Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

LOS ARBELAEZ

Una cálida charla con mi dilecto amigo Luis Eduardo Vargas Rocha nos sirvió a ambos para manejar el impacto producido por la muerte de Jorge Arbeláez Jiménez. Enlazamos en el recuerdo la figura de Jorge con la de sus hermanos, con quienes conformó una familia ilustre. Nos remontamos a Juan María Arbeláez y a Helena Jiménez, los fundadores de la estirpe, cuyo sello ético honró a la comunidad ibaguereña.

Una cálida charla con mi dilecto amigo Luis Eduardo Vargas Rocha nos sirvió a ambos para manejar el impacto producido por la muerte de Jorge Arbeláez Jiménez. Enlazamos en el recuerdo la figura de Jorge con la de sus hermanos, con quienes conformó una familia ilustre. Nos remontamos a Juan María Arbeláez y a Helena Jiménez, los fundadores de la estirpe, cuyo sello ético honró a la comunidad ibaguereña.

Dos mujeres y cuatro varones crecieron en ese hogar. Ellas iluminan con luz de afecto a los suyos, pero ello fallecieron cuando aún tenían mucho que ofrecerle a la vida: Jaime y Juan José alternaron su actividad con el periodismo. Jorge y Hernando con la política. Todos con el servicio a los débiles.

Jaime mantuvo en el diario El Cronista una columna polémica que luego trasladó a la radio: Los monos desnudos . Ejerció un periodismo lúcido, independiente, crítico. El libro póstumo, titulado A mi manera , recoge sus principales escritos. Juancho fue comentarista estrella de Tolima 7 días. Escribió todos los miércoles, hasta el mismo día de su muerte. El libro Crónicas de mi ciudad incluye buena parte de su producción periodística, pero también publicó un opúsculo de poemas cuya lectura suena como música. Combinaba en forma magistral el talento y el humor.

Hernando ha sido, hasta hoy, el Alcalde más joven en la historia de Ibagué. Como jurista enalteció al foro y como ejecutivo contribuyó al desarrollo local desde la dirección de los Juegos Atléticos Nacionales de 1970. Por eso las piscinas olímpicas llevan su nombre. Jorge, ejerció la medicina con la misma idoneidad que le imprimió a su tránsito por el Concejo de la ciudad durante varios períodos. Era un hombre culto, solidario, transparente. Todos dejaron huella en la historia local.

De joven aprendí a admirarlos como intelectuales y luego a quererlos como amigos. A su familia pertenece mi esposa y eso, por supuesto, genera sentimientos, pero mi afecto por los Arbeláez va aún más lejos. Es que me enseñaron lecciones de civismo, de integridad, de democracia. Cada uno de aquellos hombres de bien es motivo de orgullo para su esposa, para sus hijos, para sus hermanas, para su familia. Su vida también es un ejemplo frente al propósito de quienes quieren cambiar, para mejor, el destino ibaguereño.

Ex senador

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
8 de julio de 2003
Autor
Augusto Trujillo Muñoz*

Publicidad

Paute aqu�