Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Denuncian muerte de mujer en Bogotá por negligencia médica

Familiares aseguran que la autorización para practicarle una operación llegó cuando ya había muerto.

El pasado miércoles, a las 3 de la tarde, cuando Carlos Hernández recibió una llamada de la EPS SaludCoop, confirmando que habían autorizado la remisión de su esposa a una clínica especialista en el tratamiento de riñones para practicarle una intervención médica, él ya la estaba velando en la Funeraria Gaviria.

Tras días de intensas peticiones para lograr el traslado de Orfa Bayolinda Pantoja Arteaga, de 51 años, a un hospital donde le pudieran ofrecer el tratamiento que requería, la llamada resultaba más que tardía. Orfa falleció en la madrugada del 27 de junio, al parecer, por falta de atención oportuna.

El drama de Carlos empezó el 10 de junio cuando su esposa ingresó a la Clínica Saludcoop de la Autopista Norte con calle 104 con problemas cardiovasculares que venía sufriendo desde varios meses atrás. Desde abril, la señora había llegado a Bogotá, proveniente de Pasto, donde no encontraron la razón de sus dolencias.

El 11 de junio, Saludcoop remitió a la paciente al Instituto del Corazón (avenida Caracas 34 47), donde los especialistas le diagnosticaron una arritmia cardiaca. Allí  permaneció interna 16 días.

En ese tiempo, fue tratada con medicamentos para normalizar el ritmo cardiaco, pero no presentó mejoría, razón por la cual los especialistas del Instituto decidieron implantarle un marcapasos.

Según Hernández, el 22 de junio, una vez finalizada la intervención, el cirujano encargado, doctor Guillermo Mora, anunció que la operación había sido exitosa y que al día siguiente la señora Pantoja sería dada de alta. Sin embargo, en horas de la tarde de ese mismo día, Carlos y sus hijos notaron una gran inflamación en las piernas de la mujer, situación que empeoró en la mañana del 23 de junio.

"Todos sabíamos que la inflamación de su cuerpo no era nada normal, pero los médicos nos decían que eso se debía a la operación -recuerda Hernández-. Era tal el descuido que ese día ordenaron su salida y cuando ya la estábamos alistando para llevarla a casa, nos dijeron que se les había olvidado suministrarle un medicamento indispensable para evitar la formación de trombos después de la implantación". Luego de eso, los familiares se opusieron a sacarla del lugar.

El viernes 24 de junio, el Instituto del Corazón se comunicó con Hernández para informarle que la paciente debía ser remitida a una clínica de SaludCoop que contara con los servicios de Nefrología (especialista en riñones) para que se le practicara una diálisis, dado que la señora estaba reteniendo líquidos.

Ese mismo día, la entidad envió la orden de remisión para que fuera aprobada por la Red Nacional de Referentes de SaludCoop, que se encarga de ubicar la clínica más conveniente para el traslado de los pacientes.

"Actuamos conforme a nuestra responsabilidad. Llamamos y confirmamos que hubieran recibido la orden. Todo el tiempo estuvimos insistiendo para que nos dieran una respuesta", señaló José Manuel Valencia, funcionario de la central de autorizaciones del instituto del Corazón.

Pese a las múltiples peticiones y al grave estado de salud de la paciente, la respuesta nunca llegó. "Fuimos engañados varias veces. Nos decían que preparáramos a mi señora para el traslado y luego cuando la ambulancia estaba lista,  salían con que no la podían remitir porque no había sido aceptada y que teníamos que esperar hasta nueva orden", relata Hernández.

Finalmente, dada la gravedad de la paciente, el Instituto realizó el traslado en la madrugada del 27 de junio a la Cliníca Diosalud de la calle 16 con carrera 6a., a donde la paciente llegó sin signos vitales.

Ahora, el caso está en manos de la Superintendencia Nacional de Salud y de la Fiscalía porque los familiares exigieron que Medicina Legal hiciera el levantamiento del cadáver para establecer las causas de la muerte. Los resultados de la necropsia aún no se conocen, pero desde ya la familia está adelantando acciones legales en contra de las dos entidades.

"Queremos llevar este atropello hasta las últimas consecuencias y esperamos sanciones ejemplares para que este caso no quede impune. No importa cuánto se demoren las investigaciones, mi madre ya está muerta y eso nadie lo puede cambiar", aseguró Juan Carlos Hernández, hijo de la paciente.

EL TIEMPO intentó comunicarse con las directivas de SaludCoop, pero a través de su jefe de prensa informaron que darían una respuesta sobre el caso este miércoles.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
6 de julio de 2011
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad