Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

EFECTOS CIVILES DEL MATRIMONIO RELIGIOSO

La Constitución de 1991 estableció, en los ordinales 7 y 8 del artículo 42, que Los matrimonios religiosos tendrán efectos civiles con arreglo a la ley , y que Los efectos civiles de todo matrimonio cesarán por divorcio con arreglo a la ley . Con el fin de evitar confusiones debido a las diversas interpretaciones que se han dado a este tema y, en especial, para dejar claramente establecida la situación jurídica en que quedan las personas casadas por el rito de la religión católica al decretarse la cesación de los efectos civiles, considero conveniente reflexionar, en estos días post-navideños, sobre la necesidad de fortalecer la familia teniendo en cuenta las siguientes consideraciones:

1.- No existe en la legislación colombiana una definición que precise cuáles son los efectos civiles del matrimonio. En consecuencia, le corresponde al legislador señalarlos y particularmente establecer cuáles son los efectos de los matrimonios religiosos, tal como lo ordena el principio constitucional.

En general, se puede decir que los efectos civiles del matrimonio son el cambio de estado civil de soltero a casado; la filiación legítima, que solo se da en los hijos que nacen de un matrimonio o los que se legitiman por éste; y la sociedad conyugal, que se forma por el hecho del matrimonio.

2.- En relación con el citado ordinal 8o. también el legislador deberá decir cuáles de aquellos efectos civiles son los que van a cesar por el divorcio, que en mi concepto solo puede referirse al cambio de estado, pues la filiación legítima no puede jamás cesar y determinar si la sociedad conyugal se disuelve por la expresada cesación de los efectos civiles del matrimonio.

3.- Ese ordinal 8 adolece de varios errores de forma y de fondo.

En primer lugar, no existe en nuestra tradición jurídica procesal de familia, el proceso de cesación de los efectos civiles de todo matrimonio . Este es un proceso nuevo que debe ser establecido por la ley.

Además, no es dable acudir al divorcio, que es un proceso establecido para los matrimonios civiles, con el fin de obtener que un juez dicte sentencia de cesación de los efectos civiles de los matrimonios religiosos , lo que constituye una figura jurídica que hasta el presente no existe. Allí ha debido decirse que el efecto civil de casado, de las personas que han contraído matrimonio por ritos religiosos, cesará por el trámite del Proceso de Divorcio , pero como no se dijo, la nueva ley deberá llenar este vacío señalando el procedimiento aplicable, el cual deberá incorporarse al Código de Procedimiento Civil, mediante la pertinente reforma.

4.- En relación con el matrimonio católico debe aclararse que sus efectos son diferentes de los meramente civiles debido a su esencia y propiedades, caracterizados porque la unión conyugal fue elevada por Cristo a Sacramento y a la indisolubilidad del vínculo, que tiene fundamento divino.

Estas propiedades jamás podrán verse afectadas por ninguna ley civil.

En algunas publicaciones de nivel nacional se ha afirmado que se ha establecido el divorcio para el matrimonio católico, lo cual no es cierto. Conviene aclarar que en virtud de la norma constitucional, el casado por lo católico no quedará divorciado sino en estado de cesación de los efectos civiles del matrimonio , y solo podrá volver a casarse por lo civil, mas no por lo católico, puesto que el vínculo sacramental subsiste.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
9 de enero de 1993
Autor
JOSEFINA AMEZQUITA

Publicidad

Paute aqu�