TRAS UN MILLARDITO DE DÓLARES

TRAS UN MILLARDITO DE DÓLARES

Esta semana, el gobierno de Venezuela pretende negociar en el mercado bonos soberanos por 1.000 millones de dólares, recursos que el presidente Hugo Chávez necesita para reactivar un nuevo plan agrícola.

17 de noviembre de 2003, 05:00 am

El ministro de Finanzas, Tobías Nóbrega, en una alocución radiotelevisada informó que la emisión será inscrita en la Bolsa de Luxemburgo, que los bonos tendrían un vencimiento en el 2018 y que podrán ser adquiridos por el público a través de las instituciones financieras del registro de oferentes del Banco Central de Venezuela (BCV).

Los compradores adquieren los bonos en dólares y los pagan en bolívares a la tasa oficial del mercado, es decir, 1.600 bolívares y pueden venderlos en el exterior, lo que se convierte en una alternativa para conseguir divisas en medio del control de cambios.

La iniciativa fue presentada por el ministro Nóbrega, quien zanjó así la controversia que se armó luego de que el presidente pidiera un millardito de las reservas internacionales (que rondan los 20.000 millones de dólares) al Banco Central para financiar proyectos agrícolas.

Chavez no quiere pelear Le pido al banco central un millardito de dólares, uno, un millardo. Si el Banco Central se sigue negando, yo voy a pensar entonces en una acción judicial, con el Tribunal Supremo de Justicia, pero para ello pido el apoyo... esto no es Chávez que quiere pelear... solo estoy defendiendo los intereses de la Nación , insistió el mandatario en el programa Aló Presidente.

La propuesta del mandatario sorprendió a todo el mundo, comenzando por los directivos del BCV, que a través de Domingo Maza Zavala, director de la entidad, aclaró que la ley prohíbe entregar recursos tal como el Presidente lo plantea.

Los analistas económicos locales pusieron el grito en el cielo y aseguraron que la solicitud del mandatario pretende violar la autonomía del Banco Emisor y el propio Maza Zavala recordó que las reservas no son del Banco Central ni del gobierno, sino de la República .

El economista Francisco Vivancos le dijo a la prensa local que si el directorio acepta la propuesta hecha por el Presidente, habrá violado la ley y puesto en peligro la continuidad del directorio, porque es causal de remoción para ellos .

Según la ley, el primer mandatario tiene facultades legales para designar al presidente y a los directores del Banco Central o de solicitar la remoción de cualquiera de sus miembros, siempre que lo apruebe la Asamblea Nacional y en caso de que se compruebe que incurrió en alguna causal de remoción.

No obstante, ante la negativa de entregar divisas, Maza Zavala propuso alternativas: que el Banco Central otorgue créditos temporales a las demás instituciones financieras para que financien programas agrícolas y forestales (Art. 48 de la Ley BCV) o una reducción en los encajes bancarios (dinero que los bancos depositan en el Banco Central) para que las entidades financieras tengan recursos disponibles con el fin de financiar siembras y producción.