Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

PALABRA DE DIEZ LETRAS: CRUCIGRAMA

Lo que menos espera Alejandro Rivas cuando construye un crucigrama, cruzar palabras y buscar que cuadren, es que los lectores recurran a un diccionario. Después de muchos años de dedicación a este oficio tiene claro que lo que hace es un pasatiempo y no un examen del Icfes.

Lo que menos espera Alejandro Rivas cuando construye un crucigrama, cruzar palabras y buscar que cuadren, es que los lectores recurran a un diccionario. Después de muchos años de dedicación a este oficio tiene claro que lo que hace es un pasatiempo y no un examen del Icfes.

Y así lo concibieron, como diversión, los estadounidenses en el siglo XIX. Un día de 1913 apareció el primero en un suplemento dominical del New York World. A partir de ahí se convirtió en una sección fija del semanario.

Los primeros crucigramas se caracterizaron por tener palabras y definiciones sencillas. Pero después empezaron a complicarse porque sus creadores les agregaron combinaciones más interesantes y con pocas casillas. Y, lo mejor, introdujeron claves.

El que llene uno y diga que es culto, o intelectual, está en nada , asevera Rivas, que explica que su tarea debe ser denominada como crucigramero, que es el que lo elabora. El término crucigramista recae para el que lo resuelve. En esta última categoría son muchos los fanáticos.

La actriz María Cecilia Botero está de acuerdo con que los crucigramas son para divertirse y agilizar a la mente. A ella, devoradora única de estos pasatiempos, se le pegó la fiebre al ver a su mamá contestándolos a diario. Y llegó al extremo de ser no solo una crucigramista sino también crucigramera.

Todo comenzó con una obra de teatro. Me alboroté cuando hice una obra llamada La mujer del año. Entre los actores hacíamos concursos en los que los duros eran Víctor Mallarino y Mario Ruiz. Nos los inventábamos y los hacíamos con temas del grupo , recuerda.

Cuando llega el periódico, Ximena Buenahora lo primero que hace es buscar el crucigrama así tenga que tranzarse en una disputa por su posesión con otros miembros de la familia. Luego, se sirve un tinto, se acuesta en la cama, prende un cigarrillo y a lo que va...

Y, según ella, en ese ritual le toca desestructurar su cabeza. Le gustan aquellos retos que tienen asociaciones, que son corridos , pues cuentan con malicia y agudeza. Acertijos como: apellido famoso, pero que ojalá no tuviéramos ...(Barriga).

Resolver crucigramas es motivo de orgullo y complacencia para el periodista Juan Gossaín. En la novela La balada de María Abdala, uno de sus personajes, el poeta Abdala, aprende el español gracias a ellos.

Su pasión comenzó en su tierra natal, San Bernardo del Viento, viendo a un tío que solía resolver los viejos crucigramas que elaboraba Fraylejón (Federico Rivas Aldana) en EL TIEMPO, que se caracterizaban por su complejidad e ingenio.

Para él un crucigrama es un acertijo como cualquier otro y es tanduchoi que es capaz de llenar el que aparece en este diario en solo 3 minutos y medio, como lo han contabilizado sus compañeros de trabajo en RCN. Deberían hacer un campeonato , clama el escritor.

Sin ayudas.

Rivas no es al único al que no le cabe en la mente el uso de ayudas (aunque él si lo usa para hacerlos, lo mismo que los almanaques mundiales y otros libros). María Cecilia Botero anota que le da jartera pararse a buscar una enciclopedia y evita aquellas preguntas que son muy difíciles. Buenahora dice jamás recurrir a ayudas.

Gossaín , en cambio, admite que en una época sí las buscaba porque los crucigramas eran poco profesionales e incluían nombres de ríos africanos y lagos europeos. Después él se volvió casi invencible; casi porque una vez, durante 6 días, lo tuvo en vilo una respuesta.

En un crucigrama de Fraylejón aparecía esta pregunta: Nombre de campesino muy común en la zona andina y que comienza con M . El periodista tenía que este comenzaba con E. La solución llegó una semana después: EMEterio!.

Sabe quién me llama a pedirme ayuda para resolver los crucigramas? , pregunta Gossaín.

Pacheco. Vía telefónica el presentador puede indagar: Juan, Quién carajos es la hija de Bolívar que se fue con Sucre? : Sincelejo...

Rivas, uno de los 50 crucigrameros que, según él, hay en el país, dice que aspira a que sus retos sean resueltos en máximo una hora. Su forma de trabajar, como lo ha demostrado en el Hoy, se basa en mamargallo . Su sello es una pregunta que siempre hace: Juega en Santa Fe ... (as).

En esa maraña de palabras cruzadas, verticales y horizontales, existe la posibilidad de que el crucigramero se equivoque o dé una definición equivocada. Y personas como Juan Gossaín se encargan de coleccionar errores en los crucigramas.

Hace poco detectó uno: Santa virgen de Italia . La respuesta que se generaba era Helena, cuando lo correcto debía ser Inés.

El periodista dice que los crucigramas son un vicio solitario que ejercitan la memoria, mejoran el lenguaje, enseñan geografía y desarrollan la astucia.

Rivas, sobrino de Fraylejón , dice que lo mejor de sus retos está en una pregunta: Los pasatiempos más barato del mundo .... (crucigramas).

Crucigrama gigante.

Con el patrocinio de Sony, Colmotores, Roche y Telecom, EL TIEMPO trae, desde hoy, un crucigrama gigante en su edición dominical. Son en total 17 y cada uno desarrolla un tema específico: historia de Colombia, geografía de Colombia, literatura, farándula etc.

El concursante puede participar enviando uno o más crucigramas, en su presentación original. Como mínimo, deberá tener 15 respuestas correctas.

Las pistas saldrán los días lunes, martes y miércoles en EL TIEMPO. Igualmente estarán en eltiempo.com, la Línea T de EL TIEMPO y Citytv.

Entre quienes lo resuelvan se elegirá al azar un ganador de cada semana, uno del mes y un gran ganador final.

En el sorteo semanal solo participarán los cupones recibidos hasta el miércoles de dicha semana a las 5:00 p.m. En el mensual solo participarán los cupones recibidos en el mes, siempre y cuando no hayan sido premiados y hayan llegado en el plazo limite del mes. En el sorteo final participarán los cupones recibidos durante todo el concurso, excepto los que ya hayan sido premiados en sorteos semanales y/o mensuales.

Los premios suman más de 200 millones de pesos y se entregarán libres de impuestos.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
31 de agosto de 2003
Autor
NULLVALUE

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad