COCA IBA EN CARRO DE INVÍAS

COCA IBA EN CARRO DE INVÍAS

El coronel Jaime Adolfo Leal, quien hasta el pasado 28 de noviembre se desempeñó como comandante de la Policía de Carreteras, fue ayer capturado por orden de un fiscal de la Unidad Anticorrupción.

19 de diciembre de 2003, 05:00 am

El alto oficial tendrá que dar explicaciones a la justicia sobre qué papel jugó en el caso de un cargamento de coca, que iba escoltado por dos agentes de su departamento hace un mes y que fue interceptado en un puesto de control de la Policía en La Dorada (Caldas) antes de llegar a su destino.

Pero eso no es todo. Los investigadores han encontrado además que la camioneta en que se transportaba la droga estaba asignada al Instituto Nacional de Vías (Invías).

Esta investigación sería una de las razones por las cuales el coronel Leal fue destituido de manera pública y fulminante de su cargo, con 68 miembros más de la Policía de Carreteras (ver recuadro). Y se sumaría a otros escándalos que han involucrado a la institución con paramilitares y narcotraficantes en Atlántico y Córdoba.

Invías lo niega Las pesquisas comenzaron el pasado 19 de noviembre cuando los uniformados del puesto de control mencionado encontraron 84 kilos de base de coca en una camioneta de estacas Mazda B-2600, color perla, de placas MQE. Fuentes de la Fiscalía aseguran que esta camioneta está asignada a Invías en el Huila y es utilizada para monitoreo.

Ayer, Invías negó que dicho vehículo pertenezca a la institución y le entregó a EL TIEMPO un documento en donde aparece registrada Patricia Pinzón, como propietaria.

En un taxi, escoltaban el vehículo los agentes Héctor Romero Santiago y Emigdio Caldón, a quienes se les incautó 50 millones de pesos en efectivo.

Pero, por qué termina vinculado el corone Leal? En el expediente se afirma que el agente Caldón recibió una llamada del sargento segundo Constantino Murillo Amaya donde le ordena que tenía que desplazarse de Neiva a Florencia (Caquetá) en la madrugada del día 19 del mes y año en curso, en compañía del agente Héctor Romero Santiago , según él mismo explicó a los fiscales.

Luego -continúa la versión del agente a la Fiscalía- se debía contactar primero a un señor Mauricio (Parra Rodríguez) que los estaba esperando y, después, debía llamar al capitán Jhoany Alberto Becerra.

Una vez contactaron a Mauricio, que iba en la camioneta de estacas, este les pidió a los policías que le llevaran una maleta en el carro.

El agente Caldón dijo que en Neiva llamó, como les habían ordenado, al capitán Becerra para informarle del viaje y éste les dijo que la tarea que les habían asignado era una orden del coronel Jaime Leal, comandante de la Policía de Carreteras.

A su turno, el capitán Becerra, en declaraciones a la Fiscalía, ratificó lo dicho por el agente Caldón: Reconoce haber dado la orden a los agentes Caldón y Romero de desplazarse a Florencia y de allí a Honda. Dicha autorización la realizó por orden del coronel Leal .

Sin embargo, dice la Fiscalía que el capitán luego se dio cuenta que éste (Leal) se encontraba de vacaciones y no estaba facultado para impartir órdenes relacionadas con el servicio .

Cuando los uniformados llegaron a Honda con los dos particulares, se pusieron a ver por televisión el partido de fútbol entre las selecciones juveniles de Colombia y Argentina en el mundial de Emiratos rabes.

Nos íbamos a devolver porque el compromiso era escoltarlos hasta este lugar , explicó uno de los agentes detenidos, pero, afirmó, Mauricio les pidió que los acompañaran hasta La Dorada. Según los policías, a ellos les dijeron que la camioneta llevaba abono.

Traer un toro Mauricio Parra, por su parte, reconoció a los fiscales que la camioneta es de su propiedad y que se desplazó hasta Florencia para comprar un toro.

Explicó que un señor Mauricio Castellanos le pidió el favor de que le llevara un abono y que él mismo lo cargó en la camioneta. Dijo que viajaba solamente con Luis Alfredo Castillo y negó que los dos policías lo estuvieran escoltando. Explicó que la droga tiene que ser de propiedad de Castellanos.

Luis Alfredo Castillo, quien es mecánico y tiene un taller en Bogotá, aseguró que Mauricio lo contrató porque estaba varado en Florencia . En su declaración afirma que viajó toda la noche (y) se encontraba en la recepción y llegó un tipo y le entregó las llaves del vehículo y la suma de 200 mil pesos. Niega, como lo hace Mauricio, que vinieran escoltados .

Los cuatro detenidos (los policías, Parra y Castillo) negaron cualquier responsabilidad.

Tenemos informes de que hay otros implicados. No solomente en Caldas sino en el Meta, donde se habrían usado personal uniformad y vehículos, para facilitar tráfico de drogas, con la complacencia de funcionarios de alto nivel de la capital , explicó un investigador.

El 24 de noviembre, tal como lo reveló este diario, una subintendente de la Policía dejó al descubierto al comandante de carreteras de Planeta Rica y a un sargento que ayudaron a los paras a pasar 500 kilos de coca.

El héroe de Ciudad Bolivar En 1997 el nombre del coronel Jaime Adolfo Leal Ospina saltó a la opinión pública por su trabajo en Ciudad Bolívar, una de las zonas más deprimidas y conflictivas del sur de Bogotá.

Leal, en esa época teniente coronel, comenzó a hacer un trabajo social con las pandillas juveniles: organizó campeonatos de microfútbol entre parches , impulsó programas de empleo y pactos de no agresión.

Los índices criminales descendieron y el trabajo del oficial comenzó a ser reconocido. En el 2000, la productora Telecolombia lo contactó para la realización de la serie Pandillas: guerra y paz: la idea era llevar a la pantalla chica ese trabajo de resocialización.

Ese mismo año, la cúpula policial lo comisionó a España. A su regreso fue designado comandante de la Policía de Carreteras. Allí, impulsó exitosamente las caravanas Vive Colombia, viaja por ella y coordinó abundantes operativos contra el Cartel de la gasolina.

El pasado 28 de noviembre, tras ser relevado de ese cargo, Leal, ibaguereño de 42 años -26 de ellos en la Policía-, dijo a EL TIEMPO que tenía la conciencia tranquila pero que si alguien debía responder por actos de sus subalternos, él era el primero que daba el paso al frente.

...No soy un santo, pero he sido un oficial correcto, honesto y exitoso; eso me ha generado enemigos dentro de la propia Policía , aseguró.

La barrida de Carreteras Argumentando uso de la facultad discrecional en unos casos y en otros problemas de indisciplina, inmoralidad y deshonestidad , el pasado 28 de noviembre el director de la Policía, general Jorge Castro Castro, retiró y traslado a 69 uniformados de la Policía de Carreteras, entre ellos, su comandante, coronel Jaime Leal Ospina.

Los policías afectados estaban adscritos a las regionales de Nariño, Norte de Santander, Córdoba, Valle y Meta. En esa oportunidad, Castro dijo: ...estos uniformados son objeto de investigación disciplinaria y judicialización por la presunta comisión de hechos que afectan el servicio policial y la imagen y el prestigio de la institución , sin embargo, no ahondó en detalles.

Castro añadió: Infortunadamente se presentan casos de malos policías que hacen amistad y se relacionan con delincuentes .