, Arnolda Contreras, Francisco Contreras, Ana Velásquez, Luz Edilma Serna, Elena Rendón, Manuel Antonio Montero, Emilse Puerta, Beatriz Montero, Víctor Montero, Hubert Montero, Nancy Montero, Ramón Puerta, Emma Puerta, Pedro Gil, Viviana Gil, Julián Gil, María Elena Puerta, Sandra Sánchez, Camila Contreras, Antonio Mesa, Dalila Mesa, Emilse Puerta Escobar, Jesús María Vanegas, Rubiela Muñoz, Israel Muñoz, María Eugenia Vanegas, Bertina Osorio y 11 acompañantes de su casa; y Marcela Rendón. En total, 65 personas identificadas.

Heridos Myriam de Jesús Tamayo Vásquez, de 27 años; Henry Cardona Tamayo, de 9 años; John Dayro Colorado, de 10 años; Nancy Montero, de 6 años, y José Alcides Caro Velásquez. Por su estado de gravedad fueron trasladados al Hospital San Vicente de Paúl, en Medellín.

También están heridos Arnobia Osorio, de 35 años; Dora Luz Contreras, de 16 años; Alberto de Jesús Suaza Ospina, de 28 años; Wilder Orlando Rendón Vásquez, de 14 años; Edilberto Osorio Osorio, de 40 años; Jorge Serna, de 43 años; Ana Eva Saldarriaga, de 36 años; María Oliva Camacho Muñoz, de 29 años; Daniel Gil, Carlos Andrés Montoya. En total son 15 heridos.

La Cruz Roja de Antioquia llamó la atención de todas las comunidades ribereñas de los ríos Tapartó, San Juan y Cauca, para que colaboren en el rescate de las víctimas.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
27 de abril de 1993
Autor
ORLANDO LEON RESTREPO

Publicidad

Paute aqu�