LA POESÍA NO TIENE QUE SER CURSI

LA POESÍA NO TIENE QUE SER CURSI

Venerado por generaciones de universitarios y visto con recelo por sus colegas del verso que tildan su poesía de facilista, cursi o excesivamente dulzona, Mario Benedetti ya lo ha oído todo. Próximo a cumplir 83 años, el autor uruguayo no se inmuta. Ser escritor de izquierda- dice- le ha valido más enemigos y adjetivos más fuertes.

5 de agosto de 2003, 05:00 am

Venerado por generaciones de universitarios y visto con recelo por sus colegas del verso que tildan su poesía de facilista, cursi o excesivamente dulzona, Mario Benedetti ya lo ha oído todo. Próximo a cumplir 83 años, el autor uruguayo no se inmuta. Ser escritor de izquierda- dice- le ha valido más enemigos y adjetivos más fuertes.

A estas alturas, su nuevo libro de relatos, El porvenir de mi pasado, y el próximo de poemas, que saldrá a final de año, titulado Existir todavía, tienen público cautivo.

El escritor ha pasado por exilios en seis países distintos. Se conecta con el público a partir de una prolífica obra poética que él mismo ha seleccionado en sus populares Inventarios. Su novela La tregua, respetada en el ámbito literario, fue llevada al cine en 1969. Sus poemas también movieron rodajes: Despabílate, amor, del argentino Eliseo Subiela. Joan Manuel Serrat, Pablo Milanés y Nacha Guevara, entre otros, han cantado sus versos.

Esta vez, dice que El porvenir de mi pasado tiene elementos de humor y de ficción que no siempre estuvieron en sus cuentos. Todos son relatos muy breves, destaco esas dos características. Varios son fantásticos, un género que no había practicado en el pasado porque todo depende del momento en el que está uno y de lo que pasa en el mundo .

La cotidianidad de su lenguaje lo acerca a la gente?.

Puede ser. Generalmente en la poesía uso un lenguaje muy accesible. Lo aprendí de otros poetas como Antonio Machado, José Martí, el propio Pablo Neruda o César Vallejo. José Emilio Pacheco, autor del verso con el que titulo El porvenir de mi pasado, es fácil de entender. Así era Jaime Sabines, que tuvo éxito porque su lenguaje era sencillo.

Esa es la crítica que le hacen a usted: ser demasiado sencillo...

Es la opinión de cada uno. Hay gente que piensa que mis poemas no son buenos y tiene todo el derecho. Tengo críticos que han sido duros conmigo; otros, elogiosos. Pero mi mayor apoyo es el de los lectores. Detrás de cada crítica ha habido más una discrepancia política.

Cómo evita ser cursi a la hora de escribir poemas de amor?.

No creo que sea inevitable caer en la cursilería para el que escribe un poema. Es posible que muchos tengan ese defecto. Pero no se podrían dejar de escribir poemas de amor nada más por el temor de que algo salga cursi.

Ha escrito poemas cursis?.

Sí. En ese caso no los he publicado. La poesía no tiene por qué serlo. Si alguna vez me sale algo que me parece cursi, lo elimino.

Es mejor narrador que poeta?.

Se vende mejor mi poesía que mis libros de cuentos, así que no todos piensan igual. Quizás porque la poesía es mi género preferido y el cuento me parece el más difícil de los géneros literarios. Un poema lo escribo en dos horas. En cambio, puedo tardar años en un cuento.

Y en cuanto al tema político, cómo se evita caer en el panfleto?.

En la poesía que toca temas políticos, la prioridad es que primero sea poesía y después sí, política. Si trata el tema social o político sin tener en cuenta las exigencias de lo poético se vuelve panfleto.

Cómo son los poemas que escribe ahora?.

Acabo de terminar Existir todavía, que saldrá pronto. Los poemas que hay ahí son existenciales. La muerte tiene bastante presencia, como es lógico a mi edad. Más que mi propia muerte, me preocupa la de la humanidad, que si sigue por este camino, con la globalización, los odios en que están metidas las religiones y las mentiras, va hacia el suicidio.

Sigue apoyando al régimen cubano después de los juicios a intelectuales?.

En el caso de los que pusieron presos, no tengo suficientes elementos para saber cuál es su culpabilidad. Me pronuncié en contra de las ejecuciones en Cuba porque siempre he estado contra la pena de muerte en cualquier país. Pero, me molesta que cuando pasa en Cuba sea un escándalo, cuando ocurre una ejecución en Estados Unidos, pasa desapercibida.

Así lo ven tres poetas colombianos.

Le tengo afecto a Mario Benedetti por dos libros: la novela La tregua y sus cuentos Montevideanos. Me gusta más como narrador que como poeta. Le tengo envidia por el afecto que le tienen las muchachas del mundo, que repiten sus poemas y dejan derretidos a los enamorados .

Roberto Burgos Cantor.

Benedetti se volvió una fábrica de poemas, algo poco auténtico que le hace daño a la poesía porque muchos jóvenes comienzan imitándolo y, lo que es peor, imitando al mal Benedetti. Tiene éxito porque a los jóvenes les gustan las cosas más digeribles y sus poemas se pueden digerir como una baladita .

Federico Díaz-Granados.

Alguna vez dije que Benedetti es a la poesía lo que Guayasamín a la pintura, Silvio Rodríguez a la música y Julio Iglesias a la filosofía. Hace falsa poesía política o poesía con un exceso de sentimentalismo que lastra el hecho poético y lo vuelve de una cursilería sin atenuantes .

Juan Manuel Roca.

Lilang@eltiempo.com.co