Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

QUÉ ES LA POLITIQUERÍA

Yo daba por cierto que la palabra politiquería era un colombianismo, un tanto despectivo, para referirse a las actividades de un rival político. Grande ha sido mi sorpresa al verificar que politiquería y politiquear figuran en el Diccionario de la Real Academia Española como vocablos aceptados por tan ilustre institución. Más aún: por politiquear se entiende brujulear en política , de donde se deduce que politiquería es acción y efecto de politiquear . Confieso, sin embargo, que sigo tan a oscuras como antes, porque qué puede ser brujulear en política?

Yo daba por cierto que la palabra politiquería era un colombianismo, un tanto despectivo, para referirse a las actividades de un rival político. Grande ha sido mi sorpresa al verificar que politiquería y politiquear figuran en el Diccionario de la Real Academia Española como vocablos aceptados por tan ilustre institución. Más aún: por politiquear se entiende brujulear en política , de donde se deduce que politiquería es acción y efecto de politiquear . Confieso, sin embargo, que sigo tan a oscuras como antes, porque qué puede ser brujulear en política?.

El clientelismo, que es una traducción reciente del francés, es bastante claro, porque evoca lo que se conocía como clientela en la época de los romanos, para referirse a los seguidores, a quienes había que mantener por medio de favores. Clientelismo en la vida moderna acaba siendo canjear votos por puestos, en un sentido evidentemente peyorativo. Otro tanto ocurre con nepotismo .

Curiosamente se deriva del latín nepos, que quiere decir, en términos generales, pariente , pero lo que llama verdaderamente la atención es el que, desde la Edad Media (el siglo XV), se usara este giro para descalificar a los Papas, acusados de proteger a sus parientes desde la silla vaticana, y el verdadero origen del vocablo es el italianismo nepote. Un libro de la época lo resume todo cuando califica de nepotismo el hábito de los Pontífices romanos de favorecer a sus hijos, a quienes hacían pasar por sobrinos, para llevarlos a las altas dignidades de la Iglesia.

Curiosamente, estos datos los he obtenido en un libro americano, En defensa del nepotismo, que se ha convertido en un best seller, que señala de qué manera, en política y en el mundo de los negocios y de los oficios, la sociedad norteamericana, que pasa por ser igualitaria y brinda oportunidades para todos, es eminentemente nepótica . Basta considerar, como lo apunta el propio autor, el último enfrentamiento entre Bush y Gore, dos representantes de dinastías norteamericanas, la una republicana y la otra demócrata, que llegaron a extender sus tentáculos en una multitud de cargos en la vida política de los Estados Unidos.

Pero, qué es la politiquería y en qué momento se divorcia de la política propiamente dicha? Lo único que para mí es claro es la extracción indiscutible de la palabreja como un arma de la antipolítica, y con recordar la divisa de nuestro general Reyes, tan diligente y tan activo, que resumía su programa con el eslogan menos política y más administración , parecería que sí hubiera una incompatibilidad básica entre dirigir la administración y orientar la opinión.

El general Rafael Reyes había importado de México este grito de guerra, cuyo verdadero autor había sido el general Porfirio Díaz, que gobernó al país por más de treinta años, mediante sucesivas elecciones. Había sido un militar brillante al servicio del depuesto Benito Juárez, en contra del emperador Maximiliano, y, con el transcurso del tiempo, cuando ya victorioso le llegó su turno de ser Presidente, se acogió a la fórmula de menos política y más administración , dando por sentado que él era el administrador y los políticos eran sus rivales, siendo así que había llegado a la Primera Magistratura gracias a su condición de general republicano, enemigo del autoritarismo de los conservadores, que habían elevado a México a la categoría del imperio, como una garantía de que no habría más política partidista, y habían impuesto a un extranjero de la familia real austríaca.

Durante el gobierno de Porfirio Díaz su país conoció una prosperidad sin antecedentes y consiguió, gracias a la inversión extranjera, colocarse a la cabeza de la América Latina, pero, en adelante, el precio de conquistar la estabilidad fue acudir, por casi un siglo, a unas dictaduras de partido que parecían no tener fin. Será verdad que sin abominación de la politiquería no puede sobrevivir una administración democrática? Lo primero que tenemos que saber es en qué consiste, estableciendo claramente la delimitación entre política, politiquería, clientelismo y nepotismo, no vaya a ser que el remedio resulte peor que la enfermedad.

Entre otras razones, porque a nivel internacional se van a presentar resultados electorales sorprendentes en gobiernos cuyo ascenso al poder se debió en gran manera a la lucha contra la politiquería. Ya en México, el partido de Fox dio una prueba de debilidad manifiesta en las elecciones regionales. Tarde o temprano sobrevendrán las elecciones en el Reino Unido y el balance del gobierno de Tony Blair no parece que le será favorable frente a un electorado que le había dado sucesivas victorias. Sin embargo, lo más interesante va a ser la controversia en la elección presidencial norteamericana, cuyo tema central ya se vislumbra como la definición popular frente a la unión libre de homosexuales.

La oposición aspira a restarle los votos de los independientes y moderados a Bush, en el caso de que, buscando el apoyo de la fracción más conservadora de su partido, adopte una posición radical en contra de la unión libre. Los gobiernistas, a su turno, confían en ganarse los votos de los católicos y los anglicanos y derivan un gran apoyo de la gente de color, que es radicalmente adversa al proyecto y constituye uno de los bastiones de los demócratas. Recurrir a la imagen de un partido -el demócrata- cautivo de los gays parece sustraerles el ímpetu a los argumentos de la oposición a Bush.

Las encuestas revelan que habrá una participación mucho mayor en la próxima elección que en la que, por un estrechísimo margen, le dio la victoria al actual Presidente. El motivo da para que se movilicen fuerzas latentes que, por lo general, no toman muy a pecho las batallas electorales y surgen cuando se afectan sus convicciones íntimas, como es presumible que ocurra en la próxima contienda electoral.

P.D. A muy avanzada edad murió, en Santa Marta, Chema Gómez Daza, el compositor de El Compae Chipuco, uno de los vallenatos precursores de esta música popular que, a la par con la de Escalona, difundió por toda la América de habla hispana la leyenda vallenata.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Editorial - opinión
Fecha de publicación
24 de agosto de 2003
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad